La Guardia Civil confirma que el cadáver hallado en Amieva en mayo de 2011 era del ciudadano alemán desaparecido

Actualizado 21/09/2012 14:40:47 CET

OVIEDO, 21 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Guardia Civil ha conseguido identificar los restos óseos localizados en el Monte Moneru, próximo a la localidad de Argolibio-Amieva el día 8 de mayo del año pasado 2001 y ha confirmado que corresponden a un ciudadano alemán R.H.G., de 68 años, que había sido vecino de Stuttgart (Alemania), sobre el cual pesaba un señalamiento por desaparición.

Según ha recordado este viernes la Guardia Civil a través de un comunicado, el 8 de mayo del año pasado se recibió llamada en la Central Operativa de Servicios (COS) de la Guardia Civil de Gijón, comunicando que un vecino de la zona de Amieva había localizado unos restos óseos humanos, en el paraje conocido como el Monte Moneru.

El Equipo de Policía Judicial de Llanes junto con el forense se personó en el lugar para hacerse cargo del cuerpo y los efectos personales que se encontraban próximos a este, iniciando las labores de investigación para poder esclarecer la identidad de los restos encontrados y lo que había ocurrido.

La inspección ocular realizada por los agentes así como el informe forense hacía pensar que el cuerpo hallado pudiera ser de un hombre, de raza blanca, de unos 1,72-1,77 centímetros de altura, de entre 54 y 64 años de edad, con artritis y una enfermedad crónica en las articulaciones sacro-iliacas.

Los agentes de la Guardia Civil recogieron varias piezas dentales del cuerpo que remitieron al Servicio de Criminalística, para la extracción del perfil genético y posterior cotejo con loas distintas bases y lograr así la identificación del cuerpo hallado.

Asimismo, en el lugar de la aparición del cuerpo, se encontraron unas gafas de una marca y modelo que no se comercializaban en España y cuyo periodo de venta al público fue muy limitado.

Los agentes a través de esta línea de investigación confirmaron el lugar de venta de esas gafas, siendo ubicado en la ciudad alemana de Stuttgart. Las gafas tenían la peculiaridad de que poseían una palabra grabada en la patilla, que resultó ser el nombre del establecimiento de venta.

Tras ponerse en contacto con el citado establecimiento sus propietarios confirmaron, sin lugar a dudas, que el grabado de la patilla procedía de su establecimiento.

La Guardia Civil solicitó la lista de clientes que habían adquirido ese peculiar modelo de gafas, para comprobar las identidades con la base de desaparecidos de la policía alemana, dándose el caso de que uno de los clientes que compro esas gafas se encontraba en la base de personas desaparecidas de Alemania.

En el transcurso de la investigación se pudo conocer que en agosto de 2007 en la localidad de Soto de Sajambre (León), la Guardia Civil de León localizó un vehículo abandonado cuyo propietario era una persona alemana, que respondía a las características morfológicas de los restos encontrados.

El dueño de este vehículo fue identificado por la Guardia Civil en la localidad de Posada de Valdeón (León) en julio del 2007, pudiéndose conocer que estaba siendo buscado en Alemania como persona desaparecida, tras denuncia de un familiar.

Tras serle puesto de manifiesto esta situación este individuo abandonó la localidad, no volviéndose a saber más de su paradero.

El Servicio de Criminalística de la Guardia Civil remitió un informe a la Comandancia de Gijón, que permitió determinar que el perfil genético obtenido de los restos óseos encontrados es coincidente con el correspondiente al ciudadano alemán.

A la vista de los resultados obtenidos la Guardia Civil ha dado por concluida la investigación, dando por identificado el cuerpo hallado y esclarecida la desaparición de esta persona, siendo la muerte de etiología suicida.