Publicado 19/04/2021 15:40CET

Alastuey (UGT) reivindica que los fondos europeos supongan un cambio en el sistema productivo y un nuevo contrato social

El secretario general de UGT-Aragón, Daniel Alastuey.
El secretario general de UGT-Aragón, Daniel Alastuey. - EUROPA PRESS

Ha abierto el 8º Congreso Regional del sindicato, en el que se presenta a la reelección como secretario general

ZARAGOZA, 19 Abr. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de UGT-Aragón, Daniel Alastuey, ha reivindicado que los fondos europeos 'Next Geneation' supongan un cambio en el sistema productivo pero también un nuevo contrato social. En este contexto, ha incidido en la importancia de la unidad de la clase trabajadora.

Alastuey ha inaugurado este lunes el 8º Congreso Regional de UGT-Aragón, en el que se presenta a la reelección siendo el único candidato. Esta cita, bajo el lema 'Reivindica, Evoluciona, Decide; Más Unión' se tendría que haber celebrado en septiembre de 2020, pero que se tuvo que retrasar por la pandemia.

El acto se desarrolla en el edificio World Trade Center de Zaragoza y ha contado, en su sesión de apertura, con la participación del presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán; el alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón; el secretario de organización de UGT confederal, Rafael Espartero; los secretarios generales de UGT en Aragón y en Euskadi, Daniel Alastuey y Raúl Arza, y el secretario general de CCOO Aragón, Manuel Pina.

Alastuey ha insistido en que los sindicatos deben formar parte de la recuperación, negociando con empresarios y gobiernos la aplicación de los fondos europeos "que tienen que tener como fin no solamente un nuevo sistema productivo sino también un nuevo contrato social".

"Ahora mismo la sociedad debe ser consciente de que, ante una crisis tan grave como la pandemia, hay que reinventar ese contrato social, y no solamente para seguir teniendo los niveles de bienestar de los que disfrutamos en su momento en Europa, también para que la humanidad entera tenga un lugar en el que mirarse, porque la democracia, si no la defendemos, va a ser un episodio pasajero en la historia de la humanidad".

Ha defendido que "los tiempos" requieren "más unión", que es necesaria para que lo trabajadores logren sacar adelante sus reivindicaciones: "En una situación como la actual, de pandemia, de dificultades, hemos descubierto el valor de la comunidad".

"Lo que no vale es el individualismo" porque "separa a las personas y hace más débil la sociedad". "Cuando ha sido necesario afrontar una grave crisis como la pandemia, nos hemos tenido que unir, hemos descubierto que el valor de lo común, de los servicios públicos, de las familias, de los grupos humanos, está por encima de cualquier aspiración personal por legítima que sea".

BALANCE

Daniel Alastuey ha hecho balance de sus cuatro años al frente de la central sindical y ha asegurado que durante este tiempo han cumplido con los objetivos que el sindicato se había marcado como organización a nivel interno, lo que ha hecho que UGT-Aragón sea más fuerte: "Hemos sabido establecer mecanismos de colaboración entre nuestros organismos y estamos preparados para afrontar el futuro con músculo, con ganas".

Aunque ha señalado que no han conseguido la finalidad que se propusieron de deshacer las consecuencias de las políticas de austeridad de 2008, algo que ha achacado a la parálisis y el bloqueo político que ha habido en el país, con "cuatro elecciones generales" en los últimos y después por la pandemia.

"A día de hoy aún no lo hemos conseguido, porque a principios de 2020 cuando había un Gobierno que, por fin, podría haber cumplido con nuestras expectativas, se ha tenido que enfrentar a la pandemia. Por lo que nos hemos dedicado básicamente a acompañar al conjunto de la sociedad en la tarea de proteger a las personas y a la economía. Hemos cumplido lo que la sociedad nos exigía".

