22 de febrero de 2020
 

Eladio Díaz, saxofonista de Dixebra, fusiona 'jazz' y 'hip hop' en su primer disco en solitario

Publicado 09/02/2015 19:14:06CET
Portada del disco de Eladio Díaz.
Europa Press

OVIEDO, 9 Feb. (EUROPA PRESS) -

El saxofonista del grupo Dixebra, Eladio Díaz, está presentando esta semana su primer trabajo en solitario, en el que fusiona el 'jazz' con voces de 'hip o hop', además de otros estilos, y con varias colaboraciones.

Según informa Goxe Producciones en una nota de prensa, en el disco Díaz está acompañado de su banda paralela, Control Z, "de la que forman parte varios de los músicos de jazz con más prestigio y calidad de la escena asturiana: Marco Martínez a la guitarra, Antony da Cruz al bajo y Fernando Arias a la batería". De las voces se encargan nombres que sobresalen en el panorama hip hop del país como Grilo, Daniel Pose (aka Dani Antistailo) o Shalom.

Sobre la base musical creada a partir de las composiciones del saxofonista, estos músicos arreglan una propuesta sonora "radical y original, creando ambientes en los que entran el jazz, el funk, el hip hop, la tonada o la experimentación", según explican en la discográfica.

Las nueve piezas, explican en Goxe, son de clasificación difícil según los parametros convencionales en los que se mueve la música hoy en día, y muestran una estructura libre, compleja y nada previsible, donde la improvisación y la sorpresa surgen a cada momento. "El resultado es una obra muy personal, sin concesiones, de mucha calidad y que exige a los oyentes estar predispuestos a escuchar algo para lo que ellos también tienen que poner de su parte, en un ejercicio compartido que busca el 'feedback' entre los dos actores", señalan desde la discográfica.

Los textos de las canciones, que utilicen lenguas como el asturiano, el castellano, el portugués, el inglés o el francés, presentan letras reflexivas, íntimas y personales algunas veces, pero no exentas de reivindicación. Según los editores, "el timbre diferente de cada uno de los cantantes y su particular modo de rapear, aparte de la variedad idiomática, le da al disco una diversidad que es de agradecer, huyendo del peligro de la monotonía en la que en muchas ocasiones cae el 'hip hop' más ortodoxo".