Publicado 29/04/2022 13:43

Lambán inaugura una exposición sobre Azaña, del que subraya su apuesta "por la concordia y el acuerdo"

Inauguración de la exposición 'Azaña: intelectual y estadista. A los 80 años de su fallecimiento en el exilio', en el Museo de Zaragoza.
Inauguración de la exposición 'Azaña: intelectual y estadista. A los 80 años de su fallecimiento en el exilio', en el Museo de Zaragoza. - EUROPA PRESS

El Museo de Zaragoza acoge la muestra, con más de 70 piezas y más de 140 reproducciones de imágenes y documentos

ZARAGOZA, 29 Abr. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Aragón, Javier Lambán, ha apostado por divulgar el legado de Manuel Azaña, presidente de la II República entre 1936 y 1939, un hombre que trató "de combatir las dos Españas, no sé si planteando una tercera vía, una tercera manera de entender el país, basada en la concordia, el acuerdo, en la aceptación de que todos somos necesarios para que este gran proyecto nacional que es España se encamine en la dirección adecuada".

Así lo ha manifestado Lambán durante la inauguración, en el Museo de Zaragoza, de la exposición 'Azaña: intelectual y estadista. A los 80 años de su fallecimiento en el exilio', que se podrá visitar hasta el próximo 19 de junio.

Al acto han asistido el secretario de Estado de Memoria Democrática, Fernando Martínez, el presidente de las Cortes de Aragón, Javier Sada, el consejero de Educación, Cultura y Deporte, Felipe Faci, el presidente de la Diputación de Zaragoza, Juan Antonio Sánchez Quero, y la sobrina nieta de Azaña, María José Navarro Azaña, entre otras autoridades.

La muestra ha sido organizada por el Ministerio de Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, a través de la Secretaría de Estado de Memoria Democrática, y Acción Cultural Española, con la colaboración de la Biblioteca Nacional de España, y cuenta, en Aragón, con la financiación del Departamento de Educación, Cultura y Deporte. Sus comisarios son Ángeles Egido y Jesús Cañete.

Lambán ha explicado que Azaña "trató por todos los medios de superar la política española en términos de confrontación entre las dos España" y de su legado no cabe extraer "sino una mejora de todos nosotros como personas, como demócratas", así como "apuntes en la buena dirección para un país que en este momento, como el resto de Europea, anda sumido en turbulencias muy preocupantes".

ALIMENTO MORAL

El presidente autonómico ha estimado oportuno traer esta muestra a Zaragoza --antes se ha expuesto en otras ciudades--, para recibir el "alimento moral y político" de quien, a su entender, es uno de los "tres grandes hombres de Estado" que ha dado la España contemporánea, junto con Antonio Cánovas del Castillo y Felipe González.

"A los españoles, por nuestro propio bien, como ciudadanos, demócratas y por nuestro país nos interesa mucho asumir esa riqueza de nuestra historia política" y esta muestra ayuda a dimensionarla "en la memoria colectiva".

Lambán ha dicho que Azaña fue un hombre "culto", Premio Nacional de Literatura en 1926, un político "moderado" y "reformista", que devino republicano "porque la monarquía se reveló incapaz de traer la democracia liberal a España".

El presidente aragonés ha contado que a partir del golpe de Estado de Primo de Rivera "se desengañó de la posibilidad de democratización de la monarquía" y apostó por la República de "manera cabal" para "traer la democracia liberal", para lo que aprobó leyes "que trataban de homologarnos a una Administración moderna".

Sin embargo, la Guerra Civil supuso "un cúmulo de contratiempos" y "le traicionan aquellos en los que había creído pensando que iban a solucionar para siempre el problema de Cataluña, Esquerra Republicana de Cataluña", además "de que le vilipendiaron desde la izquierda y la derecha".

Por otra parte, Lambán ha constatado que si bien Azaña "se prodigó en grandes mítines en todo el territorio español", así como en conferencias en Ateneos sociales y culturales, "no tenemos registrada ni una presencia suya" en el quinquenio republicano en Aragón, a pesar de que se matriculó en Derecho en la Universidad de Zaragoza en 1898 y su hermano Gregorio fue presidente de la Audiencia Territorial de Aragón entre 1932 y 1934, institución antecedente del Tribunal Superior de Justicia de Aragón.

EXPOSICIÓN

La exposición 'Azaña: intelectual y estadista. A los 80 años de su fallecimiento en el exilio' recorre diferentes periodos de la vida del político e intelectual, desde su infancia y juventud en Alcalá de Henares, a su posterior desarrollo en Madrid, y se adentra en tres etapas cruciales de la historia de España: la Segunda República, la Guerra Civil y el Exilio, donde falleció, en Montauban (Francia), en noviembre de 1940.

La muestra proporciona una imagen completa del hombre que fue en su triple dimensión: humana, intelectual y política, subrayando, además de su labor como ministro, jefe del Gobierno y presidente de la República, su condición de intelectual de prestigio.

La exposición cuenta con cerca de 200 obras procedentes tanto de la Biblioteca Nacional de España, como de otras instituciones españolas y extranjeras.

El Departamento de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno, a raíz del compromiso adquirido para que la exposición recalara en la comunidad autónoma, ha realizado un importante esfuerzo técnico y presupuestario para adaptar el espacio expositivo de manera que pudiera acoger todos los elementos que incluye la muestra.

Así, se exhiben más de 70 piezas procedentes de instituciones públicas y colecciones privadas, además de más de 140 reproducciones en gran formato de imágenes y documentos. Para esta exposición, se han rescatado fotografías y videos, muy poco conocidos, que permiten acercarse no solo a la figura y a la obra de Azaña, sino también a la memoria de su tiempo.

BIOGRAFÍA

El joven Manuel Azaña se involucró en la vida alcalaína fundando revistas y periódicos, de ahí dio el salto al Ateneo de Madrid, del que fue secretario y presidente, y desde el que realizó una gran labor en defensa de la causa aliada durante la Gran Guerra.

Colaboró en diferentes periódicos, dirigió la revista 'España' y fundó la revista literaria 'La Pluma'. Recibió el Premio Nacional de Literatura en 1926 por un trabajo sobre Juan Valera y fue un notable traductor del inglés y del francés.

En cuanto a su dimensión política, Azaña es uno de los principales promotores de la llegada de la República en abril de 1931. Los grandes debates del periodo cuentan con su destacada, y a veces controvertida, intervención: el Estatuto de Cataluña, la Reforma Agraria, la cuestión religiosa o el voto de la mujer. No en vano, se identificó a la República con Azaña y a Azaña con la República.

En definitiva, el objetivo de la exhibición es dar a conocer la figura y el pensamiento de Manuel Azaña, una de las personalidades más significativas desde el punto de vista intelectual y político del siglo XX, que destaca también por su compromiso ético y por la calidad de su pensamiento político, de ahí que haya sido reconocido como un gran estadista.

Contador

Más información