Un hombre se enfrenta a 15 años de prisión por maltratar habitualmente a su esposa y agredirla sexualmente

Audiencia Provincial de Oviedo
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 12/12/2018 14:16:14CET

OVIEDO, 12 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía del Principado de Asturias solicita una condena de 15 años de prisión para un hombre de 39 años y vecino de Oviedo por maltratar habitualmente a su esposa y agredirla sexualmente. La vista oral está señalada mañana, 13 de diciembre, en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial, a las 10.00 horas.

Según sostiene el Ministerio Fiscal en su escrito el hombre procesado nació en 1979, está casado con la víctima y ambos tienen un hijo en común de unos 3 años de edad aproximadamente en el momento de los hechos. Así, desde el inicio del matrimonio hasta la finalización de la convivencia, el procesado, de manera reiterada y sostenida en el tiempo, y con la intención de quebrantar la salud física y psíquica de su mujer, la sometió a numerosas agresiones físicas, en las que fue golpeada, y le dirigió un trato vejatorio, humillante y amedrentador, creando un clima de miedo y tensión en el ámbito familiar que llevaba a la mujer a soportar tales agresiones sin atreverse a denunciar.

Así ocurrió en abril del año 2010, cuando, encontrándose ambos en la calle Ramón y Cajal de Oviedo sosteniendo una fuerte discusión, el procesado propinó a la mujer un puñetazo en el rostro y dos patadas en el estómago que le hicieron tambalearse, provocando la intervención de un agente de la Policía Nacional que se encontraba fuera de servicio.

No obstante, las diligencias urgentes a que dio lugar el atestado instruido se sobreseyeron sin que la mujer formulase denuncia alguna contra el ahora acusado.

En otra ocasión, en el mes de agosto de 2013 en el transcurso de otra discusión, cuando ambos se encontraban en el domicilio familiar, el acusado le propinó una fuerte patada en el costado derecho, rompiéndole varias costillas, causándole numerosas lesiones de las que tardó 30 días en curar.

Asimismo, consta que a mediados de agosto de 2015, en el domicilio familiar y en presencia del hijo menor, el procesado golpeó a la mujer, propinándole un puñetazo en el oído derecho, sufriendo una perforación timpánica, de la que curó en 10 días, sin necesidad de tratamiento médico.

En ninguno de los casos relatados la mujer formuló denuncia, ni tampoco explicaba al facultativo que la atendía el origen real de sus lesiones, sintiéndose atemorizada por su marido.

No obstante, en un momento dado, la víctima decidió poner fin a su matrimonio y así se lo hizo saber al procesado, quien no aceptó tal decisión y, en esas circunstancias, sobre las 19:00 horas del día 19 de agosto de 2017, cuando la mujer acababa de salir de la ducha, el procesado entró en el baño y sin mediar palabra la cogió por la espalda y le introdujo un dedo en la cavidad anal, a la vez que le decía que iba a pagar por todo en referencia a su intención de separarse.

Tras ocurrir los hechos y cuando la mujer le dijo al procesado que había llamado a sus padres y a la Guardia Civil para comunicar lo sucedido, este reaccionó violentamente y le advirtió textualmente: "No me denuncies, di que era en broma porque cuando salga del calabozo voy a ir a por ti, cuando llegue a casa voy a matar a la perra". Como consecuencia de la última agresión, la víctima sufrió lesiones consistentes en eritema perianal y pequeña fisura anal, de las que curó en 7 días, sin necesidad de tratamiento médico.

La Fiscalía considera que los hechos son constitutivos de un delito de agresión sexual; un delito de maltrato habitual; dos delitos de malos tratos en el ámbito familiar y un delito de amenazas. Concurren además las circunstancias agravantes de razones de género y de parentesco. Por ello se solicita que se condene al procesado a 15 años de prisión y prohibición de aproximarse a la mujer a menos de 500 metros durante 15 años, a su domicilio, lugar de trabajo o cualquier lugar donde se encuentre y la prohibición de comunicarse con ella por cualquier medio durante el mismo período de tiempo.

En concepto de responsabilidad civil, la Fiscalía solicita que el procesado indemnice a la víctima con 6.000 euros por las lesiones causadas y secuelas padecidas y al SESPA con la cantidad que se acredite en ejecución de sentencia por los gastos de asistencia sanitaria prestada, más los intereses legales.