Fernando López (ARAPAZ): "Las mujeres de Senegal tienen una voz más fuerte con los proyectos solidarios"

Publicado 31/08/2019 12:12:36CET
Agricultoras senegalesas en un huerto creado junto con la ONG aragonesa ARAPAZ.
Agricultoras senegalesas en un huerto creado junto con la ONG aragonesa ARAPAZ. - ARAPAZ. - Archivo

Delegado de la ONG en Kaolack, dice que "Senegal está creciendo, es el país emergente del oeste de África porque no ha habido guerra ni golpes"

ZARAGOZA, 31 Ago. (EUROPA PRESS) -

Fernando López Sierra, zaragozano de 56 años de edad, es técnico en Participación Ciudadana y trabaja como responsable de proyectos de la ONG ARAPAZ en la región senegalesa de Kaolack, mientras que en Kedougou se encuentran Daniel Rupérez y, de forma intermitente, Ana Fuertes, también de ARAPAZ. En una entrevista con Europa Press, López ha aseverado que "las mujeres de Senegal tienen una voz más fuerte con los proyectos solidarios".

Esta entidad comenzó a colaborar con la población de Kaolack tras contactar con inmigrantes oriundos de esta región durante la Exposición Internacional Zaragoza 2008. Junto con Kedougou son lugares a cuyos habitantes "les cuesta poder llegar a fin de mes con lo que están trabajando en las plantaciones de cacahuetes y mijo, y tienen que buscarse la vida", ha relatado López.

"Cuando se crea un proyecto se constituye un comité de gestión con un 90 por ciento de mujeres y el otro 10 por ciento son el jefe del pueblo, el imam y otros, nombrándose responsables de cada apartado, con una tesorera y una secretaria que llevan un control con libros de registro que les facilitamos". "Se intenta que los huertos, aparte de enriquecer la dieta alimenticia, generen ingresos que se ingresen en la cuenta bancaria de la asociación de mujeres para que les sirva para la compra de libros para los chicos y reponer las herramientas del huerto".

Entre 30 y 60 mujeres, en ocasiones hasta 90, se hacen cargo de cada huerto con el apoyo de ARAPAZ, una asociación local actúa como contraparte y una técnico agrícola se encarga de la formación: "Lo que hacemos es organizarlas" para cultivar de una forma ordenada legumbres, tomates, ajos, zanahorias, cebollas, pimientos y hasta 200 árboles por huerto, con mangos, palmeras de banana o limoneros, a lo que se suman las plantaciones de árboles para luchar contra la deforestación causada por el uso de la madera como principal combustible en los hogares.

La ONG contrata empresas para realizar determinados trabajos técnicos, como la construcción de pozos o la instalación de placas solares, ha explicado Fernando López. Se contrata mano de obra especializada de la misma localidad para después abrir el abanico a otras poblaciones cercanas. Además, compran "toneladas de todo", como cemento y hierro, diversificando las adquisiciones en varios almacenes para "mejorar la economía local".

RESPALDO

"A nivel educacional, la mujer está relegada, como en España hace 60 ó 70 años, lo que pasa es que el trabajo que realizan es enorme y se trata de equilibrar". La alfabetización, que ellas mismas solicitan, "les sirve para que su voz se escuche en las reuniones del pueblo, los hombres ven que ese trabajo repercute en toda la población y lo que hacen es contar con ellas".

"Muchos padres las sacan de la escuela para casarlas cuando tienen 12, 13 ó 14 años, aunque en familias con un nivel cultural más elevado no ocurre tanto y facilitan el acceso a la universidad".

Ha manifestado que "todas las ONG intentamos empoderar a la mujer, darles voz, y si económicamente son más fuertes también ellas se ven con ese respaldo", lo que se lleva a cabo "pasito a pasito, facilitando esa pequeña evolución dentro de las poblaciones, lo que en algunas se nota más y en otras no tanto".

