Publicado 10/09/2021 12:34CET

Los impulsores de la mina de Salave afirman que el proyecto es "sostenible" y "respetuoso con el entorno"

Almudena Ordóñez, Rodrigo Álvarez, Juan José Fernández y José manuel Domínguez
Almudena Ordóñez, Rodrigo Álvarez, Juan José Fernández y José manuel Domínguez - EUROPA PRESS

EMC dice que buscará contratar a trabajadores de la zona y que se les formará si es necesario para trabajar en el yacimiento de oro

OVIEDO, 10 Sep. (EUROPA PRESS) -

El director general de la compañía Explotaciones Mineras del Cantábrico (EMC), José Manuel Domínguez, ha insistido este viernes en que el proyecto para una mina de Salave, en el municipio asturiano de Tapia de Casariego, que servirá para extraer un concentrado que incluya oro, es "sostenible" y "respetuoso con el entorno".

La sede del Colegio Oficial de Ingenieros de Minas del Noroeste de España, en Oviedo, ha acogido la presentación del nuevo proyecto en un acto en el que han estado presentes, además de Domínguez, el Decano-Presidente del Colegio Oficial de Ingenieros de Minas del Noroeste de España, Juan José Fernández Díaz, la Catedrática de Prospección e Investigación Minera, Almudena Ordoñez Alonso, y el Profesor titular de Prospección e investigación Minera, Rodrigo Alvarez Garcia.

Han sido varios los intentos en los últimos años para construir una mina en ese yacimiento de oro. Pero ninguno ha tenido éxito hasta la fecha, con fuerte oposición de colectivos ecologistas y vecinos. El proyecto que presenta ahora EMC está en el trámite ambiental. Es decir, es el Gobierno de Asturias el que ha de decir si cumple con todos los requisitos o plantea alguna exigencia más. Luego ya vendrían todos los trámites para pedir la autorización.

Desde EMC han explicado que su nuevo proyecto singular de minería subterránea implicará una restauración progresiva, con un relleno total, y reducirá los residuos mineros y la superficie necesaria para gestionarlos.

La actividad regular se desarrollará ajena al entorno al estar las infraestructuras exteriores completamente cerradas dentro de edificios industriales, minimizando el impacto visual, así como los niveles de ruido y de polvo, ha explicado Domínguez.

Ha subrayado que se incluyen medidas para garantizar la protección de las aguas subterráneas, con la deposición en el mar exclusivamente de agua limpia a través de un emisario submarino a 800 metros de la costa y 17 metros de profundidad, funcionando de manera similar a los emisarios ya existentes en la zona, y cumpliendo con la normativa requerida por la legislación autonómica, nacional y europea y sin afección al medio marino, la costa y playas de la zona. Además, no generará ningún vertido a cauce terrestre, ha indicado Domínguez.

El Plan de Restauración Ambiental contempla una recuperación de los usos actuales del suelo al final de la vida útil de la mina. Al finalizar el proyecto, se eliminan todas las edificaciones y construcciones en superficie, reintegrando la morfología de la zona a su apariencia actual y rellenando los huecos generados en el interior de la explotación en su totalidad, asegurando una recuperación completa e integral.

"Se trata de una operación minera sostenible, cuya propuesta se desarrolla con el firme compromiso de eliminar riesgos medioambientales a largo plazo", ha insistido el responsable de EMC.

Para la extracción se recurrirá a una técnica de flotación, eliminando así la necesidad de utilizar productos cianurados en el proceso. Así, cuando se extraigan las rocas se separan por un parte los productos estériles y, por otro lado, los sulfuros que contienen el oro. A partir de esos sulfuros se produce un concentrado que es el que se vende en el mercado internacional.

"Para EMC, es fundamental garantizar el impacto mínimo en el medio, y esa preocupación ha definido la gran mayoría de los aspectos del proyecto. Proponemos una operación respetuosa, innovadora y que genere riqueza local y empleos de calidad", ha dicho Domínguez.

El proyecto de Salave supondrá, ha dicho, un impulso socioeconómico para la zona, generando entre 150 y 200 puestos de trabajo directos y más de 1.000 indirectos, y una inversión inicial de más de 100 millones de euros en la comarca de Tapia y en el occidente asturiano. Ya han hablado con sindicatos y la intención inicial es formar a gente de la zona para que puedan trabajar allí.

El yacimiento tiene un potencial de 32.000 kilos de oro para extraer en el concentrado mencionado, según ha señalado Domínguez. La vida de la explotación activa sería de unos 13 años a partir de que esté construida. En ese periodo, la compañía espera producir 140 millones para sus accionistas, según ha explicado el directivo.

Cuando le han preguntado por otras minas de ese tipo que EMC tenga actualmente, Domínguez ha dicho que no cuentan con ninguna en España, pero sí ha querido apuntar que en Belmonte de Miranda ya existe otra mina de oro.

El Profesor titular de Prospección e investigación Minera, Rodrigo Alvarez Garcia, ha puesto de ejemplo del futuro sostenible de una mina lo ocurrido en As Pontes (Galicia), donde existía una mina de carbón y que también fue restaurada tras su vida útil.

Contador