Publicado 11/05/2014 11:00CET

La cereza de Mequinenza se comercializa en Hong Kong

Cerezas de Mequinenza.
AYTO MEQUINENZA

MEQUINENZA (ZARAGOZA), 11 May. (EUROPA PRESS) -

La cereza de Mequinenza se comercializa en Hong Kong. Los productores de la localidad apuestan a futuro por los mercados asiáticos, en especial China, donde el fruto es muy apreciado.

A finales del pasado mes de abril se iniciaba la campaña de recolección de la cereza en Mequinenza que se prolongará hasta finales de junio.

Los productores de la localidad estiman que se recolectarán más de un millón de kilos. Las variedades más tempranas se destinan al mercado nacional, ya que su transporte resulta complejo por lo delicado del fruto, mientras que las tardías, más resistentes, se exportan a mercados del centro y norte de Europa.

El objetivo que se han fijado los productores, a corto y medio plazo, es llegar a los mercados asiáticos y en concreto a China, donde el fruto es muy apreciado por los consumidores.

Ya en campañas anteriores, se han llevado a cabo test de comercialización en Hong Kong, como puerta de entrada al mercado chino, con buenos resultados.

Dichos mercados se abastecen, en buena medida, de la cereza que se produce en Chile, un 75 por ciento de las exportaciones chilenas del fruto se destinan a Asia.

Las exigencias de los mercados obliga a los productores a invertir en tecnología de última generación, especialmente en lo que se refiere a maquinaria para la clasificación por visión, permitiendo a empresas como Fruits Vall, con sede en la localidad, adaptase a las exigencias de un mercado concreto para la comercialización de su producción de cereza teniendo en cuenta variables como el calibre, color del fruto o defectos para cada caso realizando un "envasado a medida".

Un total de 350 hectáreas están destinadas a la producción de cereza en Mequinenza, a las que hay que sumar un centenar más de nueva plantación en la denominada partida 'Auts' gracias a los nuevos regadíos por bombeo desde el embalse de Mequinenza, impulsados por la Comunidad de Regantes APAC, que han permitido incorporar, desde 2011, 1.700 hectáreas más a la superficie destinada a la producción de fruta en la localidad.

Para leer más