Las universidades critican el "olvido absoluto y el menosprecio" que sufrieron en la FIL por parte de la Junta

Actualizado 05/02/2007 20:26:15 CET

Consideran que la Junta "se ha plegado a las exigencias del sector privado en detrimento del público"

SEVILLA, 5 Feb. (EUROPA PRESS) -

Los servicios de publicaciones de las universidades de Sevilla, Granada, Málaga, Cádiz, Huelva y Almería criticaron hoy el "olvido absoluto y el menosprecio" que, según dijeron, sufrieron por parte de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía en la pasada Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara (México), a la que la Comunidad acudió como invitada de honor, y que se celebró entre el 25 de noviembre y el 3 de diciembre de 2006.

En un carta remitida a la consejera de Cultura, Rosa Torres, a la que tuvo acceso Europa Press, el director del secretariado de las publicaciones de la Universidad de Sevilla, Manuel Castillo Martos, mostró a la titular del ramo su disconformidad porque la Junta "se haya plegado a las exigencias del sector editorial privado en detrimento del público".

En este sentido, Castillo criticó que Cultura no programase ningún acto en el que las editoriales andaluzas difundieran lo que cada una está realizando en el ámbito de la edición pública, "lo que hubiera redundado en beneficio de todos, y más ahora que estamos preocupados en solucionar el problema que existe con la distribución y difusión de las publicaciones".

Asimismo, el portavoz del servicio de publicaciones indicó que, "aunque los representantes de la Consejería manifestaron su compromiso de que contarían con la colaboración de las editoriales de las universidades, nunca se pusieron en contacto con las mismas". Al hilo de ello, apuntó que, al contrario, tuvieron que ser éstas, quienes vía telefónica, intentaran recabar información sobre el evento, "teniendo como único resultado el compromiso de que se nos darían invitaciones para algunos actos organizador por la Junta. Nunca llegaron".

Igualmente, en el escrito, que hasta día de hoy no tuvo respuesta alguna por parte de Cultura, el secretariado de publicaciones le manifestó a Torres que el "malestar" del servicio de publicaciones aumentó al enterarse de que las actividades académicas de las universidades mexicanas en la FIL las habían organizado los responsables de las publicaciones universitarias, "como conocedores de la realidad editorial de cada universidad". Para Castillo, Cultura "optó por tener en cuenta sólo a las editoriales privadas agrupadas en la Asociación de Editores de Andalucía (AEA), la que por cierto, ha contado con una sustanciosa ayuda económica y ha dispuesto de un espacioso stand en el que exponía lo publicado por sus asociados".

Respecto a la AEA, Castillo también señalo que dicha asociación "no estuvo a la altura de las circunstancias", ya que según expuso, aunque les demandó a las universidades libros para exponerlos y, en su caso, venderlos, "nuestra sorpresa fue mayúscula al comprobar que los libros estaban colocados en stands rotulados con los nombres de otras editoriales como Sarriá, Alfar o Formación Alcalá".