Publicado 13/01/2015 18:58CET

El Hospital San Lázaro implanta un programa de alta resolución para las prótesis de rodilla

El H. San Lázaro implanta un programa de alta resolución para prótesis rodilla
EUROPA PRESS/JUNTA DE ANDALUCÍA

El planteamiento reduce el tiempo de respuesta quirúrgica, simplificando el proceso y aumentado la satisfacción del paciente

SEVILLA, 13 Ene. (EUROPA PRESS) -

Los hospitales Virgen Macarena-Virgen del Rocío han incorporado recientemente en el Hospital de San Lázaro un programa de alta resolución para los procesos de artroplastia de rodilla con el objetivo de reducir el tiempo de respuesta quirúrgica a este proceso, mejorando la eficiencia en la utilización coordinada de recursos y aumentando en consecuencia la satisfacción del paciente.

Se han realizado 282 intervenciones desde abril del 2014 en el Hospital San Lázaro, que junto con la actividad realizada en el Hospital Virgen Macarena, han logrado reducir en un 70 por ciento la espera quirúrgica para este tipo de procesos, según una nota de prensa.

Este proyecto es un claro ejemplo de los enormes beneficios que conlleva el trabajo multidisciplinar con el fin último de proporcionar un tratamiento óptimo al paciente, reduciendo el dolor y mejorando su calidad de vida con el incremento de su capacidad funcional.

PROGRAMA

Para la elaboración del citado plan se estableció un grupo de trabajo multidisciplinar compuesto por las unidades de Cirugía Ortopédica y Traumatología, Anestesiología y Bloque Quirúrgico, Bloque de Enfermería de Hospitalización de Hospital San Lázaro y Medicina Interna, incorporándose posteriormente la Unidad de Hematología y Unidad de Enfermedades Infecciosas y Microbiología.

Fruto de este análisis fue un proyecto de vía clínica de artroplastia de rodilla en el Hospital de San Lázaro que contempla todo el procedimiento con un especial protagonismo del paciente como eje sobre el que debe girar toda la actividad desde el primer momento de la indicación quirúrgica hasta su seguimiento y evolución en consultas hospitalarias, incluyendo el acto quirúrgico y estancia hospitalaria con sus subprocesos asociados, implicando de forma integral a los distintos estamentos y especialidades.

En el diseño de este programa de alta resolución se hizo especial hincapié en la continuidad asistencial del paciente, tanto en el proceso quirúrgico como en pruebas diagnosticas y creación de consultas especificas tanto para la entrada de los pacientes como para su control y seguimiento.

Con posterioridad a la formación del equipo multidisciplinar se incorporó al proyecto la Unidad de Enfermedades Infecciosas y Microbiología, para la prevención y control de episodios de infección, así como la Unidad de Rehabilitación.

ARTROPLASTIA DE RODILLA

La artroplastia de rodilla constituye el último escalón en el tratamiento de la artrosis de dicha articulación, indicándose en los pacientes en los que no se controle la enfermedad con otro tipo de tratamiento. La artrosis es considerada un problema importante de salud pública ya que se trata de la enfermedad articular más frecuente, encontrando signos radiológicos degenerativos en alguna localización en más del 70 por ciento de los mayores de 50 años, y la causa más común de incapacidad en personas de edad avanzada.

El incremento de la esperanza de vida implica un aumento en la prevalencia de procesos degenerativos en las articulaciones y el compromiso por parte de nuestra organización en mejorar dicha calidad de vida y cumplir con las expectativas de nuestra población, esto ha hecho que el procedimiento para la realización de una artroplastia de rodilla se haya convertido en uno de los más frecuentes realizados en los hospitales y específicamente en las Unidades de Cirugía Ortopédica y Traumatología.

En los Hospitales Virgen Macarena-Virgen del Rocío y Hospital de San Lázaro, existe un interés y especial dedicación hacia la artroplastia de rodilla desde finales de los años 80 como se manifiesta por el gran número de artroplastias realizadas y por los buenos resultados alcanzados por las mismas. Para conseguir dichos resultados dentro del marco de un uso racional de los recursos sanitarios, no basta con realizar un gran número de artroplastias sino que es fundamental el establecimiento de protocolos claros de indicaciones, técnica quirúrgica y seguimiento de los pacientes intervenidos.