El taxi de Sevilla parará el 26 de octubre para exigir más control e inspección a los VTC

Taxis
EUROPA PRESS/FORO TAXI LIBRE - Archivo
Actualizado 16/10/2018 12:50:10 CET

Fernando Morales avisa de que los conductores que trabajan para Cabify o Uber siguen incurriendo en una "total invasión" respecto al taxi

SEVILLA, 16 Oct. (EUROPA PRESS) -

En el marco del conflicto que enfrenta a los taxistas con los conductores de vehículos de transporte concertado (VTC) que trabajan para las empresas de alquiler de coches con conductor como Cabify o Uber, la Unión Sevillana del Taxi, Solidaridad Hispalense del Taxi y Élite Taxi Sevilla han acordado una jornada de paro el 26 de octubre coincidiendo con el pleno ordinario que celebra tal día el Ayuntamiento, así como una caravana de coches el día 29, en demanda de más inspecciones y controles sobre los VTC para que los mismos "respeten las normas".

Así lo ha anunciado a Europa Press Fernando Morales, presidente de la Unión Sevillana del Taxi, quien ha explicado que las citadas tres organizaciones del gremio de taxistas de Sevilla han decidido primero convocar una jornada de paro para el día del próximo pleno ordinario del Ayuntamiento, el 26 de octubre, y después una caravana de coches el 29 de octubre que partiría desde el recinto ferial.

Todo ello, en demanda de que las autoridades refuercen las medidas de control e inspección sobre los VTC, pues según Morales, los conductores que trabajan para Cabify o Uber siguen incurriendo en una "total invasión" respecto al taxi, "campan a sus anchas y no respetan nada". En ese sentido, ha asegurado que las situaciones de "invasión" se han reproducido especialmente este último fin de semana, reclamando que estos conductores "trabajen conforme a la ley" y dejen de incurrir en tales situaciones.

EL CONFLICTO DEL TAXI

Y es que el sector local del taxi acusa a los conductores de VTC de invadir su ámbito de actuación e incurrir repetidamente en situaciones de "intrusismo", pues la regulación de los vehículos de transporte concertado, por ejemplo, prohíbe que estos conductores circulen a la búsqueda aleatoria de clientes o capten viajeros de manera espontánea.

En el marco de este conflicto, la Policía Nacional tiene como investigados a más de 32 taxistas por supuestos casos de acoso, violencia y amenazas a conductores de VTC e incluso a otros taxistas, toda vez que fruto de estas pesquisas policiales, el Juzgado de Instrucción número ocho de Sevilla ha incoado una causa en la que figuran como investigados los principales dirigentes de la asociación Solidaridad Hispalense del Taxi, con relación al devenir de la parada de taxis del aeropuerto, regida por una tarifa única.

Las asociaciones del taxi, de su lado, se desligan de los altercados investigados en insisten en acusar a los conductores de VTC de incurrir constantemente en situaciones de "intrusismo" o competencia desleal.

La situación, recordémoslo, tocó techo la madrugada del martes de la edición 2017 de la Feria de Abril. Aquella noche resultaron incendiados nueve turismos VTC desplazados de Madrid a Sevilla para reforzar los servicios de la empresa Cabify con motivo de la Feria, en un alojamiento rural de Castilblanco de los Arroyos donde descansaban sus conductores.

A cuenta de tal extremo fue finalmente detenido un taxista natural de dicho municipio y socio tanto de la Unión Sevillana del Taxi, como de Solidaridad Hispalense del Taxi.