La Audiencia condena a 12 años de prisión al hombre que disparó a su compañera sentimental en Gijón

Actualizado 18/06/2009 20:06:47 CET

El procesado, ese mismo día, tras disparar a su novia, acabó con la vida María Teresa Incógnito López

OVIEDO, 18 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Gijón ha condenado a 12 años de cárcel al hombre, José Ramón R. G., por disparar en dos ocasiones a su pareja sentimental en la calle principal del polígono de Mora y Garay del barrio gijonés de Tremañes, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

El tribunal, además de la pena de privación de libertad le ha impuesto al condenado la prohibición de acercarse a su novia durante un periodo de dos años. Durante el juicio, la víctima negó los hechos y declaró que sus denuncias "eran falsas". señaló además que con frecuencia iba a visitarlo a la prisión de Villabona.

Por su parte, la fiscalía pedía inicialmente una pena de 14 años de cárcel por un delito de homicidio en tentativa, mientras que la defensa, que ya anunció que va a recurrir el fallo, solicitaba la libre absolución.

José Ramón R. G. fue condenado, en diciembre de 2008, a 20 años de cárcel por la Sección Octava de la Audiencia Provincial después de que su abogada llegara a un acuerdo con el ministerio fiscal en virtud del cual el acusado reconoció ser el responsable de la muerte de María Teresa Incógnito López, la mujer asesinada a tiros en su caravana de Tremañes el 8 de octubre de 2007, después de haber intentado matar a su novia.

LOS HECHOS

Los hechos sucedieron a las 17.15 horas del 8 de octubre de 2007 en la calle principal del polígono de Mora y Garay del barrio gijonés de Tremañes, donde el acusado, que circulaba en coche, se encontró con su compañera sentimental con quien había roto hacía unos días después de seis años de relación.

El procesado, al encontrarse con su pareja que caminaba por la acera del carril contrario redujo la marcha de su vehículo y entabló una discusión con ella que trató de no hacerle caso. Ante esta reacción de la víctima, el acusado, con gran agresividad y tras tener un incidente con otros vehículos, siguió a la mujer.

En un momento determinado el hombre detuvo el vehículo y de manera imprevista y "sin posibilidad de defensa alguna" para la víctima disparó a la mujer con una pistola.

Como no consiguió su finalidad al adentrarse la víctima en una explanada existente en el polígono, el acusado volvió a realizar un segundo disparo procediendo a continuación a estacionar el vehículo en las proximidades, circunstancia que la mujer aprovechó para esconderse detrás de unos matorrales y posteriormente huir corriendo del lugar, una vez que el hombre abandonó la zona en dirección contraria a la que se encontraba ella.