"Este tipo de proyectos también ayudan a fijar población. Aunque van dirigidos a mujeres, se habla mucho con los hombres explicándoles que estos proyectos van muy bien, intentando inculcarles que, si hay una hectárea más --de huerto comunitario--, a lo mejor pueden plantar algún otro producto y comercializarlo a otro nivel o crear pequeñas cooperativas", ha expuesto el cooperante. ARAPAZ impulsa una "pequeña federación de huertos para tener más fuerza de cara a las instituciones y el comercio".

Respecto a la financiación de instituciones aragonesas, ha servido para poner en marcha un huerto, con el Ayuntamiento de Jaca; canalizar aguas con el de Fraga; con el de Huesca, letrinas y duchas; construir 45 conjuntos de duchas y letrinas con el de Zaragoza, así como alfabetizar a cerca de 40 mujeres y crear un huerto de una hectárea; construir una maternidad-ambulatorio con la DPZ y, en Kedougou, abrir tres huertos con presupuesto del Gobierno de Aragón.

PAÍS EMERGENTE

"Senegal es el país emergente del oeste de África, lo que ha sido facilitado porque no ha habido guerras ni golpes de Estado". "Ahora mismo está creciendo enormemente: están arreglando carreteras y tienen más wifi que en muchas ciudades españolas, todos los bares y restaurantes tienen wifi", aunque "es un país eminentemente agrícola, no tiene industria de transformación, y además las grandes potencias están allí", Francia, Estados Unidos y China.

"Después estamos las ONG, como ARAPAZ", en su caso en la región de Kaolack, trabajando en ámbitos como la soberanía alimentaria, los huertos ecológicos, la alfabetización, la construcción de conjuntos de letrinas y duchas, las canalizaciones de agua o la construcción de maternidades.

Los colegios, musulmanes o católicos, son árabes, franco-árabes o franceses, "depende del tipo de escuela, la formación es una u otra" y "hay centros altamente cualificados y muchos senegaleses están cursando estudios universitarios en el exterior, en Estados Unidos, Canadá o la UE, y después retornan a Senegal porque ven que tienen posibilidades para introducir esos conocimientos dentro de la sociedad".

EMIGRACIÓN

También hay jóvenes que "por necesidades familiares tienen que cruzar el desierto y el Mediterráneo para intentar entrar en Europa", ha continuado López, matizando que "hay un flujo económico muy importante con las infraestructuras y hay un movimiento de retorno, incluso de emigrantes que, en un momento dado, salieron y cruzaron el Mediterráneo en patera y han vuelto".

En Kaolack, "hay muchos que me preguntan de qué manera podría ayudarles a llegar a España y lo entiendo porque soy conocedor de las necesidades básicas que tienen todos, pero les explico que no todo lo que ven en la televisión es realidad, que los contratos te los tienen que facilitar". Por ejemplo, el Gobierno de Canadá favorece el acceso a los estudios y el trabajo pero "después tendrán que retornar dependiendo de la evolución de esa persona, y en Europa lo mismo".

"Cuando se lo explicas me miran incrédulamente y suelen responder 'no dices la verdad, no quieres que vaya'". "Los flujos de la costa de Senegal han bajado enormemente", ha apuntado López, en parte por la presencia de la Guardia Civil en Dakkar bajo mandato europeo.

López ha afirmado que, "cuando llegas a los pueblos la gente te acoge maravillosamente", en parte porque "si uno levanta el pico, yo levanto el pico al lado". El caso de la capital, Dakkar, es como cualquier otra capital.

SIN EXTREMISMO

"En Senegal no he visto conflicto por cuestiones religiosas", ha comentado el cooperante de ARAPAZ, quien ha indicado que alrededor de su casa hay cinco mezquitas con las que convive a diario, incluso los viernes, que es el día más importante de oración, es decir, "cada uno tiene sus creencias, y no causa ningún problema".

En cuanto a la corrupción, "ahora mismo hay en todos los sitios, en el caso de Senegal ignoro cuales pudieran ser los niveles de corrupción existentes, si los hay. Otra cosa diferente es que te puedan pedir un 'petit cadeau', un regalo. Senegal es un país en evolución con grandes expectativas de crecimiento", ha concluido.

Para leer más