Zaragoza.- La localidad de Herrera de los Navarros acoge mañana la prueba cicloturista 'Correcaminos'

Actualizado 03/06/2006 19:02:21 CET

HERRERA DE LOS NAVARROS (ZARAGOZA), 3 Jun. (EUROPA PRESS) -

La localidad zaragozana de Herrera de los Navarros acoge mañana, domingo 4 de junio, la celebración de la prueba cicloturista 'La correcaminos-Sierra de Herrera', organizada por el Ayuntamiento de Herrera y el Club Ciclista Aragonés.

Los organizadores desean potenciar la asociación de la Sierra de Herrera con un ciclismo de calidad, para deportistas atrevidos, que gustan de competir desde la línea de salida hasta la meta, y también con una prueba que cuida a los ciclistas, hasta hacer de ellos los únicos protagonistas, como deportistas y personas.

La Correcaminos cuenta con la autorización del Gobierno de Aragón y figura en el calendario de la Federación Aragonesa de Ciclismo. A medio plazo, aspira a figurar en el calendario oficial internacional. Con ese objetivo, se propone mantener la imagen de marca como prueba de calidad, con entidad suficiente para servir de preparación a los cicloturistas que ultiman su puesta a punto para La Quebrantahuesos.

'La correcaminos' nace para ser una ventana de proyección nacional que sirva para mostrar la belleza del paisaje, el rico patrimonio cultural, las oportunidades de ocio y tiempo libre que ofrece la Comarca Campo de Daroca. Busca, pues, ser una palanca de promoción turística y, en general, de desarrollo para una zona que necesita crearse sus propias oportunidades, indican fuentes de la DGA.

El ciclismo tiene valores fácilmente trasladables a la vida de esta comarca, como son el trabajo en equipo, el esfuerzo y la voluntad, la constancia y la superación de la adversidad. Además, la práctica deportiva ciclista de la geografía los otros grandes protagonistas de sus pruebas, junto a los ciclistas, lo que engrandecerá la belleza y diversidad del paisaje.

El Ayuntamiento de Herrera lleva muchos años comprometido con la promoción del deporte y también con la búsqueda de una economía diversificada, en la que el turismo constituya una oportunidad de vida y futuro complementaria. Cuenta para eso con unos equipamientos y servicios turísticos que mejoran cada día, pero sobre todo con la hospitalidad de sus habitantes y de todos cuantos viven en la Comarca.

'La correcaminos' quiere ser una prueba ciclista de primer nivel, pero también una oportunidad para celebrar una gran fiesta deportiva popular. Con ese objetivo esta cicloturista va acompañada de un programa de actividades que en próximas ediciones se prolongarán a lo largo de todo el fin de semana. La oferta de este año ha sido posible por el compromiso que las entidades y empresas patrocinadoras y colaboradoras han asumido con esta prueba. Su calidad, prestigio y número refleja la ambición ganadora y los valores sociales con la que nace La Correcaminos.

El Campo de Daroca oferta muchas posibilidades al mundo ciclista, entre ellas la práctica lúdica y deportiva en bicicleta todo terreno, BTT. Se dispone, por ejemplo, de una gran red de senderos bien señalizados y balizados que permite disfrutar en las mañanas de los fines de semana y de las vacaciones. Por esa razón, se estudia incluir en el Programa, a partir del año 2007, alguna actividad de este tipo, bien de competición, bien de ocio, que complemente la prueba cicloturista.

El cuidado y el respeto al Medio Ambiente, la pervivencia de las tradiciones, la calidad hotelera y la exquisita gastronomía hacen del Campo de Daroca un territorio por descubrir y disfrutar, unos lugares que sorprenderán por su agreste y desconocida belleza, pero que se convertirán en parada obligatoria también por la calidad de vida que allí se disfruta.

A ese respecto, esta prueba busca notoriedad en las comunidades de Valencia, Cataluña, País Vasco y Navarra, en la seguridad de que su recorrido y la calidad de la competición satisfará las expectativas de exigencia deportiva y disfrute personal de cuantos en ella se inscriban. Además, se oferta una atención personalizada a quienes se desplacen desde esas comunidades, incluyendo en ella facilitar la reserva de hospedaje y restauración mediante acuerdos con los hoteles, albergues y restaurantes más próximos.

La prueba se apoya en un recorrido de 150 kilómetros, en los que los ciclistas participantes tendrán oportunidad de exigirse al máximo y de combatir sin tregua por la victoria. Su trazado sinuoso, caracterizado por un permanente subir y bajar para hacer honor al nombre de la prueba, apenas ofrece tramos para el descanso o la recuperación.

'La correcaminos' transcurre por las comarcas aragonesas que tienen como capitales a Daroca, Calamocha, Belchite y Cariñena. Parte de Herrera de los Navarros para continuar por Luesma, Badules, Romanos, Cucalón, Badenas, Santa Cruz, Nogueras, Villar de los Navarros, Herrera, Azuara, Fuendetodos, Villanueva de Huerva, Aguilón y Herrera, antes de acabar con la subida al Cabezo de la Sierra de Herrera.

En las estribaciones del Sistema Ibérico, el Cabezo de la Sierra de Herrera se levanta contundente hasta los 1.347 metros de altura para permitir divisar a ambos lados desde su cima más de cien kilómetros, teniendo como referencia al norte el Moncayo y al sur la Sierra de San Just. Su carácter de montaña solitaria, apenas le acompaña el Cabezo de Santa Cruz, lo deja más indefenso ante las adversidades del tiempo, en especial el viento, lo que puede hacer más dura su ascensión.

ALTIMETRÍA

Un perfil de media montaña domina la prueba, en la que deberán superarse los puertos de Cucalón, Tosos y Aguilón para acabar afrontando la Subida al Cabezo de la Sierra de Herrera. Allí, sobre todo en sus últimos cuatro kilómetros, la carretera alcanza desniveles propios de los grandes puertos de montaña y, sobre todo, obliga a los ciclistas a dar lo mejor de si mismos.

En la Vuelta Aragón 2005 ese recorrido se tradujo en una cronoescalada de 11,3 kilómetros, que resultó especialmente dura por la climatología. Su ganador, David Plaza, necesitó más de 22 minutos para llegar a la meta y las diferencias entre los primeros clasificados sobrepasaron los 2 minutos, un resultado propio de etapas con grandes puertos.

La prueba aspira a convertirse en una fiesta social que se prolongue a lo largo de todo un fin de semana. En esta primera edición la Prueba cicloturista se acompañará de otras actividades, con vistas a definir un modelo que pueda reforzarse en próximas ediciones.

'La correcaminos' comenzará a las 09,00 horas. Una vez salgan los participantes, y hasta las 10,30 horas, se servirá chocolate con torta en la Plaza Mayor de Herrera. De 11,00 a 12,30 horas habrá animación infantil con talleres y gymkhana con bicis por la Plaza Mayor.

A las 13,30 horas se servirán sopas con ajo para todo el público asistente en la llegada de la I Correcaminos, en el santuario de la Sierra de Herrera. Finalmente, a las 15,00 horas se servirá una comida con todos los participantes y la entrega de premios a los ganadores.