Actualizado 26/04/2016 12:14 CET

Fitch confirma el rating de Andalucía en 'BBB-' con perspectiva estable

SEVILLA, 25 Abr. (EUROPA PRESS) -

   La agencia de calificación Fitch ha confirmado el rating de la deuda a largo plazo (IDR) de Andalucía en 'BBB-' y con perspectiva estable, según ha comunicado el pasado viernes la agencia, donde precisa que también ha confirmado la deuda exterior a corto plazo bajo la clasificación IDR en 'F3'.

   Según indica Fitch, el rating 'BBB-' ha sido también confirmado para la emisión de bonos senior no garantizados pendientes.

   Fitch también ha asignado ratings de 'BBB-' a la deuda local y exterior a largo plazo y a la deuda exterior a corto plazo un rating de  'F3' al programa de emisión de pagares andaluz, por 360 millones de euros.

   Estas confirmaciones reflejan que no se ha alterado el suelo de rating de 'BBB-' que se viene aplicando a las comunidades autónomas españolas. Fitch supervisará el debate sobre el mantenimiento de la liquidez del Gobierno central a las comunidades.

   En su comunicado, Fitch alude a que los rating son mantenidos por las expectativas de la agencia de calificación por una serie de factores que contribuyen a mejorar la liquidez de las comunidades autónomas y reducir la probabilidad de incumplimiento. Estos incluyen la Ley de Estabilidad Presupuestaria, y la reciente ley para controlar la deuda comercial o mecanismos como el Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) o los fondos de facilidad financiera.

   Fitch ha recordado que Andalucía ha recibido un total de 19.700 millones de euros de los mecanismos de liquidez a final de 2015 --aproximadamente el 65 por ciento de deuda directa-- ejemplificando el fuerte apoyo del Gobierno central. Esto incluye el FLA, establecido en 2012 por el Gobierno central para apoyar a las regiones españolas a hacer frente a las dificultades para acceder a los mercados de capital; el mecanismo de pago a proveedores, que ayuda a las regiones a cumplir con el objetivo financiero establecido por el Gobierno central. Fitch precisa que la deuda contraída bajo estos mecanismos es abonada todavía en diez años.

   Para Fitch, el acceso a los mecanismos de apoyo del Estado continuará para garantizar el oportuno servicio de duda. En el escenario de apoyo base, las necesidades de financiación de Andalucía por 3,3 billones en 2016 serán en su mayor parte apoyadas en el FLA. La mejora esperada en los últimos ingresos deberán atrasar el incremento de la deuda total, aligerando la carga de la deuda a por debajo de 145 por ciento de los últimos ingresos a lo largo de 2017, desde el 152 por ciento registrado en 2015.

   Andalucía tuvo una deuda a corto plazo de 1,2 millones a finales de 2015, representando aproximadamente el cuatro por ciento de la deuda total de finales de 2015, lo que será aplanado en 2016. Esto incluye los  280 millones pendientes del programa de pagarés cubierto por líneas de crédito contraído por Andalucía a finales de 2015.

ESPERANZAS PARA 2016

   Fitch ha precisado que los últimos balances negativos de Andalucía  desde 2011 y la alta carga de la deuda significa que los créditos independientes de la región son más débiles que los indicadores de rating. Los resultados preliminares de 2015 mostraron a un 1,13 por ciento de déficit fiscal en Andalucía, lo que supone una brecha del 0,7 por ciento del objetivo ligeramente por debajo del 1,35 por ciento de 2015.

   El margen operativo permanece en territorio negativo del -2,5 por ciento, frente al -2,2 por ciento de 2014, debido a las transferencias de capital por debajo de lo esperado. Sin embargo el déficit antes de la deuda al 6,5 por ciento estaba cercana a las estimaciones de Fitch del siete por ciento, por lo que la región redujo los gastos de capital para compensar la reducción de ingresos.

   Fitch espera que Andalucía notifique un balance operativo positivo en 2016, conducido por un incremento significativo de los ingresos operativos, debido a los 959 millones de liquidación positiva de 2014 y 488 millones de incremento en la distribución de la financiación autonómica, equivalente al 7,3 por ciento de las ingresos operativos en la contabilidad preliminar.

   La agencia recuerda que Andalucía tiene un perfil económico más débil que España, con el PIB per capita equivalente al 74 por ciento de la media nacional, aunque en la media de los estándares internacionales. Sin embargo el PIB creció un 4,2 por ciento en 2015, superando al 3,8 por ciento de España. Fitch espera que la cifra esté por encima del dos por ciento en 2016-2017, apuntalando el resultado presupuestario de la región. Ha recordado asimismo que el Gobierno regional está implementando un número de programas para dirigir la economía informal y fomentar el mercado laboral, lo cual será positivo para los ingresos.

   Considera que una mejora de la ejecución presupuestaria, unida a un debilitamiento de la deuda, podrá llevar a un perfil de crédito intrínseco más cercano al suelo de rating de 'BBB-'.