Actualizado 05/05/2011 16:48 CET

Aragón quiere gestionar las cercanías a partir de 2012, traspaso valorado en tres millones de euros

Alfonso Vicente E Isaías Táboas
EUROPA PRESS

ZARAGOZA, 5 May. (EUROPA PRESS) -

El consejero de Obras Públicas, Urbanismo y Transportes del Gobierno de Aragón, Alfonso Vicente, ha anunciado este jueves que se ha dado el "pistoletazo de salida" de la negociación para traspasar el servicio ferroviario de cercanías de Zaragoza a la Comunidad autónoma el 1 de enero de 2012, valorado en tres millones de euros.

Alfonso Vicente se han reunido en Zaragoza con el secretario de Estado de Transportes del Ministerio de Fomento, Isaías Táboas, para iniciar las conversaciones sobre la gestión y traspaso de las cercanías de Zaragoza al Gobierno de Aragón.

Según ha explicado el consejero de Obras Públicas, Urbanismo y Transportes del Gobierno aragonés en rueda de prensa, esos tres millones corresponden al déficit de explotación actual y ha manifestado su objetivo de "mejorar su eficiencia" con mejores frecuencias e interconexiones para que la explotación "sea más rentable".

Para eso, se plantean incrementar el número de viajeros y ampliar a corto plazo las cercanías hacia Alagón, La Cartuja y hacia Plaza. También ha señalado que la línea actual "tiene que ser un suburbano", que haga la conexión este-oste y se complemente con el tranvía norte-sur y con los autobuses urbanos.

Vicente ha asegurado que el "riesgo económico" que se asumirá con esta transferencia "no es excesivo" y "lo podemos asumir", "mejorando el servicio". Respecto a ampliaciones futuras, ha comentado que primero habrá que ver "como funciona" lo planteado a corto plazo y ha recordado que la actual ocupación está entre el seis y siete por ciento, si bien los usuarios valoran positivamente el servicio.

El consejero ha estimado que la apertura a principios del próximo año de la estación de cercanías de Goya en Zaragoza requerirá un "tratamiento global" a la intermodalidad del transporte de la capital y su área metropolitana, que "será más fácil de hacer desde el Gobierno de Aragón".

Alfonso Vicente ha opinado que esta transferencia es necesaria y por eso, a pesar de la proximidad de las elecciones autonómicas, el próximo 22 de mayo, ha considerado que se debe iniciar la negociación, para afirmar que el próximo gobierno "seguirá de la misma manera de nosotros".

GESTIÓN AUTONÓMICA

El secretario de Estado de Transportes del Ministerio de Fomento, Isaías Táboas, se ha mostrado favorable el traspaso de las cercanías a Aragón puesto que "quien conoce mejor las demandas y necesidades" de la población "son las administraciones más cercanas" y por eso "defendemos desde el ministerio que las cercanías son unos servicios que pueden ser gestionados perfectamente desde las Comunidades autónomas".

Táboas ha agregado que la fijación de rutas, frecuencias y la ampliación del servicio es una competencia "que debe estar en manos de las Comunidades autónomas", de forma que Renfe "tenga como cliente no al Ministerio de Fomento, sino al Gobierno de Aragón".

El secretario de Estado ha considerado que el traspaso podría realizarse con fecha 1 de enero de 2012 y ha precisado que el inicio de esta negociación supone "continuar con una política que se empezó con Cataluña", además de que ya hay otras Comunidades autónomas "con las que hablamos en el mismo sentido".

PROCESO

La reunión de este jueves ha contado con la presencia, además de Vicente y Táboas, del secretario general técnico del Departamento de Obras Públicas del Gobierno de Aragón, Rafael Vázquez; del director general de Transportes de Aragón, Simón Casas; del director general de Transportes del Ministerio de Fomento, Manel Villalante; del presidente de Renfe, Teófilo Serrano, y del delegado del Gobierno en Aragón, Javier Fernández.

Antes de esta reunión ya se habían mantenido diversos contactos entre los equipos técnicos de ambas administraciones y el consejero de Obras Públicas, Urbanismo y Transportes se había dirigido por escrito a Fomento en marzo.

A partir de ahora, se va a reunión una comisión mixta formada por representantes del Gobierno de España y del Ejecutivo aragonés para definir diversos aspectos económicos y técnicos y después se deberá reunir la Comisión Mixta de Transferencias.