Actualizado 26/06/2018 14:36 CET

Las bicis no podrán circular por vías peatonales de acceso restringido en Zaragoza, salvo si su destino está justificado

La concejal de Movilidad y Medio Ambiente de Zaragoza, Teresa Artigas
EUROPA PRESS

Ayuntamiento y ZALESCO llegan a un acuerdo para cerrar la vía judicial que recoge el contenido de los autos de ejecución de sentencia

Artigas cree que no es la situación ideal y confía en que el Gobierno de Sánchez aprueba la Ley de tráfico y el reglamento de Circulación

ZARAGOZA, 26 Jun. (EUROPA PRESS) -

Las bicicletas ya no podrán circular por vías peatonales de acceso restringido de Zaragoza, excepto si los usuarios pueden justificar que su destino están en estas calles o plazas. De este modo, se equiparan a los vehículos de carga y descarga, los usuarios de garajes y aparcamientos o los taxis ocupados.

Este es uno de los principales puntos del acuerdo alcanzado entre el Ayuntamiento de Zaragoza y la sociedad mercantil ZALESCO, que ha sido la parte demandante en el proceso judicial, iniciado en 2012, que exigía la prohibición de circulación de bicicletas por espacios peatonales.

Tras este acuerdo, desde este martes, y durante un par de semanas, aproximadamente, se procederá a retirar las cerca de cien señales que hasta ahora permitían la excepcionalidad de circulación de las bicicletas en 214 espacios de prioridad peatonal.

Asimismo, desde el área de Movilidad se debe elaborar una nueva instrucción que precise que las bicicletas pueden acceder de forma justificada a zonas de prioridad peatonal para estacionar en garajes, inmuebles o aparcamientos, al igual que el resto de vehículos, pero no podrán circular de forma libre como hasta ahora.

La mayoría de estas vías se localizan en el Casco Histórico y es el caso de las calles San Pablo, Palafox o Méndez Núñez. Además, la plaza del Pilar, entre otros ejemplos, que antes se podía cruzar en bicicleta, tras este acuerdo solamente se podrá si está justificado que el destino se localiza en ese espacio público.

MEDIDA TRANSITORIA

De esa forma se cumple el auto de ejecución de sentencia dictado el pasado mes de mayo por el Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA) que anula diez artículos de la Ordenanza de Circulación de Peatones y Ciclistas que autorizaban la circulación de bicicletas por algunas aceras y zonas peatonales y que viene a ratificar la sentencia de noviembre de 2016 de un proceso judicial que se inicia en 2012.

El auto de ejecución de sentencia también plantea prohibir la circulación ciclista en bulevares, pero esta medida "no tiene sentido, puesto que ya tienen su infraestructura ciclista propia", ha recordado la concejal de Movilidad y Medio Ambiente, Teresa Artigas.

Se trata de una media transitoria y "no es la ideal", ha reconocido Artigas, quien ha confiado en que el nuevo Gobierno de España, presidido por Pedro Sánchez, apruebe la Ley de tráfico y el reglamento de Circulación para que las ciudades puedan regula el tránsito de las bicicletas por sus calles.

En rueda de prensa, ha preciado que se mantendrá la aplicación de las sanciones estipuladas en la ordenanza, que es de 36 euros, mientras que en el caso de conducción temeraria la cuantía es superior.

"Se zanja la vía judicial definitivamente", ha aplaudido Artigas para reconocer que el acuerdo es "favorable porque se cierra la vía judicial y se traslada al ámbito político, técnico y social, que es de donde no debería haber salido", ha esgrimido.

A su entender, "no es la situación ideal, es transitoria y solo se resolverá cuando Gobierno de España apruebe la nueva Ley de tráfico y los Ayuntamiento puedan regular la circulación de bicis por sus ciudades", ha incidido.

SEGURIDAD JURÍDICA

Una vez que esté aprobada la normativa estatal, el Ayuntamiento tendrá que hacer nueva ordenanza, que a su entender debería recoge el "acceso libre" de la bicicleta porque es un medio no contaminante, entre otras bondades de este medio de transporte.

Artigas ha argumentado que se ha llegado a este acuerdo "por el bien de la ciudad para dotar de seguridad jurídica a la circulación ciclista y seguir con las políticas de promoción del uso de la bicicleta".

Por su parte, ZANESCO se compromete a cerrar la vía judicial y no presentar más recursos con la finalidad de que estos asuntos se trabajen desde los ámbitos técnico, político y social, ha abundado Artigas.

"Este proceso ha generado inseguridad jurídica e incertidumbre a las personas que circulan en bicicleta, además de que ha puesto en cuestión la capacidad de los municipios para regular la circulación de bicicletas", ha detallado la concejal.

Ha añadido que este asunto se ha extendido a otras ciudades y Zaragoza es un ejemplo "en negativo por la restrictiva interpretación jurídica". Ha expuesto que la Red de Ciudades por la Bicicleta se ha hecho eco de este acuerdo y han lanzado un comunicado en el que reconocen el trabajo del Ayuntamiento de Zaragoza y al final se recoge la necesidad de reformar la Ley de tráfico y del Reglamento de Circulación que dará respuesta a estos asuntos.

"La normativa estatal está obsoleta y la Red ha reclamado que se reforme y el pleno del Ayuntamiento de Zaragoza ha aprobado, por unanimidad, que así sea porque dará cobertura legal para dar respuesta a las nuevas pautas de movilidad en las ciudades", ha concluido Artigas.