Actualizado 26/04/2007 16:54 CET

Sequía.- Los acuíferos de la Cuenca Mediterránea muestran un "moderado descenso" durante el mes de marzo

La Consejería de Medio Ambiente apela a la responsabilidad en el uso de las aguas subterráneas y pide moderación en el consumo de agua

SEVILLA, 26 Abr. (EUROPA PRESS) -

El estado de los acuíferos de la Cuenca Mediterránea Andaluza ha experimentado "un moderado descenso" en Almería, Granada, Cádiz y Málaga, siendo en estas dos últimas provincias donde la bajada ha sido más significativa, según los datos recogidos durante el mes de marzo en las diferentes unidades hidrogeológicas repartidas en el ámbito de esta cuenca.

Los acuíferos de la Cuenca Mediterránea, que comprende una extensión de más 18.000 kilómetros cuadrados desde el Campo de Gibraltar hasta la desembocadura del río Almanzora en Almería, no se han visto beneficiados por las últimas lluvias y el nivel actual continúa por debajo del deseable, según informó la Junta en un comunicado remitido a Europa Press.

En este sentido, la Consejería de Medio Ambiente, a través de la Agencia Andaluza del Agua, solicitó un uso responsable de dichas reservas ya que son estratégicas para afrontar periodos de sequía como el que se vive en la actualidad.

Desde febrero, Cádiz es la provincia donde más han disminuido las reservas, así, han pasado del 54 por ciento al 49 por ciento. Le sigue Málaga, donde se sitúan al 34 por ciento frente al 37 por ciento del mismo mes y Granada y Almería donde el descenso ha sido de un punto, situándose al 22 por ciento y al 41 por ciento respectivamente.

En este sentido, el director general de la Cuenca Mediterránea Andaluza, Antonio Rodríguez Leal, insistió en la importancia que tienen estas reservas para afrontar la sequía actual ya que, junto a las obras de emergencia puestas en marcha y la gestión de los recursos, permiten una menor dependencia del agua embalsada. Además, ha apelado a la necesidad de ahorrar agua ya que estas reservas son inferiores a las del mes de marzo de 2006 y significativamente más bajas que las del mismo mes de 2005, año hidrológico de inicio de la actual sequía.