Milián valora "positivamente" la solicitud de Iglesias al Nuncio contra la exhibición de arte aragonés en Lérida

Actualizado 26/11/2007 21:30:27 CET

ZARAGOZA, 26 Nov. (EUROPA PRESS) -

El obispo de Barbastro-Monzón, monseñor Alfonso Milián, valoró esta tarde "positivamente" la solicitud realizada hoy por el presidente del Gobierno de Aragón, Marcelino Iglesias, al Nuncio de la Santa Sede en España, Manuel Monteiro, para que impida la exhibición de obras de arte aragonesas en la exposición que prepara el Obispado de Lérida para estrenar el nuevo Museo Diocesano y Comarcal ilerdense.

Iglesias también se dirigió hoy, por carta, al administrador apostólico de Lérida, monseñor Xavier Salinas, para protestar por la utilización de algunos de los denominados 'bienes de la Franja', por los que Aragón mantiene un litigio con la región vecina, en la exposición.

"No he leído las cartas", expresó Alfonso Milián, quien reconoció que "la solución de este problema ofrece dificultades" e insistió en apoyar la iniciativa.

MISIVAS.

En su carta al Nuncio, Marcelino Iglesias recuerda que el Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica, mediante Decreto Definitivo dictado el día 23 de junio de 2007, "puso fin a ese extensísimo litigio, confirmando en todos sus extremos lo dispuesto por el Decreto de la Congregación para los Obispos dictado el 25 de abril de 2005, que obligó al Obispo de Lérida a la entrega de las 113 piezas en el plazo de un mes, plazo amplísimamente superado a día de hoy".

Iglesias añade que "consentir que algunas de estas piezas se incorporen a una exposición pública permanente en un Museo, en contra de la voluntad expresa de sus propietarios, no puede entenderse más que como un acto patente de resistencia del Obispado de Lérida al cumplimiento de su obligación y, lo que sería escandaloso, un menosprecio público por parte de miembros destacados de la Iglesia hacia las decisiones de la Santa Sede".

En la otra misiva, Iglesias se dirige a Xavier Salinas y le dice que "no puedo desconocedor (de los Decretos de la Santa Sede) pero debo recordarle que usted posee esas piezas a título de depositario y está obligado a entregarlas de modo inmediato al obispo de Barbastro-Monzón".

"Consentir que alguna de estas piezas, que usted debería haber entregado hace ya tiempo, se incorporen a una exposición pública, en contra de la voluntad de sus propietarios, no puede entenderse más que como una provocación hacia esos legítimos propietarios y un menosprecio público a las decisiones de la Santa Sede", añade Iglesias.