Actualizado 12/06/2007 17:14 CET

Sánchez Adalid dice que una novela tiene que ser un "tratado de cotidianidad", que haga sentirse al lector en la época

El ganador del Premio Fernando Lara 2007 confiesa llevar "muy mal" la promoción de esta novela con sus labores como párroco

SEVILLA, 12 Jun. (EUROPA PRESS) -

El reciente ganador del XI Premio de Novela Fernando Lara 2007, Jesús Sánchez Adalid, por su obra 'El alma de la ciudad' (Planeta) aseguró hoy durante una rueda de prensa celebrada en la Fundación Lara de Sevilla, donde presentó este octavo trabajo, que una novela tiene que ser un "tratado de cotidianidad", que haga sentirse al lector inmerso en la época relatada, "a través de los sentimientos, miedos y añoranzas de sus protagonistas".

En esta línea, Sánchez Adalid indicó que el lenguaje de las novelas no debe complicar la vida al lector, "como ocurre en numerosas ocasiones, donde los escritores están más preocupados por demostrar que son escritores que por otra cosa", sino que el lenguaje utilizado debe ser "sencillo y comprensible". "En los diálogos, el lector debe percibir el sabor de la época de la forma más cercana posible, algo que, a su vez, es bastante difícil", comentó el autor, que se mostró satisfecho "por haberlo conseguido, según me demuestran mis lectores".

Asimismo, el ganador de este premio, dotado con 120.000 euros, dijo haber mostrado en este último trabajo una "visión enriquecedora de la Edad Media", al tiempo que aseguró haber sustentado esta historia en una "buena y rigurosa investigación, propia de una novela histórica". Si bien, dijo no considerar novelas históricas "los centenares de libros que en la actualidad abarrotan las estanterías de las librerías. A ésos los considero novelas de ambientación histórica".

"Hoy día parece que las novelas históricas son algo de invención reciente, mientras que tienen una tradición tan antigua, que proviene incluso de los tiempos de Homero, quien ya contó las grandes gestas de los reyes que precedieron a los griegos", comentó Sánchez Adalid, quien confesó que la historia es su "fuente de inspiración", desde que hace diez años comenzara a escribir.

Sobre la Edad Media, período que ha retratado en este libro, el autor de 'El mozárabe' subrayó que la realidad del ser humano que vivió en este momento histórico "es la misma que en el siglo XXI". "El hombre tiene las mismas ansiedades de poder, fama y dinero", aseveró. Por otro lado, consideró "absurda" la "desmitificación" de este período, que según dijo, "ha sido calificado en los últimos años como una época oscura y tenebrosa, que se ha tendido a guardar en un cajón cerrado, siendo por el contrario, un período muy interesante".

CAMINO DE SANTIAGO

Acerca del hecho de que esta novela esté vertebrada por los comentarios de cinco peregrinos que se encuentran realizando el Camino de Santiago, Sánchez Adalid, confesó que tal detalle no responde a una coincidencia. "La peregrinación física es un reflejo de la peregrinación espiritual que el hombre hace desde su nacimiento hasta el final de su vida".

De igual modo, el autor de esta novela de más de 600 páginas, apuntó que este trabajo recorre la fundación en plena Reconquista de la ciudad extremeña Ambrosía, hoy conocida como Plasencia. El rey Alfonso VII funda esta ciudad, donde su primer obispo se entrega a erigir el orden más excelso, con una visión guerrera y a la vez mística del mundo. El joven Blasco Jiménez, la mano derecha del prelado, se enfrentará a un dilema, la fidelidad al espíritu de la ciudad recién fundada o su propia libertad.

COMPAGINAR LA LABOR DE PÁRROCO

Finalmente, Sánchez Adalid confesó llevar "muy mal" el tener que compaginar su vida como párroco en Alange, una pequeña localidad de Extremadura, con la promoción de esta novela, ya que, según dijo, "en este trabajo no te pueden sustituir, si yo he preparado a unos niños para la Comunión, no va a venir otro párroco para ese día".

No obstante, dijo no pasar más de uno o dos días fuera de su localidad, en la que intenta estar todas las tardes para celebrar la Eucaristía. "Tengo que agradecer a algunos compañeros que estén realizando algunas de mis labores, que yo les recompensaré con tiempo de mis vacaciones", concluyó el autor, quien dijo estar seguro de que cuando pasen unas semanas volverá a su anonimato y podrá dedicarse íntegramente a sus tareas eclesiásticas.

AUTOR

Jesús Sánchez Adalid nació en Extremadura en 1962. Se licenció en Derecho y ejerció de juez durante dos años, tras los cuales estudió Filosofía y Teología. Ha publicado las novelas 'La luz de Oriente', 'El mozárabe', 'Félix de Lusitania', 'La tierra sin mal', 'El cautivo', 'La sublime puerta' y 'En compañía del sol'.