Expo 2008.-Belloch presenta el Pabellón de Zaragoza como un espacio de todos, para todos y punto de encuentro ciudadano

Actualizado 06/06/2008 22:42:29 CET

ZARAGOZA, 6 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch, ha presentado esta noche a los medios de comunicación y a más de 200 invitados, entre miembros de la Corporación municipal, autoridades y otras personalidades, el que será a partir del próximo 14 de junio el Pabellón de la ciudad de Zaragoza en la Expo. Un espacio de casi 1.000 metros cuadrados en el que, según Belloch "estarán representados todos y cada uno de los casi 700.000 zaragozanos".

La presentación del Pabellón, a falta de una semana para que la Expo abra sus puertas al público, ha servido para conocer los espacios que lo conformarán, ya en su versión casi definitiva, así como sus principales escenarios y contenidos.

Un espacio que, desde el primer momento, se pretendió dotar de una idiosincrasia distinta a la del resto de pabellones de países e instituciones participantes. Una filosofía propia orientada a proponer, invitar, ofrecer y crear en los visitantes del recinto, la necesidad de conocer de primera mano la ciudad, para que descubran todo lo que puede ofrecerles: su cultura viva, el arte, la historia, el ocio y la diversión, la gastronomía y restauración a través de sus tapas, sus calles, sus gentes y la espectacular transformación que ha convertido a Zaragoza en una de las ciudades más dinámicas.

UN ESPACIO PARA LA PARTICIPACIÓN Y EL ENCUENTRO.

Diseñado por los arquitectos zaragozanos Olano y Mendo Asociados, este Pabellón se concibe como un módulo integrado dentro de un circuito expositivo que recorre a dos niveles la zona central de la Expo. Por este motivo los arquitectos han planteado su propuesta como un recorrido a través del interior de manera continua, permitiendo de ese modo integrarse con el nivel superior de flujos de circulación.

Así, la relación con el visitante se establece teniendo en cuenta los antecedentes del mismo, y se plantea una experiencia completa, que comienza por la recepción en una sala de bienvenida, que sirve de transición desde el exceso de calor y luminosidad y la espera de la fila hasta el comienzo del disfrute del Pabellón.

SALA DE BIENVENIDA Y CAMPANAS (28 M2).

Esta primera sala se plantea con un recibimiento en el que se simboliza la bienvenida a la ciudad, un espacio pedagógico en el que, acompañados de actuaciones y regalos, niños, jóvenes y adultos se relajen y se relacionen, informando y preparándose para el completo disfrute del Pabellón.

LUDIUM (220 M2 ).

La visita continuará a través del ludium, una sala polivalente, un espacio mutable, de carácter a veces solemne, y mayormente socarrón. El ludium es un espacio central, que rodeado de boxes y bares, y con un sistema de butacas móviles, permite que mediante la combinación de usos de los boxes, y la colocación o retirada de los asientos, se caracterice el espacio tanto para un concierto como para una obra de teatro. Esta flexibilidad permite que la polivalencia sea casi instantánea, y que a lo largo del día el Pabellón cambie, y no sea lo mismo la visita de mañana que la de tarde o noche.

BARES Y BOXES (196 M2 ).

Los bares y boxes que rodean a este espacio están concebidos como una asimilación de la cultura aragonesa del tapeo. La rotación de empresarios, la diversidad de productos y la multitud de oferta, crearán en el visitante la necesidad de la búsqueda permanente de bocados sorprendentes.

SALA DEL AGUA (52 M2).

El espacio de ludium da acceso al espacio más simbólico y representativo de la exposición, ya que se trata de una sala dedicada al agua. Este espacio busca la purificación, rehidratación y el "buen rollo" (palabras de los autores), con juegos, lecturas de poetas, cuentacuentos y láminas de agua donde refrescarse.

SALA DE MAQUETA Y PROYECCIONES (84 M2).

La despedida al recorrido del visitante se realiza en la sala de maqueta y proyecciones, donde una maqueta de la ciudad de Zaragoza de más de 100 metros cuadrados (16 x 8 aproximadamente) colocada verticalmente muestra, a modo de friso del siglo XXI, cómo nuestra ciudad abraza el río, convertido ya en su calle mayor.

Esta maqueta es la gran pieza central de la gran maqueta de la ciudad que, en el futuro, se instalará en el museo de la Milla Digital. Además, proyecciones digitales muestran la Zaragoza que viene, una ciudad más abierta al futuro y al mundo que nunca.

SALA DE PROTOCOLO (170 M2).

Independiente a todo esto la sala de protocolo, con acceso separado, se conforma como un espacio ceremonial con gran carga simbólica, donde está previsto que el alcalde y la Corporación municipal, puedan recibir a sus visitantes más destacados. No se utilizan grandes espacios, sino la cordialidad del cuarto de estar y del comedor de amigos.