Publicado 15/12/2021 14:07CET

Azcón alerta de que con menor caudal del Ebro que en 2015 las afecciones son las mismas y pide reflexionar

El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, visitas las afecciones de la crecida del Ebro en Juslibol
El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, visitas las afecciones de la crecida del Ebro en Juslibol - DANI MARCOS

El alcalde confía en que Sánchez incluya a la ciudad dentro de la declaración de zona catastrófica. "Sería impensable lo contrario"

ZARAGOZA, 15 Dic. (EUROPA PRESS) -

El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, ha alertado de que con menos caudal que en la riada de 2015, la crecida extraordinaria del Ebro ha causado las mismas afecciones por lo que ha propuesto abrir un proceso de reflexión.

En 2015, la avenida extraordinaria del Ebro tuvo un caudal cercano a los 2.500 metros cúbicos por segundo y 6,10 metros de altura y este martes el pico de la crecida del río a su paso por Zaragoza ha sido de 2.112 metros cúbicos y 5,5 metros de altura.

"Se ha trabajado con mas antelación que en el pasado y se ha evitado que vuelvan determinados daños, pero las afecciones son iguales que en la anterior riada". Al respecto, Azcón ha incidido en que con menos agua "prácticamente se producen los mismos daños que ahora y hay que hacer un reflexión de lo que puede pasar en el futuro y qué se debe hacer con la limpieza del río porque es mucha diferencia de volumen de agua y con menos aportes se generan las mismas afecciones como en la riada de 2015".

El río está de bajada y se sigue la evolución para atender las necesidades de las zonas más afectadas, ha indicado el alcalde en su visita al barrio rural de Juslibol para comprobar las afecciones provocadas por esta riada, que a las 12.00 horas de este miércoles tenía un caudal de 1.886 metros cúbicos y una altura de 5,01 metros.

En declaraciones a los medios de comunicación, el alcalde ha explicado que el trabajo se centra en evaluar los daños y ha reiterado el mensaje de "mantener la precaución porque hay riesgos y la crecida, aunque ha bajado, no ha desaparecido".

Entre los datos que ha aportado, ha dicho que hay más de 200 efectivos y solo los bomberos han realizado más de 500 servicios durante estos días, en los que se han tenido que desalojar a 200 personas y más de 500 animales.

NIVEL FREÁTICO

A partir de ahora, se trabajará en unos 20 edificios donde los aparcamientos subterráneos se han anegado, pero habrá que esperar a que baje el nivel freático.

Al respecto, el jefe del servicio de Bomberos y Protección Civil de Zaragoza, Eduardo Sánchez, ha explicado que cuando se inunda un garaje por subida del nivel freático y no por entrada directa desde el río es por filtración, que provoca que tanto dentro, como fuera del edificio haya el mismo nivel de agua.

Si se achica en el garaje se hace una piscina invertida y los empujes por la presión del agua pueden afectar a la estabilidad del edificio, por lo que hay esperar a que baje el freático y entonces se achicará conforme vaya descendiendo el nivel del agua.

A colación, el alcalde ha subrayado que el Ayuntamiento, por "primera vez, ha habilitado zonas como aparcamientos alternativos, mientras se prolonga la inundación". Tras confiar en poder sacar este agua con bombas de achique lo antes posible, ha reiterado que "se ha dado una solución que ante no tenían los vecinos".

A partir de ahora, los bomberos, que tienen muy identificados los sitos donde trabajar, y ya tienen planificado donde van a actuar, algo que revela que ahora "se ha hecho mejor que en riadas anteriores", ha abundado Azcón.

Las zonas más afectadas han sido los barrios rurales de Movera y Alfocea, donde se ha tenido que desalojar a familias porque el agua hacía implaticable sus viviendas. "Desde el sábado pasado, se ha avisado a las familias que tendrían que desalojar sus viviendas y se les ha ofrecido alojamientos alternativos", ha apostillado el alcalde.

ZONAS CATASTRÓFICA

Azcón ha esgrimido: "Una cosa es que Pedro Sánchez no venga a visitarnos a Zaragoza y otra que no nos incluya en la declaración de zona catastrófica. No quiero ni pensarlo".

De esta forma ha respondido el alcalde a si tenía constancia de que la capital aragonesa se incluirá en esa declaración de zona catastrófica que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha anunciado este martes que se aprobaría por el Consejo de Ministros este viernes para todas las zonas de la cuenca del Ebro afectadas por esta crecida extraordinaria.

"Espero que los zaragozanos no se queden fuera de las posibles indemnizaciones que se puedan recibir", ha agregado durante su visita a Juslibol, donde se han tenido que desalojar granjas y viviendas afectadas, "como en otros términos municipales". "No quiero ni pensarlo. Sería incomprensible que Zaragoza no estuviera como otros municipios ribereños", ha incidido.

Finalmente, ha eludido hacer declaraciones sobre el congreso regional del PP-Aragón al que se presenta, con una única candidatura, a presidir el Partido Popular en la comunidad autónoma. "A la gente le preocupa lo que está pasando con el río y el fin de semana tendremos la oportunidad de renovar los equipos y órganos del PP, pero ahora, lo importante, lo que toca es seguir resolviendo problemas de los zaragozanos con la riada", ha zanjado.