Activada la fase de alerta del Plan Territorial de Protección Civil de Aragón


Nevada en Teruel (imagen de archivo)
Europa Press - Archivo
Publicado 22/01/2019 16:49:28CET

ZARAGOZA, 22 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Aragón ha activado la fase de alerta del Plan Territorial de Protección Civil de Aragón (PLATEAR) debido a fenómenos meteorológicos adversos en toda la Comunidad, fundamentalmente nieve, frío y viento.

En el Pirineo oscense y la comarca zaragozana de las Cinco Villas la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) ha emitido un aviso nivel naranja por nevadas durante todo este martes. También por nevadas se encuentran en aviso amarillo Albarracín, el Jiloca, Gudar y Maestrazgo en Teruel.

En cuanto al viento, hay aviso naranja para este martes en el Pirineo oscense hasta las 23.00 horas y aviso amarillo en el resto de Aragón hasta las 24.00 horas.

Asimismo, se ha emitido un aviso de nivel amarillo por aludes en el Pirineo oscense para este miércoles, 23 de enero, entre las 6.00 y las 24.00 horas.

La activación del PLATEAR en fase de alerta se identifica con la existencia de informaciones procedentes de servicios de previsión y alerta o de los servicios ordinarios de intervención que, por evolución desfavorable, pudieran ser generadoras de una emergencia en la que hay que aplicar medidas de protección civil.

Protección Civil ha alertado a todos los alcaldes de las zonas afectadas para que extremen las precauciones, sobre todo en el Pirineo ante la acumulación de nieve. Asimismo, se ha hecho llegar a los municipios una serie de consejos básicos de autoprotección.

CONSEJOS

Ante la ola de frío y nevadas se pide a la población que tomen precauciones y lleven ropa y calzado adecuados para las bajas temperaturas, evitando prendas ajustadas para que el aire circule entre la piel y la ropa actuando como aislante. Es mejor llevar una capa sobre otra con varias prendas de ropa ligera y cálida, en lugar de una sola de un único tejido.

Hay que protegerse el rostro y la cabeza, para evitar la entrada de aire frío en los pulmones; y no realizar ejercicios físicos excesivos puesto que el frío no es bueno para la circulación sanguínea.

Hay que tener reservas de la medicación que se pueda requerir, los niños deben estar alejados de estufas y braseros y para las personas de edad avanzada y enfermos de corazón no es conveniente salir a la calle porque el frío ejerce sobre el corazón una tensión extra y existe el riesgo de sufrir un ataque cardíaco.

En casa es necesario revisar los tejados y bajadas de agua, los cierres de las ventanas y las puertas en contacto con el exterior; tener velas, linternas con pilas de repuesto, estufa y cocina de camping; desconectar todos los aparatos eléctricos que no sean necesarios; procurar que las estufas de carbón, eléctricas y de gas estén alejadas de visillos y cortinas; y evitar la intoxicación producida por braseros de carbón picón o estufas de leña, carbón o gas en lugares cerrados sin renovación de aire.

EN DESPLAZAMIENTOS

Si la persona tiene que desplazarse, hay que evitar el viaje en coche siempre que no sea imprescindible, utilizando el transporte público; si el viaje es inevitable, no realizarlo solo y revisar el coche a fondo antes de salir: frenos, neumáticos, sistema de alumbrado, líquido anticongelante, bujías; informarse de la situación meteorológica y del estado de las carreteras en la zona a la que uno se dirige.

Asimismo, no conducir de noche, dado que los peligros son más difíciles de detectar; antes de salir hay que informarse de dónde se encuentran los lugares de refugio en la ruta que se piense seguir (albergues, hoteles); llevar en el coche radio, pala, cuerda, una linterna, un teléfono móvil y ropa de abrigo, así como algún alimento rico en calorías (chocolate, frutos secos); y el depósito de gasolina lleno, repostando cada 100 kilómetros aproximadamente.

Si el temporal sorprende dentro del coche se debe permanecer dentro del vehículo. Si se mantiene en marcha con la calefacción puesta hay que dejar una ventanilla entreabierta para renovar el aire y evite quedarse dormido, también dejar un pañuelo colgado de la antena para llamar la atención.

Se debe mantener limpio de nieve y desbloqueado el tubo de escape para evitar que los humos entren al coche; si hay nieve dura o hielo hay que poner las cadenas y conducir con marchas cortas y sin cambiar bruscamente de dirección y no pisar el freno al rodar sobre un tramo helado, dado que es preferible que el coche cruce el tramo por sí mismo.

CON VIENTO FUERTE

Con viento fuerte, hay que revisar los anclajes de los elementos fijados en el exterior de edificios como antenas, carteles publicitarios, macetas, cornisas, persianas, toldos, marquesinas, tendidos eléctricos; asegurar los elementos colocados no permanentemente en el exterior, como tiendas de campaña, entoldados, construcciones provisionales; también ventanas y puertas que den al exterior; no circular debajo de anuncios publicitarios o andamios.

La presencia de escombros en aceras puede deberse al desprendimiento de techumbres o cornisas en mal estado, no se debe circular por sus inmediaciones; no protegerse del viento en zonas próximas a muros, tapias o árboles; no hacer fuego en campo abierto o vertederos en ningún caso; tomar precauciones durante la conducción.

Además, en las carreteras suele instalarse en las zonas batidas por el viento unas mangas que indican su dirección y velocidad. Si éstas indican vientos fuertes hay que extremar las precauciones asegurando las manos sobre el volante y reduciendo la velocidad, principalmente durante el cruce con vehículos voluminosos que circulen en sentido contrario; así como evitar la conducción de turismos con caravana dada su escasa estabilidad. Todos los operativos están ya preparados en fase de alerta.

Contador