Actualizado 20/08/2007 20:37 CET

El Ayuntamiento de Huesca retomará en septiembre las conversaciones con los afectados por la restauración de la muralla

HUESCA, 20 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Huesca retomará, a partir de septiembre, las conversaciones con los propietarios de los terrenos que deberán ser expropiados para la restauración de la muralla. Dicha expropiación afectará a la calle Desengaño y será de bienes ajenos al suelo, es decir, merenderos y garajes.

Así lo ha manifestado el equipo de Gobierno en un comunicado para responder a Chunta Aragonesista (CHA) que días atrás apuntaba que las actuaciones de consolidación y puesta en valor de la muralla dependen del acuerdo que debe alcanzar el Ayuntamiento con los propietarios de la calle Desengaño, en el tramo afectado por el Plan Especial de la muralla.

El ayuntamiento recuerda que a principios de 2007 ya se anunció que las actuaciones en la muralla que realizará el Gobierno de Aragón se centrarán en la zona contigua a la Casa Amparo, y que tendrán, aproximadamente, unos 70 metros de longitud. "Al tratarse de un solar se pueden iniciar los trabajos arqueológicos y de futura restauración de la muralla", han explicado.

Este hecho "va a permitir llevar a cabo el inicio de obras en la muralla, así como culminar, sin prisa, el proceso de negociación con los vecinos sobre la expropiación de los bienes ajenos al suelo, con el objeto de proceder a realizar el andador de ocho metros de profundidad y la construcción de la zona de protección-seguridad de las traseras de los edificios afectados", han agregado.

El Ayuntamiento ha precisado también que sobre esta cuestión "CHA en ningún momento ha consultado ni a esta alcaldía ni al área de Urbanismo sobre las circunstancias y los acuerdos acerca de las cuestiones en las que ahora dice que existen riesgos y disfunciones".