El arzobispo de Zaragoza asegura que se encuentra con "plena ilusión" y proyectos para servir a la Iglesia

Publicado 18/07/2019 13:31:25CET
El arzobispo de Zaragoza, monseñor Vicente Jiménez.
El arzobispo de Zaragoza, monseñor Vicente Jiménez.EUROPA PRESS - Archivo

ZARAGOZA, 18 Jul. (EUROPA PRESS) -

El arzobispo de Zaragoza, monseñor Vicente Jiménez, ha asegurado que posee "plena ilusión, esperanza y proyectos", así como deseos de "soñar, amar y servir a la Iglesia", aportando sus "energías, dones y talentos".

Así lo ha manifestado en una entrevista concedida a la Cadena COPE, en Zaragoza, en la que ha recordado que el pasado 28 de enero presentó su renuncia al Santo Padre como manda el Código de Derecho Canónico para los obispos que cumplen los 75 años de edad.

Ha añadido que el Papa Francisco le ha contestado "que siga adelante trabajando hasta que se provea de otra manera" y ha remarcado que su misión es "servir a la Iglesia como ella quiere ser servida" y aportar su contribución a ésta y a la sociedad, también siendo consciente de sus "fragilidades".

El prelado se ha referido, igualmente a su confirmación por el Papa como miembro de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica hasta mayo de 2024, de la que por primera vez fue designado miembro en febrero de 2014.

Monseñor Jiménez ha opinado que es una "buena noticia para la archidiócesis y para mí como arzobispo", una congregación que nació en el siglo XVI y que desde el Concilio Vaticano II tiene encomendada la promoción y tutela de la vida los religiosos en la Iglesia, tanto de las comunidades de vida contemplativa y clausura, como para aquellos de vida activa, tanto hombres, como mujeres.

El prelado ha indicado que en la Iglesia universal hay unos 700.000 religiosos, de los 200.000 son hombres y el resto mujeres, que optan por los votos de pobreza, castidad y obediencia y que constituyen una "riqueza" para esta institución.

EXPERIENCIA PREVIA

Monseñor Jiménez ha apuntado que durante seis años ha sido también presidente de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada de la Conferencia Episcopal Española, un país donde la vida consagrada "tiene gran fuerza, vitalidad".

Ha estado al frente de la misma durante dos trienios porque es el periodo máximo que permite la CEE y ha considerado que la labor que desarrolló en ella pudo propiciar que en 2014 el Papa le eligiera para formar parte de la congregación vaticana.

Ha añadido que en Roma forma parte de un equipo que elabora un nuevo directorio que va a regir las relaciones mutuas entre los obispos y los religiosos, "que luego presentaremos al Santo Padre".

Por otra parte, ha subrayado la "gran novedad" que Francisco ha introducido en esta congregación ya que "por primera vez" forman parte de ella siete superioras generales, cuando "antes no pertenecía ningún mujer a las congregaciones y dicasterios de Roma".

Para leer más