Actualizado 01/12/2015 21:04:55 +00:00 CET

Felipe González urge a "ser solidarios con Francia" y recuerda que "el peor atentado de Europa lo soportamos nosotros"

Felipe González en Zaragoza
EUROPA PRESS

ZARAGOZA, 1 Dic. (EUROPA PRESS) -

El expresidente del Gobierno de España, Felipe González, ha urgido este martes a "ser solidarios con Francia" para "ser solidarios con España", en materia antiterrorista, y ha recordado que "el peor atentado de Europa lo soportamos nosotros", en alusión al 11-M.

González ha impartido esta tarde en Ibercaja Patio de la Infanta la lección inaugural de la vigésimo octava edición del máster en UE del Real Instituto de Estudios Europeos, en Zaragoza, donde ha recordado que España luchó durante 50 años contra la banda terrorista ETA.

"A todos nos puede pasar, por lo tanto hay que hacer una política europea que no puede consistir en 'bueno, a ver lo que nos piden", sino a decir "sentémonos en una mesa", ha añadido el expresidente.

"Esta Europa de varias velocidades tiene que encontrar un núcleo de seis, ocho o 10 países decididos a enfrentar el desafío de la lucha contra el terrorismo fanatizante, que por cierto tiene 1.000 años", ha considerado González, quien ha dejado claro que "es nuestro problema, el de todos".

Ha señalado que la UE afronta una crisis de tres caras, no solo la económica, sino también la oleada de refugiados del conflicto sirio y la amenaza yihadista, que "no podemos sortear, la tenemos que enfrentar lo más unidos posible y con inteligencia táctica y estratégica, en serio".

La de Siria es una guerra "con un trasfondo religioso, una fanatización increíble" que ya ha afectado a Oriente Medio y a África, un conflicto que comenzó hace tiempo "con distintas manifestaciones y ahora focalizamos en el Estado Islámico, el primo hermano de Al Qaeda".

Los terroristas quieren destruir la civilización europea, "pero antes ya están destruyendo su propia civilización y cultura desde un fanatismo exterminador", ha continuado González, aseverando que "la democracia es mucho más fuerte para combatir ese terrorismo que cualquier forma de autoritarismo". Ha lamentado que "estamos bastante mal orientados".

TROPAS ÁRABES

"Va a ser largo y vamos a sufrir y tenemos que estar preparados para esa lucha afirmando lo que somos", ha asegurando, emplazado a la UE a "decir a los ciudadanos que somos más fuertes que nadie". El terrorismo "no se combate como tomando una colina", sino "con coordinación e inteligencia policial, judicial", ha agregado.

González ha confiado en que "no se vuelva a cometer el error de mandar tropas de tierra a Siria, Irak, Afganistán o Libia", apelando así a "la inteligencia de no incurrir en los errores que se han cometido", aunque ha observado que "para nada" se puede derrotar al Estado Islámico solo con ataques aéreos para afirmar que "si el combate en tierra no lo hacen los países afectados, no tenemos solución", puesto que si un occidental mata a un terrorista islámico "estamos creando 500 más", pero si un soldado árabe mata al agresor "no estamos creando más que justicia".

En Europa "hay que combatirlos policialmente", pero también ideológicamente "para que muchos de los muchachos que se fanatizan en 15 días comprendan que no saben nada del Islam, que eso no tiene nada que ver con el Islam, y que han pasado de ser rateros de calle a héroes en Siria, volviendo a Europa y haciendo lo que ha pasado en París". Ha observado que el 99,99 por ciento de los refugiados son víctimas del terrorismo "como cualquiera de nosotros".

REFUGIADOS

"Tenemos un desafío de millones de seres humanos huyendo de algo más que la pobreza, de la muerte, del fanatismo y la falta de futuro", ha dicho el expresidente en alusión a la crisis de los refugiados sirios, una de las consecuencias de la guerra, augurando que "el problema va a durar". Ha apuntado que muchos son jóvenes, tienen hijos y buscan trabajo, no conformándose con un campo de refugiados.

La UE necesitaría 20 millones de personas más, según sus cálculos, pero "no hay la menor capacidad de acogida", ha continuado Felipe González, apuntando que las mayores resistencias las están ofreciendo los países europeos.

Ha señalado el caso de Alemania, donde la canciller, Angela Merkel, se ha enfrentado a sus compañeros de partido por la crisis de los refugiados y ha recordado que a uno de sus predecesores, Helmut Kohl, la unión monetaria le costó la carrera política. "Helmut era capaz de jugársela", ha sentenciado.

También ha expuesto que España es "un espacio publico compartido fuerte con un perímetro geográfico más allá de la aventura transpirenaica aragonesa de 1200", planteando que si es una "Nación de naciones" depende de "si lo que son otras naciones reconocen que es una Nación o no", para proclamar que "España es mucho más fuerte que lo que los españoles creen que es; es una gran Nación".

Ha recomendado "acortar el sufrimiento que produce un tiempo de despiste y banalidad" y "recuperar el sentido de la orientación para saber que somos lo que somos hace muchos años y que una de las anclas de seguridad es que el Pirineo es una barrera montañosa, no identitaria, cultural ni de pertenencia". Lo que más preocupa a González de la UE es "el renacer de los nacionalismos irredentos, de memoria tan nefasta".

Ha considerado que la UE "se ha equivocado al enfrentar la crisis financiera y económica" por su "exceso de autoridad" y se ha definido como pragmático, haciendo notar que "hay mucho revolú". Frente a la actuación del presidente venezolano, Nicolás Maduro, "para acabar en el menor plazo posible con la economía de su país y la seguridad" ha propuesto "mirar lo que está haciendo Estados Unidos para enfrentar la crisis".

Ha afirmado que "cuando el déficit se te va al ocho o el 10 por ciento, no puedes hacer políticas anticíclicas si no mejoras los ingresos" y ha criticado la política de austeridad porque se ha utilizado la variable del ajuste del empleo y "se podría haber hecho algo distinto". Además, la UE ha llevado a cabo la unión monetaria, pero no la económica, ha comentado.

RELEVANCIA

"Me entristece que perdamos relevancia", ha dicho el expresidente, quien ha recordado que, tras la incorporación a la Comunidad Europea, decidió crear dos puestos de enlace con la Presidencia de Francia y de Alemania para coordinar sus actuaciones en Bruselas, poniendo en marcha una maquinaria "imparable".

"Si no preparamos el acuerdo para 100 sino para cinco, conseguimos -20 y en esas estamos", ha lamentado, abundando al afirmar que no pretendía que el siguiente Gobierno de España mantuviera a los titulares de los enlaces con Francia y Alemania, por ser puestos de confianza, sino los puestos de enlace "porque era conveniente para Europa y España, pero no se consideró conveniente; era más conveniente coordinar con Washington y Londres, para mí no".

En el acto también ha intervenido el presidente del Gobierno de Aragón y compañero de partido de González, Javier Lambán, quien ha señalado que la pertenencia a las comunidades europeas "era un sueño y luego ha sido una realidad, y se puede decir cualquier cosa menos que haya decepcionado" porque el balance ha sido "exitoso".

Lambán tiene la convicción "inquebrantable" de que "la cooperación reporta muchas más ventajas que inconvenientes" y ha apostado por "recuperar la ambición, el coraje de la generación de Felipe González", proponiendo "participar en la redefinición de las reglas del juego" antes que culpar a la Troika de la crisis.

Para leer más