El Ebro inunda mil hectáreas en Novillas

Actualizado 18/02/2015 14:44:37 CET
Crecida del Ebro en Zaragoza
Foto: EUROPA PRESS

ZARAGOZA, 18 Feb. (EUROPA PRESS) -

   El río Ebro ha alcanzado un caudal de 1.208 metros cúbicos por segundo en Zaragoza y ha superado los 1.647 en Castejón (Navarra), según los datos ofrecidos por el Sistema Automático de Información Hidrológica (SAIH) de la Cuenca Hidrográfica del Ebro (CHE). Asimismo, el río ha inundado ya unas 1.000 hectáreas en la localidad de Novillas.

   Según las cifras registradas a las 10.00 horas por el SAIH, el río ha alcanzado una altura de 6,62 metros en Castejón, donde la tendencia es creciente, y se mantiene en los 3,69 metros en la capital aragonesa.

   En el municipio zaragozano de Novillas, el río se encuentra en los 6,40 metros de altura y ya ha anegado "unas mil hectáreas", de las que 300 son de cultivo, según ha precisado el alcalde de la localidad, José Ayesa, en declaraciones a Europa Press.

   Ayesa ha observado que "aún quedaba agua de la crecida anterior" y esta nueva avenida "no ha hecho más que fastidiar más", dado que el agua "encuentra el terreno blando" y entra con mayor facilidad.

   "Estamos en manos de la Consejería de Agricultura, a ver cómo reacciona" ante este nuevo episodio, ha comentado, para advertir de que "hay que tomar medidas de una vez por todas". Los municipios de la ribera "estamos abandonados a nuestra suerte, el deterioro del río en estos años es increíble y tenemos unos políticos que tendrían que estar a nuestro lado", pero que no lo están, ha lamentado.

"SE TERMINARÁN DE ANEGAR LOS CAMPOS"

   El alcalde de Pradilla de Ebro, Luis Eduardo Moncín, ha indicado que la punta de la crecida pasará por la localidad esta noche y "se terminarán de anegar los campos" que ya se habían visto afectados por la crecida de hace dos semanas.

   "Parece que ésta será más pequeña, pero en hectáreas quedarán afectadas las mismas", dado que el agua aún no se había retirado de los campos, ha manifestado Moncín.

   En el barrio rural de Monzalbarba, en Zaragoza, se encuentran trabajando todavía en la mota que quedó dañada en la crecida del Ebro registrada a principios de este mes de febrero y han actuado en la segunda línea de defensa en este punto.

   Se ha adoptado una solución de emergencia para confinar el agua que rebase la margen, de forma que se evite tener que cortar el acceso a la residencia de la tercera edad situada en esta zona, han explicado fuentes de la CHE a Europa Press.

   La avenida del Ebro, causada por el deshielo y las precipitaciones en la zona alta de la cuenca, alcanzará este jueves a su paso por Zaragoza un caudal máximo de unos 1.500 metros cúbicos por segundo, según las previsiones del organismo de cuenca.