Actualizado 11/12/2007 18:27 CET

Gijón.- El PP considera "un fracaso" el plan municipal contra el absentismo escolar

GIJÓN, 11 Dic. (EUROPA PRESS) -

El concejal del Grupo Municipal Popular Manuel Pecharromán criticó hoy el plan contra el absentismo escolar que puso en marcha el Ayuntamiento de Gijón en 2002 y se refirió a él como un "fracaso".

Para el Partido Popular sus bases están mal planteadas. En estos momentos se considera absentismo cuando las faltan suponen un veinticinco por ciento de la asistencia obligatoria. El PP propone que este baremo se rebaje hasta el veinte por ciento.

Según Pecharromán en la memoria del pasado curso se registraron en Gijón 78 casos de absentismo. Tras la actuación del plan municipal 10 alumnos (el catorce por ciento) dejaron esta práctica, 36 (el 51 por ciento) continuaron faltando a clase, 24 (el 34 por ciento) han resultado "inciertos" y ocho alumnos ni siquiera se han tratado. La desmotivación, el retraso escolar y problemas familiares aparecen como los principales motivos en este informe.

El edil popular asegura que esta situación es lamentable sobre todo teniendo en cuenta que profesores han abandonado las reuniones de seguimiento porque sentían que "les estaban tomando el pelo". De hecho, el concejal apuntó que la comisión tendría que haberse reunido a finales de curso pero que este encuentro tuvo lugar mucho más tarde, concretamente el 31 de octubre.

El grupo municipal Popular propone para dar fin a esta situación una mayor implicación de los Servicios Sociales, de la Concejalía de Educación, de la Fiscalía así como de la Policía, así como recalcar a los menores la necesidad y obligación de asistir a clase.

Además también apuntó en la conveniencia de que los informes de los alumnos se traspasen de un centro a otro cuando los estudiantes cambien su lugar de estudios.

EDUCACIÓN PARA LA CIUDADANÍA.

El concejal del Grupo Municipal Popular también se refirió a la asignatura de Educación para la Ciudadanía al recurso interpuesto por varias familias contra esta materia. Pecharromán declaró que "podía haber estado bien si se hubiera hecho de forma consensuada".

Además también indicó que a su partido le parecía "un intento de imponer una asignatura sin consenso social".