Actualizado 19/08/2008 20:19 CET

La Asociación Amigos de Lechago recordará mañana que siguen pendientes las obras de restitución

TERUEL, 19 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Asociación Amigos de Lechago celebrará mañana, miércoles 20 de agosto, a las 19.00 horas, su asamblea general en la que informará a los asistentes de la "paralización" de las obras de restitución del embalse de Lechago.

Uno de los miembros de la Asociación, José Alijarde, aseguró a Europa Press que "las obras siguen igual que el año pasado". A pesar de que reconoció que "se ha dado un paso pequeñito que, vino después de la movilización que hicimos en septiembre en Zaragoza".

Entonces, la Administración sacó a información pública los proyectos de restitución de la primera fase, "a los que hicimos alegaciones, pero desde entonces ya no hemos tenido noticias" y "ni siquiera se ha contestado a las alegaciones que hicimos".

Para Alijarde, la crisis en la economía nacional no es una excusa, puesto que, según recordó, "es relativo", ya que "para el abastecimiento de agua a Barcelona, el Gobierno sacó 180 millones de euros para solucionar un problema que iba a durar meses". En cambio, en Lechago, dijo "estamos hablando de 14 millones de euros que se anulan desde hace más de cinco años".

En su opinión, "la voluntad de aportarlos es nula", tanto del Gobierno central como del autonómico, puesto que "en teoría, si desde Madrid no se hace nada, el Gobierno de Aragón debería ser garante de los intereses de los aragoneses y tomar las medidas necesarias para que el tema estuviera zanjado ya".

Alijarde insistió una vez más en que, a pesar de las promesas, en las obras de restitución "no se ha invertido ni un solo euro" y si bien "hay proyectos, pueden quedarse en un cajón y no ser ejecutados jamás". Además, afirmó, "la Administración se mueve a impulsos, cada vez que adoptamos una medida de presión, dan un pasito, pero muy pequeño".

Por eso, tiene claro que en la reunión de mañana se volverán a plantear nuevas medidas de protesta y nuevos actos reivindicativos porque "es lo que hay que hacer" y "nos vamos a rebelar porque es un asunto de justicia".

Alijarde destacó que "llevamos cinco años luchando y no hemos conseguido nada, así que dentro de 20 años podemos estar igual o sin que se ejecuten jamás".

Esto les lleva a estar "indignados" porque "es una tomadura de pelo tremenda". De lo contrario, concluyó, "desde el primer día nos hubieran dicho que nos quitaban las tierras, nuestros medios de vida y que nos fuéramos a otro sitio, pero no fue eso lo que se dijo".