Publicado 15/12/2021 19:58CET

La punta de la crecida extraordinaria del río Ebro se encuentra próxima al municipio de Gelsa

Avenida extraordinaria del río Ebro a su paso por Zaragoza este miércoles.
Avenida extraordinaria del río Ebro a su paso por Zaragoza este miércoles. - EUROPA PRESS

ZARAGOZA, 15 Dic. (EUROPA PRESS) -

La jefa de Hidrología de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), María Luisa Moreno, ha comunicado de que la punta de la crecida extraordinaria se encuentra próxima al municipio de Gelsa, con la previsión de que este jueves, 16 de diciembre, llegue al embalse de Mequinenza.

Según la información recabada por la CHE hasta las 19.00 horas de este miércoles, 15 de diciembre, la altura del río Ebro a su paso por la localidad zaragozana de Gelsa es de 5,06 metros y el caudal está próximo a alcanzar su máximo.

Por su parte, en la ciudad de Zaragoza, tras haberse registrado en la tarde del martes los valores máximos, cercanos a un caudal de 2.150 metros cúbicos por segundo y una altura de 5,5 metros, el nivel ha descendido casi un metro y el caudal es de 1.600 metros cúbicos por segundo.

Asimismo, en la población de Villafranca la tendencia también es descendente, con una bajada de la altura del río de 25 centímetros, y en Pina, donde esta mañana se han dado los valores máximos, la crecida también está descendiendo "y no ha habido finalmente problemas", ha constatado Moreno.

BALANCE

La jefa de Hidrología de la CHE ha comentado que en el conjunto de la avenida se han dado distintas magnitudes de caudales máximos, similares a los hubo en la riada de 2015. En el caso de Tudela (Navarra), el caudal ha llegado a sumar 2.700 metros cúbicos por segundo y la altura del río ha sido 30 centímetros superior a 2015.

En el municipio de Novillas, ya en Zaragoza, los niveles han sido parecidos a los de ese año y en el resto de la provincia algo inferiores. Así, en Pradilla, el río ha tenido un nivel 50 centímetros inferior; en Alagón, unos 10 por debajo de lo observado en 2015 y en Zaragoza entre 50 y 60 centímetros menos.

Moreno ha sostenido que aun siendo un episodio extraordinario, "el valor de partida para el que estábamos preparados ha sido inferior, con lo cual, con anticipación suficiente, se han dispuesto los medios".

La CHE ha intervenido en este episodio en Novillas, con la apertura de una mota y el reforzamiento de la que defendía el pueblo, así como en Boquiñeni y El Burgo de Ebro. Además, la Confederación ha asesorado "en todo momento" al puesto de mando avanzado establecido para la crecida y ha realizado "observación y seguimientos continuos".

LAMINACIÓN

La jefa de Hidrología de la CHE ha remarcado que la laminación de los embalses "ha jugado un papel importante" y los de Yesa e Itoiz, "con capacidad para grandes volúmenes de agua, han evitado que por el eje del Ebro circulasen caudales muy superiores". En concreto, ha dicho que por Tudela hubieran pasado cerca de 3.500 metros por segundo, en vez de 2.700.

Por su parte, el embalse de Mequinenza ha estado vertiendo en la última semana 1.500 metros cúbicos por segundo "para evitar daños aguas abajo en el tramo último del Ebro", cantidad que va a ir disminuyendo paulatinamente en los próximos días puesto que posee volumen suficiente de almacenaje para recibir la punta de la riada que llegará este jueves, jornada en la que se cerrará este episodio de avenida extraordinaria.