El acusado de exhibicionismo niega haberse mostrado desnudo en la videollamada a las menores

Publicado 20/06/2019 14:08:22CET

AVILÉS, 20 Jun. (EUROPA PRESS) -

El acusado de mostrar a unas menores su pene a través de una videollamada de whatsapp ha negado este jueves los hechos. "No les exhibí mi pene, no se por qué tienen una captura de esa foto de mi pene, porque no se como llegó a ellas", ha declarado M.C.M en la vista oral.

El Juzgado de lo penal número 1 de Avilés ha acogido este jueves la vista oral donde este hombre se enfrenta a una petición de pena de cuatro años de prisión y una multa de 2.000 euros por menor por daños morales al ser acusado de exhibicionismo y reenviar a terceros fotos de carácter sexual que le habían mandado voluntariamente las chicas.

El Ministerio Fiscal sostiene que, a finales de enero de 2018, el acusado, que en ese momento tenía 18 años, contactó vía WhatsApp con dos menores de edad (una nacida en 2004 y otra en 2002) y realizó con ellas una videollamada cuando ambas se encontraba pasando la noche con otras dos niñas en el domicilio de ésta última, en Gozón.

En el curso de esa videollamada, según la fiscalía el acusado les enseñó su pene, a sabiendas de que eran menores de edad. Ese mismo día, las dos menores enviaron vía WhatsApp al acusado siete fotos. En dos de ellas se las veía con el torso desnudo y en el resto en ropa interior. El acusado, a cambio de las imágenes, les había ofrecido unas entradas para ver al Sporting.

Una vez recibidas las fotos, el acusado las envió, sin consentimiento de las menores, a terceras personas, lo que provocó que fueran enseñadas por todo su instituto.

"Me contactaron ellas por instagram, y luego pasamos al Whatsapp, pero en ningún momento hice ninguna videollamada", ha señalado el acusado, aunque más tarde admitió, que "se escuchaban voces detrás, pero no sabía quienes eran, ni que eran menores".

El hombre ha admitido que recibió algunas fotografías "de dos de las chicas con las que estaba hablando", pero no ha admitido la difusión ni la contraprestación. "No es cierto que yo les ofreciera entradas para el Sporting y tabaco para que me enviasen las fotos, las mandaron porque quisieron, y tampoco recuerdo haber mandado las fotos a otra chica como dicen".

En el juicio, dos Guardias Civiles han corroborado que el acusado se mostró colaborador hasta hablar con su abogado. "No se pudo realizar el volcado, porque el móvil nos lo entregó apagado y sin darnos las claves, a pesar de entregar el teléfono de forma voluntaria, pero no dio las claves por consejo de su abogado", ha señalado el agente de la Benemérita.

A continuación la juez ha reproducido la declaración tomada a las cuatro menores por separado que se encontraban en la misma casa, cuando se produjeron los hechos, y la de otra menor quien supuestamente ha recibido las fotos de las dos menores desnudas, por parte del acusado al conocerse, y que luego se difundieron por el instituto.

Las contradicciones entre las cuatro menores que estuvieron en aquella casa aquella noche han sido constantes, y ellas mismas han señalado en sus declaraciones a la otra menor que "enseñaba las fotos de las dos chicas desnudas en los baños del instituto al resto de compañeros", según han declarado alguna de ellas.

CONCLUSIONES FINALES

Ante todas estas declaraciones la Fiscalía ha mantenido la petición de pena de prisión de 4 años y la multa de 2.000 euros por menor, al considerar que a pesar de que "las versiones de las menores son contradictorias", el exhibicionismo está demostrado con la captura de pantalla aportada "enseñando su pene en una videollamada", así como el delito de revelación de secretos, "queda probado al saber que envió las fotos sin consentimiento a su amiga también menor".

La acusación particular ha corroborado todo lo dicho por la Fiscalía, y además ha añadido, que "no es cierto que el acusado colaborase, además se jactó con comentarios ofensivos sobre las fotos que le mandaron las chicas, y una de las menores está acreditado que está en tratamiento psicológico desde este conflicto".

Por último, la abogada defensora, ha pedido la libre absolución de su cliente, porque las menores "ligotean así por internet, no ha habido revelación de secretos porque las propias chicas le han mandado las fotos, no se pone de manifiesto, que él supiese que ellas eran menores, y además esa captura del pene no tiene fecha ni hora ni nada, para probar que fue mi cliente". El juicio ha quedado listo para sentencia.