Alastuey ha evidenciado que esto no quiere decir que el sindicato haya olvidado sus reivindicaciones: "No puede ser que en 2021 tengamos todavía la legislación laboral que salió de las reformas de 2010 y 2012, no puede ser que tengamos todavía una ley de seguridad social que no se aplica, que fue una imposición en 2013 del Gobierno del PP, y no puede ser que el Gobierno no mantenga el impulso de subida salarial para conseguir revitalizar no solo el poder adquisitivo de los trabajadores sino también la propia economía".

Ha finalizado su intervención hablando de la intelectual y ensayista María Zambrano, quien identificaba los males de España en lo que llamaba las fuerzas vivas, que triunfaron en la Guerra Civil Española.

"Dijo que en el primer tercio del siglo XX en España había tres voces que se había alzado contra esas fuerzas vivas: la primera la Generación del 98, de la que decía que solo era de protesta; la segunda la Institución Libre de Enseñanza, que fue el intento de crear en el país una burguesía ilustrada, y la tercera el Partido Socialista".

Alastuey ha puntualizado que al referirse al PSOE quiere que se entienda como "el movimiento socialista", del que UGT forma parte y del que Zambrano dijo que había sido capaz de "crear un obrero inteligente y honesto".

"ARRIMAR EL HOMBRO"

El secretario de organización de UGT confederal, Rafael Espartero, ha lamentado que la llegada de la pandemia haya cortado las negociaciones sobre la derogación de la reforma laboral, al tiempo que ha dicho que había que "arrimar el hombro en salvar el empleo y las empresas".

Para Espartero, el estado de alarma puso en valor la importancia del trabajo: "Los trabajadores esenciales pudieron permitir que el país no se cerrara". Aunque ha criticado que una vez pasado lo peor de la pandemia se convirtiesen en empleados "invisibles", ya que muchos de ellos siguen llegando a fin de mes con salarios mínimos. Así, ha reclamado la subida del Salario Mínimo Interprofesional.

Por su parte, el secretario general de UGT-Euskadi, Raúl Arza, ha opinado que la pandemia ha "resituado" el papel del sindicato y le ha devuelto "una legitimidad que los gobiernos del PP nos querían quitar". Ha mencionado que el diálogo social ha dado sus frutos.

Aunque ha recordado que hay que trabajar en las reformas pendientes, algo que tanto UGT como CCOO reivindican los días 11 de cada mes. En concreto, reclaman la derogación de la reforma de las pensiones, de la reforma laboral y la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI). "Ahora sí que toca volver a la agenda social y de los trabajadores", ha apostillado.

Sobre el mercado laboral, ha expuesto que se habla mucho del paro entre los jóvenes, pero ha mostrado su preocupación también por los mayores de 45 años, ya que "prácticamente el 50 por ciento" de los desempleados están en esa franja de edad.

"SER SINDICALISTA NO ES NUNCA FÁCIL"

El secretario general de CCOO-Aragón, Manuel Pina, ha destacado que la situación por la que atraviesa el país es difícil y ha apostillado que "ser sindicalista no es nunca fácil", recordando los "problemas" que existían antes de la pandemia.

No obstante, ha resaltado que "el sindicalismo de clase ha demostrado su utilidad" en este tiempo de crisis sanitaria y ha recordado que UGT y CCOO son las dos organizaciones más grandes de España. "Hemos tenido un año difícil y complicado pero hemos acompañado, informado, asesorado y representado a millones de personas que estaban sufriendo una pandemia".

Pina ha esgrimido que los agentes sociales siguen demostrando que Aragón es "una tierra de pactos", pero ha recordado que continúan pendientes muchas reformas, que estaban encima de la mesa antes de la llegada de la pandemia, y que la principal herramienta para "avanzar" es "la unidad de acción del sindicalismo de clase".

Esta tarde, el acto de clausura contará con la asistencia del secretario general de UGT, Pepe Álvarez; la consejera de Economía, Planificación y Empleo del Gobierno de Aragón, Marta Gastón, y el recién elegido secretario o secretaria general de UGT Aragón.

Para leer más