La FACC aprueba declaraciones institucionales contra las agresiones a cargos políticos y el cierre de Alcoa

Publicado 25/10/2018 17:42:04CET

OVIEDO, 25 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Comisión Ejecutiva de la Federación Asturiana de Concejos (FACC) aprobó este jueves por unanimidad sendas declaraciones institucionales contra la violencia y agresiones a cargos municipales y el anuncio de cierre de la planta avilesina de Alcoa.

En concreto, la FACC expresa "su extrema preocupación por las amenazas, coacciones y agresiones de distinta naturaleza sufridas por un significativo número de representantes municipales asturianos; perturbando gravemente a las personas afectadas tanto en lo personal como en su actividad política y deteriorando el marco cívico de convivencia en que siempre debe desarrollarse la actividad local".

"La FACC recuerda que esta no es la primera vez que expresa su inquietud por los actos violentos dirigidos contra representantes institucionales de los Ayuntamientos. En julio de 2014 y en febrero de 2018, la Comisión Ejecutiva de la FACC aprobó por unanimidad sendos pronunciamientos denunciando tales hechos. Asimismo, desde la Federación Asturiana de Concejos se secundó el pasado 22 de agosto un minuto de silencio ante los Ayuntamientos para expresar el rechazo a la violencia contra los cargos públicos locales con motivo del asesinato de Javier Ardines González, concejal de Llanes", señala en nota de prensa el órgano de representación de los ayuntamientos asturianos.

Además, apunta que "la proliferación en las últimas semanas de nuevos actos vandálicos contra representantes locales hace necesario que la FACC denuncie públicamente la gravedad de estos hechos, casi siempre amparados en el anonimato y en muchos casos canalizados impunemente a través de las redes sociales. Unos incidentes que violentan una actividad municipal en Asturias caracterizada por la cercanía y su vocación de servicio y que contribuye de forma decisiva al progreso y la calidad de la vida en los Concejos asturianos".

La FACC "considera necesario que la sociedad asturiana se sume a la censura y el rechazo a estos hechos no solo como inaceptables agresiones a personas físicas, sino que los repudien también como ataque contra las instituciones democráticas municipales que la representan" y cree también oportuno agradecer a las formaciones políticas "su colaboración para rebajar toda crispación social, encauzando los debates y la actividad municipal con serenidad y respeto". "La actividad municipal debe ser irreprochable en el fondo y en las formas, evitando que las diferencias de criterio y opinión generen innecesarias tensiones en la sociedad", concluye el texto.

Por otra parte, la FACC expresa "su unánime rechazo al cierre de dos factorías de Alcoa en España, en especial la ubicada en Asturias". "La Entidad entiende que el volumen de empleo directo e indirecto que generan estas plantas y, al menos en el caso de Asturias, su relevancia en el tejido industrial regional, son razones suficientes para exigir alternativas que garanticen su continuidad", dice la declaración.

Por ello, se insta a la dirección de Alcoa "a paralizar cualquier acción tendente al cierre de dichos complejos industriales y asuma un compromiso inequívoco con su actividad y con el empleo que generan, bien como titular de la propiedad o facilitando nuevos operadores que puedan garantizar su futuro".

"La Comisión Ejecutiva de la FACC expresa igualmente su apoyo y solidaridad con los empleados y empleadas de Alcoa en España y sus familias, así como con aquellas personas cuyos puestos de trabajo estén vinculados o relacionados con la actividad de ambas factorías. También expresa su respaldo a los Ayuntamientos de Avilés, Gozón, Castillón, Corvera de Asturias e Illas, poniendo nuestra Entidad a su disposición para colaborar en aquellas acciones que estimen oportuno emprender en defensa de estas plantas. Este respaldo lo hacemos extensivo a aquellas actuaciones que con idéntico fin pueden realizar los Gobiernos del Principado y de España", remarca, haciendo "un llamamiento a la sociedad asturiana para que defienda y respalde la continuidad de dichas plantas".