Sanz condena el suceso de Noalejo, en el que no había denuncia previa

Actualizado 27/08/2015 19:14:36 CET

SEVILLA, 27 Ago. (EUROPA PRESS) -

El delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, ha condenado "tajantemente" el posible nuevo caso de violencia de género ocurrido este jueves en la localidad jiennense de Noalejo, donde un hombre se ha quitado la vida tras presuntamente apuñalar a su pareja. Ha precisado que no constaban antecedentes ni denuncia previa por malos tratos.

Según ha explicado en una nota, los hechos han ocurrido a primera hora de la tarde en la avenida de la Constitución del citado municipio, cuando al parecer un hombre de 46 años ha herido con un arma blanca a su mujer, de 48, y después se disparó, falleciendo en el acto. Tras la agresión, la víctima fue trasladada gravemente herida al Hospital de Traumatología de Granada, donde ingresó cadáver.

Sanz ha apuntado que "todo indica que se trata de un nuevo asesinato por violencia de género", el séptimo en Andalucía en lo que va de año, a la espera de que la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género, dependiente del Ministerio de Sanidad, Asuntos Sociales e Igualdad, confirme las circunstancias de lo ocurrido.

Este presunto asesinato sucede al perpetrado hace diez días en Armilla (Granada), donde una mujer de 67 años fue presuntamente asesinada por su marido, de 72 de edad, que fue detenido. En fechas anteriores se han producido crímenes por violencia de género en Mollina (Málaga), Alcalá de Guadaira (Sevilla), la pedanía Barranco de los Lobos de Sorbas (Almería) y las localidades malagueñas de Alhaurín de la Torre y Ronda (Málaga).

Tampoco en el caso de Noalejo, como en los otros ocurridos desde comienzos de año, constaban antecedentes ni denuncia previa por malos tratos, lo que ha inducido al delegado del Gobierno a pedir "que todos estemos especialmente vigilantes para luchar contra esta terrible lacra que afecta a toda la sociedad".

De esta manera, ha reiterado su llamamiento para que "la sociedad en su conjunto asuma la responsabilidad de denunciar, no sólo las víctimas", porque se trata de "un paso fundamental para que las autoridades tengan conocimiento del más mínimo indicio de violencia de género y puedan actuar".

COORDINACIÓN

Sanz ha hecho hincapié en que, mientras haya una sola víctima, habrá que "seguir luchando, cada cual en el ámbito de sus competencias, para combatir la intolerancia, sensibilizar a la sociedad en favor de la igualdad de género y asistir a las víctimas", y ha insistido en la necesidad de "una actuación coordinada de todas las administraciones.

"El Gobierno no va a cejar en la lucha contra esta lacra y seguirá buscando mejorar la eficacia de las medidas puestas en marcha, así como de las que se han implementado en el marco de la Estrategia Nacional para la Erradicación de la Violencia de Género impulsada por el Ministerio de Sanidad", ha dicho.

Ha agregado que, actualmente, hay en Andalucía en torno a 500 agentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado específicamente dedicados a la atención de mujeres y menores víctimas de violencia de género, destinados en el SAF, la UPAD y la Emume.

La Policía Nacional, a través del Servicio de Atención a la Familia (SAF) tiene funciones de investigación criminal, con especial atención personal a la víctima, desde la toma de denuncia y la valoración de riesgo de las víctimas hasta el traslado de las pruebas a la autoridad judicial.

La UPAD (Unidad de Prevención, Asistencia y Protección del Cuerpo Nacional de Policía), es la encargada de vigilar el cumplimiento de las medidas de protección concedidas a las víctimas por la Autoridad Judicial.

Finalmente, la Guardia Civil, a través de los equipos especializados de Mujer y Menores (Emume) está capacitada para atender los casos de violencia en pareja, delitos contra la indemnidad sexual, tráfico de seres humanos con fines de explotación sexual y la actuación con el menor como víctima dentro de su ámbito territorial.