El director de Valgrande-Pajares, contrario a poner policías en pista, dice que los accidentes graves son excepcionales

Esquí En Pajares
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 03/03/2019 11:14:42CET

OVIEDO, 3 Mar. (EUROPA PRESS) -

Las estaciones de esquí tienen un alto grado de seguridad y poner policías en las pistas no serviría para evitar accidentes porque el riesgo cero "no existe". Es lo que defiende el actual director de la estación invernal de Valgrande-Pajares (Asturias), Javier Martínez. "Las estaciones del cantábrico movemos al año a unos 400.000 deportistas y accidentes graves hay uno cada varios años", ha explicado.

El pasado fin de semana una mujer resultó herida de gravedad en un accidente en la vecina estación de San Isidro, en León. A raíz del suceso , algunos aficionados se han mostrado partidarios de la presencia policial en las pistas. A preguntas de Europa Press, Martínez ha explicado que se interesó por lo ocurrido en la estación leonesa y concluyó, en base a informaciones reales, que se trató de un accidente fortuito.

"El esquí es un deporte de riesgo, todos sus practicantes lo saben", ha señalado, para añadir, a modo de ejemplo, que la presencia de agentes de la autoridad en las carreteras no anula el riesgo de que pueda producirse algún accidente por mala suerte. Tampoco ve cabida legal para la presencia de policías que algunos parecen pedir.

Estaciones como Valgrande-Pajares tienen un reglamento propio y las medidas de seguridad aumentan cada año. Además, sus responsables están pendientes de nuevas realidades para minimizar riesgos. El pasado año, como novedad, decidieron aplicar un nuevo 'forfait' con un precio "testimonial" para el esquí de travesía al apreciar que podía existir un riesgo, ya que estos usuarios iban en contra del sentido de los esquiadores que bajaban, a veces por el medio de la pista.

Además de ese nuevo 'forfait' se les dispuso unas zonas específicas para que los usuarios de esquí de travesía. "Fue una medida con la que se aumentaba la seguridad y que han imitado otras estaciones; a pesar de todo fuimos muy criticados", ha dicho. "Pero yo veía que tarde o temprano una desgracia iba a ocurrir y de mi mano no iba a quedar", ha apuntado.

Buen conocedor del deporte blanco, Martínez explica que lo habitual en las pistas es el buen comportamiento, el respeto y el conocimiento de las normas de conducta de la Federación Internacional de Esquí (F.I.S.). En algún caso puede producirse algún tipo de comportamiento manifiestamente imprudente, pero Martínez explica que el personal que inspecciona a diario las pistas retira el 'forfáit' en ese caso a quien sea responsable de algo así. "Si la cosa se sale de madre, se llama a la Guardia Civil. Pero yo en los años que llevo en esto nunca tuve que llamarles", ha indicado.

Por otra parte, los mayores peligros de cara a producir algún tipo de colisión no provienen de esquiadores experimentados, sino más bien de debutantes que intentan bajar por instalaciones que están por encima de su nivel. También en ese caso los trabajadores de Valgrande-Pajares están pendientes, les ayudan y les proporcional las recomendaciones correspondientes, ha explicado el director de la estación asturiana.

"Legislar en caliente nunca es bueno, no perdamos el norte", ha dicho Martínez, que ha insistido en que accidentes graves como el de San Isidro son infrecuentes. "¿Cómo evitar un accidente? No hay manera de evitarlo", se pregunta el dirigente.

A pesar de todo, Martínez ha explicado que en Asturias se está trabajando desde el Principado para elaborar un reglamento nuevo que afectaría a las estaciones de Valgrande-Pajares y Fuentes de Invierno que trataría en uno de los apéndices de potenciar las medidas "coercitivas" del personal de las instalaciones frente a esos malos comportamientos, que son excepcionales.

Contador