El arzobispo de Zaragoza reitera, al Gobierno de Aragón, su compromiso con las leyes democráticas y la convivencia


Actualizado 27/11/2018 12:05:04 CET

En respuesta a la carta del consejero de Presidencia por la colocación de un manto de Falange a la Virgen del Pilar

ZARAGOZA, 27 Nov. (EUROPA PRESS) -

El arzobispo de Zaragoza, Vicente Jiménez Zamora, ha reiterado, al Gobierno de Aragón, el compromiso de la Iglesia Católica en cumplir con las leyes democráticas tras la aparición, la pasada semana, de un manto con la simbología de Falange española en la imagen de la virgen del Pilar, en la basílica del mismo nombre en la capital aragonesa.

Vicente Jiménez Zamora también hace extensivo este compromiso de la Iglesia Católica en favorecer la convivencia, la reconciliación, el respeto a las personas, instituciones y derechos fundamentales, en el marco de la Constitución española y de los acuerdos Iglesia-Estado en España.

De esta forma ha respondido a la carta remitida por el consejero de Presidencia del Gobierno de Aragón, Vicente Guillén, el pasado 21 de noviembre, en la que le recordaba al Arzobispado de Zaragoza que dicho manto "es contrario a la Memoria Democrática" y hacía referencia a la Ley 52/2007, de 26 de diciembre, y la publicación el 22 de noviembre de este año de la Ley de las Cortes de Aragón de Memoria Democrática.

En el escrito de respuesta, al que ha tenido acceso Europa Press, el arzobispo de Zaragoza le ha recordado a Guillén que la Iglesia Católica "tiene suscritos acuerdos internacionales con el Estado español, que también obligan al Gobierno de Aragón, que es parte del Estado español".

Al respecto ha citado el artículo 10.2 de la Constitución española que reza: "Las normas relativas a los derechos fundamentales y a las libertades que la Constitución reconoce, se interpretarán de conformidad con la Declaración Universal de Derechos Humanos y los tratados y acuerdos internacionales sobre las mismas materias ratificadas por España".

En un tercer punto, el arzobispo le transmite al consejero Vicente Guillén su deseo de que tenga "la misma diligencia para actuar y recordar la legislación vigente, cuando algunas personas injurien gravemente a la virgen del Pilar, patrona de Zaragoza y de Aragón, y ofendan los sentimientos religiosos de los fieles católicos aragoneses".