Pedro Ruiz Morcillo analiza en 'Una escuela de beneficencia' la situación educativa de los últimos 20 años en Andalucía

Actualizado 14/12/2010 18:30:00 CET

El profesor presenta este martes la obra en Sevilla acompañado de Antonio Muñoz Molina

SEVILLA, 14 Dic. (EUROPA PRESS) -

El licenciado en Filosofía y Letras, sección de Geografía e Historia, en 1972 en la Universidad de Granada Pedro Ruiz Morcillo presenta este martes el libro 'Una escuela de beneficencia' (Letra Áurea), donde analiza la situación educativa de la comunidad andaluza durante los últimos 20 años, en concreto desde 1992 hasta la actualidad a través de la recopilación de los artículos escritos en prensa desde entonces.

En una entrevista concedida a Europa Press, Ruiz Morcillo, quien será presentado por el escritor Antonio Muñoz Molina, ha señalado que la obra, que cuenta con una introducción histórica y analítica y la contextualización de cada uno de los artículos, supone una crítica a partir de las circunstancias concretas a la política educativa socialista a lo largo de ese periodo en Andalucía.

Así, el profesor de Lengua jienense ha considerado que durante este tiempo se "ha desperdiciado una ocasión sin igual para dotar a Andalucía y España de una escuela adecuada a las necesidades económicas, sociales y culturales del siglo XXI, a la vez que de un instrumento de promoción social y de igualdad especialmente para las clases más desvalidas".

Ruiz Morcillo ha manifestado que con esta política educativa "no deja una ventana a la esperanza, pues no cabe más que la del cambio radical en la estrategia". "Todo lo que se ha hecho en estos últimos años es repartir portátiles, colocar pizarras electrónicas y tratar de sobornar al profesorado para que suspendiera menos".

Por otro lado, ha explicado que el título 'Una escuela de beneficencia' hace referencia "al resultado de la política educativa de la Junta de Andalucía durante estos años". De esta manera, aparece se ha creado de la escuela pública "un instrumento de asistencia social, sin perspectiva futura, sin expectativa de promoción económica y social y caracterizada por un raquitismo cultural inigualable en la historia del bachillerato en España".

El título, según ha añadido, recuerda al nombre de uno de los artículos aparecidos entre 1992 y 2010 en Diario 16 Andalucía y El Mundo Andalucía. Por otro lado, ha resaltado que las razones fundamentales del "fracaso" educativo son "las deficiencias de conocimiento científicos y humanísticos con lo que los alumnos terminan la educación secundaria, el deterioro de la convivencia en los centros y el desánimo del profesorado constantemente agredido por la autoridad política a través de una pléyade de comisarios políticos sin escrúpulos".

"Esta tres deficiencias han dado lugar a dos consecuencias nefastas en la vida educativa, el desprestigio de la escuela pública y la desigual situación de los ciudadanos ante la vida laboral y profesional, pues sólo tendrán posibilidades de profesiones dignas quienes lo paguen en la enseñanza de postgrado", ha lamentado.

MEDIDAS "IMPRESCINDIBLES"

Ruiz Morcillo cree que para salir de este "auténtico atolladero" hay que tomar medidas "imprescindibles" como "la elaboración de un ordenamiento académico singularmente exigente en la calidad, profundidad y globalidad de los conocimientos, primando las materias básicas en detrimento del actual sistema, evidentemente inflacionista de opcionalidad".

Además, apuesta por "la diversificación del alumnado en diferentes situaciones de aprendizaje y titulación adecuadas a su capacidad, estímulo y esfuerzo, la ampliación del actual bachillerato al menos en un curso, de manera que pueda dotar al alumnado de conocimientos generales más amplios o la reducción del número de alumnos por aula".

El establecimiento de una rigurosa reglamentación de la convivencia en los centros escolares estimuladora de actitudes solidarias, exigente en responsabilidad y estrictamente punitiva de los comportamientos indisciplinados y violentos, y la dignificación del profesorado en su situación económica, en su consideración social, en su formación intelectual, en su autoridad moral y en las condiciones laborales y profesionales, son otras de las medidas que considera "imprescindibles".

Por otro lado, ha añadido que hay que tener en cuenta la preeminencia de la escuela pública sobre cualquier otro modelo educativo respecto a la adjudicación de recursos, dotación de medios materiales y pedagógicos, selección del profesorado y cubrimiento pleno de las necesidades de escolarización, respetando la libertad de otras opciones educativas y de creación de centros, pero al margen de la responsabilidad presupuestaria pública. Por último, ha apostado por una ordenación del sistema educativo con capacidad de dotar a los educandos de las condiciones básicas y precisas para el futuro desarrollo de su actividad, sin necesidad de acudir de forma ineludible y desigual a una formación reservada a instituciones privadas controladoras de la vida profesional y laboral.

De 1973 a 1978 fue profesor de Lengua y Literatura Española y Geografía e Historia en el Centro 'Juan XXIII' del Polígono de Cartuja de Granada, accediendo entonces por oposición al cuerpo de Profesores Agregados de Bachillerato y desde entonces ha dedicado toda su vida profesional a la enseñanza secundaria en el Instituto Vicente Aleixandre del barrio de Triana en Sevilla, donde también ha ejercido como director y jefe de estudios. Pedro Ruiz cree que desde sus comienzos hasta ahora "se ha ido minando la autoridad moral del profesorado, su función social y cultural y su prestigio".

Los datos del Informe PISA en Andalucía y En España son "bastante negativos", según ha manifestado a Europa Press, pero afirma que la situación es "aún peor que lo reflejado en ellos, especialmente en la Educación Secundaria". Actualmente, ya jubilado, colabora con una columna quincenal en la edición andaluza de El Mundo cuyo nombre 'El Pobrecito Hablador' revela su devoción por el artículo periodístico.