Lambán cree que la Diada pondrá de manifiesto "el nivel de degradación que vive la política catalana"

El presidente de Aragón, Javier Lambán, en un acto hoy en Zaragoza
EUROPA PRESS
Publicado 11/09/2018 12:55:30CET

ZARAGOZA, 11 Sep. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Gobierno de Aragón, el socialista Javier Lambán, ha considerado que la celebración de la Diada este martes en Cataluña pondrá de manifiesto "el nivel de degradación que vive la política catalana y, particularmente, el nacionalismo catalán".

En declaraciones a los medios de comunicación en Zaragoza, momentos antes de visitar las obras en la Facultad de Filosofía y Letras, Lambán ha estimado que en esta jornada se va a poner de manifiesto "hasta qué punto el nacionalismo catalán, el independentismo, está pervirtiendo la aplicación del Estado de Derecho en Cataluña, la ley, la democracia y está tratando de convertir en héroes cívicos a personas que están en la cárcel no por ser presos políticos, sino por ser presuntos autores de delitos perfectamente tipificados en la ley".

"Cualquier español que siente a Cataluña en el corazón" ve esta situación de forma "muy preocupante y dolorosa", ha lamentado Lambán, al observar que "parece mentira que hayan pasado por el mundo de la universidad" algunos de los historiadores que están al frente de la política catalana.

El presidente aragonés ha valorado que desde hace algún tiempo en Cataluña, "que es una gran Comunidad, está aflorando lo peor de sí misma", y al mismo tiempo España, "que es un grandísimo país", es incapaz de que aflore "lo mejor de sí mismo en términos de cultura, de la gran Constitución que tenemos, en términos de su proyección al mundo, de sus potencialidades económicas y civiles"

"O España ordena sus recursos y saca a flote lo mejor de sí misma o hasta que eso no ocurra el problema de Cataluña no se solucionará", dado que además no es una situación que afecte únicamente a esta Comunidad sino que "es el principal problema que tiene España en estos momentos".

Lambán ha elogiado los esfuerzos del Gobierno de España para tratar de "exprimir al máximo" los cauces e instrumentos legales y constitucionales que existen para normalizar las relaciones. "Está activando todos los mecanismos de relación bilateral que existen entre esta Comunidad y el Estado; Pedro Sánchez está ensayándolos todos aunque lo cierto es que la respuesta hasta ahora de la Generalitat de Cataluña está siendo manifiestamente mejorable, por no decir que perfectamente nefasta".

De este modo, "la situación va empeorando, se va enrareciendo cada día más" y la celebración de la Diada "va a suponer un hito en esa deriva absolutamente insensata en la que está instalada la política catalana".

ENTRE TODOS

"Ojalá algún día entre todos encontremos el camino, porque el problema de Cataluña no lo solucionarán las fuerzas catalanas por sí mismas, ni el diálogo exclusivo entre Madrid y Barcelona, que a veces da la impresión de que son poderes que se retroalimentan y que se complacen en el mantenimiento de determinados conflictos, el problema de Cataluña solo tiene una solución de país, en la que nos involucremos la sociedad española en su conjunto, los intelectuales, el mundo de la cultura y todos los poderes públicos, comenzando por las Comunidades autónomas", ha remarcado Lambán.

En este punto, se ha referido a la reunión celebrada este lunes en Zaragoza junto a los presidentes de Galicia, Asturias, La Rioja, Castilla-La Mancha y Castilla y León: "Tres presidentes del PSOE y tres del PP" que independientemente de diferencias ideológicas, que las tenemos, somos seis personas sensatas y en este país todas las personas sensatas estamos de acuerdo en el diagnóstico de Cataluña y también, grosso modo, por dónde tendría que ir la solución, aunque tampoco la sabemos al detalle".

Así, los seis presidentes expresaron su preocupación por la deriva de los acontecimientos. Javier Lambán ha manifestado lo siguiente: "El hecho de que seis presidentes autonómicos nos reunamos para hablar de asuntos tan importantes como la financiación autonómica o el problema de la despoblación es en cierto modo una respuesta a lo que ocurre en Cataluña porque lo que hicimos es un ejercicio de lealtad constitucional, una práctica ejemplar de ese federalismo cooperativo implícito en el título octavo de la Constitución y lo que hicimos fue ayudar al Gobierno de España a resistir frente a las presiones que pueda recibir de otras Comunidades que se sientan a la mesa de la gobernanza de este país con pretensiones segregadoras y no de cohesión, que es lo que pretendimos nosotros ayer".