Publicado 29/06/2021 19:33CET

La Diputación de Huesca concede el XXIV Galardón 'Félix de Azara' a Federico Fillat

HUESCA, 29 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Diputación Provincial de Huesca (DPH) ha concedido el XXIV Galardón 'Félix de Azara' a Federico Fillat por su importante labor de investigación, difusión y preservación del conocimiento sobre el paisaje y ganadería del Pirineo aragonés

Fillat fue uno de los pioneros en la investigación de un ecosistema y modo de vida que a día de hoy corren el riesgo de desaparecer. Su tesis doctoral, finalizada en la década de los 60, ya se centró en las nuevas formas de ganadería extensiva, haciendo un estudio comparativo entre los valles de Ansó, Hecho y Benasque. Su labor investigadora, que continuó desde 1986 en el Instituto Pirenaico de Ecología en Jaca, donde trabajó hasta su jubilación en 2013, prosigue casi una década después a través de la colaboración con diferentes organismos nacionales e internacionales.

Autor de más de un centenar de artículos sobre prados, pastos y ganadería extensiva, la Diputación Provincial de Huesca considera a Federico Fillat una de las figuras clave en la difusión y preservación del conocimiento en torno a estos ámbitos, por lo que ha concedido a este investigador el XXIV Galardón 'Félix de Azara', máxima distinción en materia de sostenibilidad que cada año otorga la institución provincial.

En la Junta de Portavoces celebrada este martes se ha destacado que "desde las diferentes entidades e instituciones de las que ha formado parte, Federico Fillat ha fomentado el estudio y preservación de todo un ecosistema y un modo de vida en riesgo de desaparición. De su mantenimiento depende el futuro de miles de familias, y con ellas el de cientos de pequeñas localidades de la zona pirenaica".

"Tanto en la Mesa Pirenaica de Gestión de Territorio, en la que colaboró de manera desinteresada, como en diferentes actos, ponencias o congresos, ha promovido la aplicación de beneficios e incentivos para quienes, con su labor diaria, cuidan del territorio prestando unos servicios ambientales que se configuran como vitales para la supervivencia del paisaje y ganadería del Pirineo aragonés", han añadido.

Desde el inicio de su actividad profesional, este aragonés de adopción ha apostado por la recuperación de especies autóctonas. Su desarrollo ha propiciado una mayor preocupación por la calidad del producto que se consume, dando lugar a nuevas denominaciones de origen, sellos de calidad, trazabilidad del producto, lo que enraíza con la filosofía reconocida en la XXIII edición de estos galardones, que distinguieron al Movimiento Slow Food por su defensa de la producción local de alimentos, acorde a la creciente demanda del consumidor de productos saludables y de kilómetro 0.