Actualizado 28/06/2012 21:30 CET

M.El Consejo Nacional del Agua da luz verde a los planes hidrológicos de las cuencas internas andaluzas

Canal de riego en Andalucía
Europa Press/Archivo

La nueva planificación hidrológica prevé el desarrollo de 829 proyectos y una inversión de 7.895 millones de euros

SEVILLA, 28 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Consejo Nacional del Agua ha aprobado este jueves los planes hidrológicos de las cuencas intracomunitarias de Andalucía, a saber, Mediterránea, Guadalete-Barbate y Tinto-Odiel-Piedras; que permitirán incrementar los recursos hídricos disponibles en estas cuencas, mejorar su calidad, racionalizar el consumo y ajustarlos a las futuras demandas.

A la reunión del Consejo, celebrada este jueves en Madrid, ha asistido el consejero de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, Luis Planas, quien en declaraciones a los periodistas antes de participar en la misma ha destacado que los principales elementos de estos tres planes, que ya fueron aprobados por el Consejo de Gobierno andaluz el pasado mes de noviembre, son el "equilibrio entre la demanda y la oferta, ya que se establece la distribución del agua que existe; y que dan "garantía y seguridad jurídica" a las actuación existentes de los últimos treinta años.

Según ha informado la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente en una nota, el Consejo Nacional del Agua ha dado luz verde a los tres planes hidrológicas de las cuencas internas andaluzas, que se caracterizan por apostar por el carácter público del agua y por primar los criterios de sostenibilidad, ordenación del territorio, y generación de riqueza y empleo, "más allá de la mera concepción del agua como un recurso económico".

En este sentido, el consejero ha destacado la importancia que tiene estos planes hidrológicos para Andalucía y sus ciudadanos y para sectores productivos claves como el de la agricultura. Por su parte, el ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, ha ensalzado, en declaraciones a los medios antes de presidir el Consejo Nacional del Agua, el "trabajo responsable" de la Junta con la elaboración de los planes.

Según Luis Planas, con la aprobación de estos instrumentos de planificación, nuestra comunidad autónoma contará con "un marco estable y jurídicamente viable, que determinará las demandas de recursos hídricos, la oferta presente y futura, así como las medidas de carácter ambiental que se van a tomar en estas cuencas".

Con el desarrollo de estos planes hidrológicos se pretende asimismo lograr el equilibrio entre oferta y demanda de recursos hídricos en las cuencas internas andaluzas; consolidar la mayor parte de los regadíos existentes, dotándolos de seguridad jurídica y terminando con la precariedad; impulsar objetivos de carácter medioambiental como la reutilización de las aguas residuales; así como reducir el uso de las aguas subterráneas en masas en situación de riesgo.

Según añade la Consejería, la nueva planificación hidrológica, que supondrá una inversión de total de 7.895 millones de euros hasta el año 2027, prevé el desarrollo de 829 proyectos en un territorio de 28.662 kilómetros cuadrados, que supone el 32 por ciento de la superficie total de Andalucía y que concentra a una población de más de 3,5 millones de habitantes.

ELIMINARÁN EL DÉFICIT

Los proyectos programados eliminarán además el déficit que ahora presenta la Cuenca Mediterránea Andaluza y garantizarán el mantenimiento del actual equilibrio en las del Guadalete-Barbate y Tinto-Odiel-Piedras.

Estas medidas no sólo incluyen elevadas inversiones para incrementar el volumen de recursos hídricos disponibles, en concreto, 4.171 millones de euros; sino que prevé afrontar episodios de contaminación por importe de 1.142 millones de euros; la recuperación ambiental, con proyectos por valor de 782 millones de euros; o fenómenos meteorológicos extremos como las sequías o las inundaciones, con 1.521 millones de euros.

Los tres documentos han sido elaborados tras un proceso de consulta y participación pública, que ha permitido su aprobación con un "amplio" consenso. Así, el periodo de información pública ha durado 18 meses con más de 2.000 cuestiones debatidas, en el que además se han celebrado encuentros sectoriales y encuentros bilaterales con más de un millar de participantes y se ha abierto un proceso vía web con jornadas informativas en las que han participado más de 7.000 agentes sociales.

CUENCAS HIDROLÓGICAS

La Cuenca Mediterránea Andaluza abarca 17.964 kilómetros cuadrados entre el Campo de Gibraltar (Cádiz) y la desembocadura del río Almanzora (Almería), en las provincias de Cádiz, Málaga, Granada y Almería. Esta demarcación, la más extensa entre las situadas íntegramente en territorio andaluz, cuenta con 4.238 kilómetros cuadrados de acuíferos y once grandes embalses en explotación, cuya capacidad total alcanza los 1.093,9 hectómetros cúbicos.

Los regadíos, que suman una extensión total de 160.000 hectáreas, constituyen el principal uso del agua, con el 73,6 por ciento de los recursos. El resto se reparte entre abastecimiento urbano, con un 21,4 por ciento; industria, con el 2,7 por ciento de los recursos; y otros usos, en 2,3 por ciento. La población residente supera los 2,4 millones de habitantes, repartidos en 250 municipios, a los que hay que sumar los numerosos visitantes que eligen el territorio como destino turístico.

La Demarcación Hidrográfica del Guadalete y Barbate abarca las cuencas y aguas de transición asociadas a estos dos ríos, así como los acuíferos y la zona costera entre los límites de Tarifa y Algeciras y la Punta del Camarón en Chipiona, con una extensión total de 5.969 kilómetros cuadrados. Este territorio tiene una población cercana al millón de habitantes y sus principales demandas son la agraria, con 318,5 hectómetros cúbicos al año, y la urbana, con 121,5. La cuenca presenta unas aportaciones naturales de 842 hectómetros cúbicos al año y una capacidad de embalse de 1.651,7 hectómetros cúbicos.

Por último, la Demarcación Hidrográfica del Tinto, Odiel y Piedras, con más de 4.729 kilómetros cuadrados de extensión y más de 250.000 habitantes, se corresponde con las cuencas de estos ríos onubenses y sus aguas subterráneas y zonas costeras y de influencia mareal.

Este territorio recibe unas aportaciones naturales medias de 943 hectómetros cúbicos al año. Su capacidad de embalse alcanza los 679,1 hectómetros cúbicos y las aguas subterráneas ocupan 1.018,5 kilómetros cuadrados. El plan hidrológico de esta cuenca permitirá garantizar la actual situación de equilibrio hídrico y atender las futuras necesidades de riego.