Publicado 07/04/2016 19:58CET

Comité de Empresa de AUZSA cuestiona al mediador y teme que Cubero y Artigas "vuelvan"

El presidente del Comité de Empresa de AUZSA, Javier Anadón
EUROPA PRESS

Los trabajadores se plantean emprender "acciones jurídicas" por la negativa de la empresa a negociar mientras continúen los paros

ZARAGOZA, 7 Abr. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Comité de Empresa de Autobuses Urbanos de Zaragoza (AUZSA), Javier Anadón, ha afirmado que "no tenemos muy claro cuál es el papel del mediador del consistorio", Juan García Blasco, al apreciar que el equipo de gobierno le ha dejado "mal parado" y ha asegurado que "nos preocupa que vuelvan otra vez a la escena" el consejero de Servicios Públicos y Personal, Alberto Cubero, y la concejal de Medio Ambiente y Movilidad, Teresa Artigas, tras ser retirados como interlocutores en este conflicto que cumple 120 días de paros parciales.

En declaraciones a los medios de comunicación con motivo de una concentración de trabajadores de este servicio que se ha celebrado en la Plaza de Aragón de Zaragoza, Anadón ha contestado así a Cubero y Artigas, quienes esta misma tarde han rechazado la propuesta de los trabajadores, planteada este jueves, de suspender quince días los paros parciales si el consistorio permitía a los usuarios viajar gratis durante ese periodo.

Anadón ha recordado que han transmitido esta propuesta esta mañana al interlocutor del consistorio que "decía que tenía plenos poderes por parte del alcalde" y que "ha visto con buenos ojos" y "se ha alegrado" por el planteamiento de los trabajadores. Sin embargo, Cubero y Artigas han estimado que esta propuesta es "inasumible y una auténtica barbaridad", al advertir de que tendría un coste de 2 millones de euros para el consistorio.

Por tanto, "mañana otra vez continuaremos en huelga. Si el ayuntamiento hoy hubiera dicho que sí, mañana estarían todos los autobuses en la calle, por lo que supongo que tendrán muy clara cuál es su responsabilidad política en todo esto", ha comentado Anadón.

En este sentido, el presidente del comité de empresa ha observado que "tampoco tenemos muy claro cuál es el papel del mediador" porque ha aceptado la propuesta, pero "el propio ayuntamiento lo ha dejado un poco mal parado".

Ha recalcado que planteaban suspender los paros parciales durante quince días "sin nada a cambio", sino como "gesto" ante la petición del mediador de que suspendieran la huelga "para que él tuviese las manos más libres para mediar entre las partes".

"ESPERAMOS QUE REFLEXIONEN"

Este planteamiento "beneficiaba a los ciudadanos" y proponía un uso para el dinero ahorrado por los kilómetros no recorridos durante la huelga, permitiendo dos semanas "de paz social y que los ciudadanos disfrutasen del servicio al cien por cien", pero "esa lectura no la ha hecho el ayuntamiento".

"Esperamos que reflexionen y sinceramente nos preocupa que vuelvan otra vez a escena Cubero y Artigas que, en palabras del ayuntamiento, habían sido apartados porque habían fracasado" en la negociación del conflicto.

Ahora el consistorio "donde dije digo, dicen Diego. Es un problema político que tendrán que solucionar dentro del equipo de gobierno, pero que se aclaren porque si el mediador nos pide una desconvocatoria, le decimos que sí con una mínima condición que no cuesta dinero a los ciudadanos porque son remanentes de dinero, queremos que el ayuntamiento piense en los ciudadanos y no en la cuenta de resultados como si fuese una empresa".

De esta forma, el comité seguirá intentando alcanzar un acuerdo con la dirección de la empresa, aunque "nos hubiera gustado hacerlo con paz social, con los coches en la calle y con los ciudadanos llevando su vida normal y corriente".

En todo caso, las negociaciones continuarán el próximo martes, a las 9.30 horas, en el Servicio Aragonés de Mediación y Arbitraje (SAMA), si bien Anadón ha advertido que ante la postura de la empresa de no querer negociar hasta que no se desconvoquen los paros "vamos a ver qué hacemos y podríamos plantear acciones jurídicas" al respecto. Ha remarcado que "el principio de la buena fe que rige toda negociación colectiva supone que ninguna parte tiene que ponerle condiciones a la otra".