Julián Lóriz (UGT) sostiene que quienes auguran un fracaso se van a dar "un batacazo" ante un seguimiento masivo


secretario general de ugt aragón, Julián Lóriz
EP
Actualizado 25/09/2010 13:47:55 CET

El secretario general del sindicato en Aragón recuerda que la huelga "es un esfuerzo y un sacrifico para los trabajadores"

ZARAGOZA, 25 Sep. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de la Unión General de Trabajadores (UGT) en Aragón, Julián Lóriz, ha asegurado que la ciudadanía "cada vez tiene más compromiso" para apoyar la huelga general convocada para el próximo 29 de septiembre, por lo que los sectores que están haciendo de 'pitonisos' negativos, se van a dar "un batacazo" ante "un paro muy importante y un seguimiento masivo en las manifestaciones de ese día".

En una entrevista concedida a Europa Press, Lóriz ha considerado que el ambiente de huelga "ha ido de menos a más". "En los últimos días, el tiempo ha pasado del calor estival de 40 grados a un periodo otoñal más frío", mientras que "la temperatura de la huelga ha ido en dirección inversamente proporcional, tras haber realizado una potente campaña explicativa y tener la ciudadanía cada vez más compromiso para apoyar la huelga general", ha aseverado.

A su juicio, el próximo miércoles "va a ser una jornada en la que, sin duda, el Gobierno va a tener que reflexionar" porque "el camino por el que va no conduce al encuentro con la sociedad; la derecha, que está siendo el ariete más contundente del Gobierno contra la huelga, sabrá que tiene también enfrente a una buena parte de la sociedad; y la soberbia de la patronal, que cree que los trabajadores están golpeados por la crisis, sabrá que no estamos dispuestos a permitirlo". "Vamos a hacerles volver a la senda de no agredir", ha afirmado.

En este sentido, Lóriz ha incidido en que "la percepción que tenemos -- los sindicatos-- es de que el ambiente de huelga va creciendo". "Los sectores que nos criticaban por no convocar la huelga cuando todavía no había habido agresiones a los trabajadores son los que insisten tanto ahora en que no hay ambiente" y "forma parte del guión de los piquetes anti-huelga", ha opinado.

Así, ha reiterado que "el ambiente crece y se manifestará el día de la huelga" dado que, antes, "la gente no tiene por qué decir lo que va a hacer y, además, no lo dice porque hay presión empresarial". Lóriz ha apuntado que los trabajadores "lo único que tienen que hacer es ejercitar su derecho y, como en anteriores huelgas, los que ahora están haciendo de 'pitonisos' negativos se van a llevar un batacazo".

Lóriz ha incidido en que "la legitimidad y constitucionalidad de la huelga es obvia y evidente", debido a las "agresiones" a los trabajadores que ha acometido el Gobierno central, con medidas como "las políticas de austeridad y ajuste que se aplican a funcionarios y pensionistas, el recorte de prestaciones por desempleo o la reforma laboral, que facilita el despido y da más poder a los empresarios para unilateralmente cambiar las condiciones de trabajo".

"QUITAR EL VELO"

Julián Lóriz ha explicado que, con la campaña en la calle y de asambleas ciudadanas, que están llevando a cabo tanto UGT como Comisiones Obreras, pretenden "quitar el velo del piquete de la desinformación, que es el Gobierno de Zapatero, la patronal CEOE y algunos medios de comunicación dirigidos por poderes económicos" con "nuestro pequeño ejército de miles de afiliados y trabajadores que, con sacrificio y esfuerzo, dirigimos el mensaje de que vienen hacia nosotros y hay que responder movilizándonos, expresando rechazo, protesta y diciéndoles que tienen que corregir y rectificar".

Lóriz ha celebrado que Gobierno y sindicatos hayan alcanzado, por primera vez, un acuerdo para los servicios mínimos del 29 de septiembre, un hecho que, a su juicio, "confirma lo que los sindicatos venimos diciendo, que somos unas organizaciones responsables cuando decidimos convocar una huelga general".

