Actualizado 28/09/2015 21:12 CET

Homenaje a los fallecidos en Pirotecnia Zaragozana

Foto 2 De Casetas
EUROPA PRESS/REMITIDO

ZARAGOZA, 28 Sep. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, el alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, el delegado del Gobierno en la Comunidad autónoma, Gustavo Alcalde, y otras autoridades regionales y locales han rendido homenaje este lunes a los seis vecinos de Casetas --dos residentes en Utebo, pero habituales de este barrio rural-- fallecidos tras el accidente ocurrido el 31 de agosto en las instalaciones de la empresa Pirotecnia Zaragozana en Garrapinillos.

El trágico suceso ocurrió alrededor de las 14.15 horas y estuvo originado por una cadena de explosiones, que provocaron un estruendo que se oyó en la ciudad de Zaragoza y levantó una gran columna de humo y fuego. La fábrica quedó inutilizada y otras seis personas resultaron heridas, de las que solo una permanece en la UCI.

Los seis fallecidos han sido nombrados 'Caseteros de bandera 2015', homenajeados en un acto público al que han asistido más de 3.400 personas, la víspera del final de las fiestas locales.

También han asistido el presidente de las Cortes de Aragón, Antonio Cosculluela, el Justicia de Aragón, Fernando García Vicente, la teniente alcalde y concejala de Participación de Zaragoza, Elena Giner, el consejero de Urbanismo, Pablo Muñoz, el concejal de Vivienda y Deporte, Pablo Híjar, y el portavoz del PP en el consistorio de la capital aragonesa, Eloy Suárez.

El exalcalde de Casetas Roberto Polo ha entregado el premio anual de este barrio a los familiares de Carmen Romero, Carmen Rodríguez, Jesús Javier Vives, Juan José Lapuente, Gregorio Royo y Carlos Comas, todos veteranos empleados de la centenaria firma pirotécnica, uno de ellos a tres años de prejubilarse y muy conocidos en Casetas. Su recuerdo ha arrancado un cerrado aplauso de los vecinos que han llenado el Pabellón Sociocultural.

El alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, ha compartido el sufrimiento por el fallecimiento de los seis caseteros, señalando que "siempre estarán en nuestra memoria" y ha destacado que todo el barrio "se volcó" con los empleados de Pirotecnia Zaragozana cuando ocurrió el accidente, también las fuerzas de seguridad y los bomberos de la capital aragonesa, quienes "arriesgaron sus vidas para intentar salvar la de sus semejantes".

Tenían "la mayor profesionalidad", pero el riesgo que corrían con su profesión "es a veces impredecible". El día del pregón de las Fiestas del Pilar la ciudad homenajeará a las víctimas de la explosión, ha recordado.

CONSTERNACIÓN

El presidente de Aragón, Javier Lambán, ha declarado a los medios de comunicación que el pueblo aragonés "asistió consternado" al accidente cuando ocurrió, por lo que este lunes ha acudido a Casetas para "despedir a estas gentes, que trabajando encontraron el peor de los fines posibles".

Asimismo, el presidente de las Cortes de Aragón, Antonio Cosculluela, ha querido trasladar, con su presencia en el acto, sus condolencias y solidaridad a los familiares en nombre de la institución y desear una pronta y total recuperación a los heridos.

El alcalde pedáneo de Casetas, José Luis Román, ha manifestado el "cariño" de los vecinos hacia las familias afectadas por el accidente del 31 de agosto, afirmando que "nunca los olvidaremos" y ha resaltado la importancia de la empresa en este barrio rural.

Tras el acto, en declaraciones a los medios de comunicación, Román ha observado que todos los fallecidos "tenían relación" con Casetas, ya que los dos que eran vecinos de Utebo "hacían vida" en el barrio y ha apuntado que en las últimas décadas ha habido otros accidentes.

Asimismo, el exalcalde de Casetas ha indicado que el recuerdo de las seis víctimas "es nuestra guía", haciendo hincapié en que el 31 de agosto "dejaron a los suyos consternados y al barrio desolado", pero "permanecen" en Casetas, al igual que los fallecidos y heridos en los accidentes de 1967, 1973 y 1994.

"La maldita pólvora" ha causado el accidente, ha continuado el exalcalde pedáneo, para añadir que estos sucesos "deben ser evitables" y que "está en manos de las empresas del sector garantizar las medidas oportunas" para que no se repitan, mientras que los Gobiernos deben "extremar" la regulación y la vigilancia de este sector. "Lloramos con rabia la pérdida de nuestros vecinos".

"ALGO HA FALLADO"

Roberto Polo ha destacado de Juan José Lapuente que era "un excelente conversador" y "todo le interesaba". Su mayor pasión eran "la felicidad de su familia y de los demás". Su hija Marta ha dicho que, aunque la de su padre es una profesión "peligrosa" y es "imposible" conocer las causas del accidente, "algo ha fallado". Por eso no se resigna, no quiere que ningún empleado de Pirotecnia pierda la vida.

Carmen Rodríguez y José Javier Vives eran un matrimonio conocido de Casetas, con 26 años de antigüedad en la empresa ella, y 39 él, a tres años de prejubilarse. "Habían hecho de Pirotecnia su segundo hogar", ha comentado Polo. Sus hijos Alexis y Sonia han expresado que el accidente fue "un momento muy duro", pero "están siempre con nosotros".

Carmen Romero llevaba 38 años trabajando en esta empresa y era "muy casetera". Una experimentada trabajadora que conoció en el trabajo a su esposo, José Luis. "Era feliz con su oficio, con su vida", ha indicado Roberto Polo. Gregorio Royo era "un trabajador con oficio, experto y responsable", miembro de la Peña 'El cachondeo' y trompetista, un hombre "solidario, un gran amigo", ha dicho el exalcalde.

Carlos Comas, el más joven de todos, trabajaba desde hacía 25 años para la empresa y le apodaban 'El niño'. Su esposa, Silvia, ha sufrido heridas de consideración y esta semana podría dejar la UCI del Hospital Miguel Servet para pasar a planta. Comas era el responsable de las tracas de principio y final de fiestas.

Para leer más