"Queremos garantizar el derecho de los trabajadores que, a veces, son presionados y amedrentados por los piquetes anti huelga empresariales, gubernamentales y de otros ámbitos y somos responsables cuando decimos que vamos a garantizar los servicios esenciales de la Comunidad, así ha sido en este caso y expresa que somos coherentes y responsables", ha considerado.

Lóriz ha añadido que "la huelga es un esfuerzo y un sacrifico para los trabajadores que pierden un día de salario y lo invierten en decir al Gobierno, al PP y a la CEOE que los trabajadores también existen". "Van a estar ahí padres que, dentro de 15 años, cuando sus hijos les pregunten qué hicieron cuando el Gobierno puso en marcha estas medidas tan agresivas, quieren mirarles a los ojos diciendo 'yo estuve en esa huelga'", ha relatado.

En referencia a las consecuencias del paro, el líder sindical ha recordado que "todas las huelgas generales han obligado al Gobierno a rectificar en más o menos tiempo". "El presidente dice que no va a hacerlo y que continuará en la 'iluminación' del impulso de los gobiernos de derechas europeos y de los mercados financieros, pero sería el primer presidente que anunciara que va a rectificar antes de la huelga", ha expuesto.

No obstante, ha asegurado que el presidente del Ejecutivo central, José Luis Rodríguez Zapatero, "no goza de credibilidad para decir si va a rectificar o no, porque hay un conjunto de decisiones que ha ido tomando en las que no ha hecho más que rectificar".

"Rectificó cuando dijo que no iba a recortar derechos, que los ayuntamientos no podrían endeudarse o con el recorte de infraestructuras; el Gobierno de Zapatero rectifica cuando los ciudadanos le hacen ver que se ha equivocado y la huelga es una oportunidad para decirle que, por donde va, no puede ni debe ir y estamos seguros de que, más pronto que tarde, rectificará y llamará al dialogo y a la rectificación de unas normas que se han impuesto de forma injusta e innecesaria", ha dicho Julián Lóriz.

LIBERADOS SINDICALES

El secretario general de UGT-Aragón ha valorado la propuesta de la presidenta de la Comunidad de Madrid de reducir el número de liberados sindicales. Se trata de "la propuesta de la representante de la derecha más cavernícola que existe en este país, una propuesta que dispara contra lo que hace treinta años conseguimos, parecernos a Europa con sindicatos libres y democráticos que representaban a los trabajadores, después de cuarenta años de dictadura en los que los sindicalistas estábamos en la cárcel o en las cunetas".

"La propuesta trata de volver atrás reduciendo la capacidad de los trabajadores de protegerse y es querer andar el camino hacia más atrás, hacia el siglo XX y la dictadura; seguramente muchas de sus posturas ideológicas tienen un buen entronque con esa época", ha criticado.

Lóriz, además, se ha referido a la huelga del sector de la minería y ha indicado que tiene "un seguimiento absoluto, un pleno éxito". "El riesgo para el empleo de un colectivo de trabajadores y, sobretodo, para las cuencas mineras es muy grave y el conjunto de la minería ha profundizado una movilización que es necesaria para presionar a la Unión Europea", ha indicado.

En este sentido, ha explicado que esta huelga es necesaria, primero, para que la Unión Europea apruebe el decreto que prima el consumo de carbón autóctono, "que tiene paralizado hace meses y esperamos que las movilizaciones tengan resultado", pero también para "presionar a Europa ante un reglamento que supone la muerte de la minería en 2014".

Una muerte que, a su juicio, "se quiere plantear bajo el argumento del respeto al medio ambiente y la naturaleza". "Es una absoluta falacia porque en Europa se va a continuar consumiendo carbón y se va a producir una doble contaminación: el transporte se va a hacer de otros países con peores condiciones laborales y a través de barco con mayor afección al medio ambiente", ha aseverado.

Para Lóriz, "la minería tiene alternativas que hay que explorar para mantener el empleo y la producción porque se puede, a través de inversiones tecnológicas, reducir el impacto medioambiental".