Javier Fernández reprocha al PP que sea "frívolo y mal intencionado" al culpar al Gobierno del cierre de Alcoa

Javier Fernández
EUROPA PRESS
Publicado 24/10/2018 10:42:56CET

OVIEDO, 24 Oct. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Gobierno del Principado de Asturias, el socialista Javier Fernández, ha reprochado este martes al Partido Popular que sea "frívolo y mal intencionado" al culpar a las políticas energéticas del Gobierno de Pedro Sánchez del anuncio de cierre de las plantas de Avilés y A Coruña de la multinacional Alcoa cuando la gestión del Ejecutivo central "no ha tenido nada que ver".

Así ha replicado a la portavoz del PP en la Junta General, Mercedes Fernández, quien ha criticado la "postura ininteligible" del Gobierno del Principado de Asturias ante la actitud de la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, a quien -dice- "le importa una higa" los asturianos.

"El marco regulatorio en relación a la interrumpibilidad es justamente el que corresponde al anterior Gobierno; el actual no ha hecho nada en relación con bonificaciones a empresas electrointensivas, solo aplicar el marco existente", ha aseverado, reiterando, no obstante, la necesidad de "procurar un marco estable", como ya solicitó al Gobierno de Mariano Rajoy.

De este modo, durante la segunda sesión del Debate de Orientación Política General, el presidente asturiano ha pedido responsabilidad, seriedad y rigor a la hora de abordar la situación de la compañía estadounidense para intentar alcanzar una solución.

En este sentido, ha hecho referencia a la cláusula del contrato de venta de la empresa pública Inespal a Alcoa en 1998 por 383 millones, en virtud de la cual si se superaba un determinado umbral de precio de la electricidad el Estado cubría la diferencia. Al pasar los 15 años de la cláusula, un año después de la llegada de Javier Fernández al Gobierno asturiano, se entró en un "camino de incertidumbre", ha argumentado, criticando el fondo y la forma en la que Alcoa ha anunciado el cierre mientras hay tantas familias "pasándolo realmente mal".

También se ha referido el presidente a la financiación autonómica, apuntando a las dificultades que pueden suponer los nacionalismos para encarar el nuevo sistema, ante el riesgo de que defiendan la solidaridad solo para sus territorios.

Igualmente, ha remarcado que el Principado ha cumplido tradicionalmente con el objetivo de déficit, añadiendo que la deuda asturiana sobre el PIB se encuentra entre las más bajas de las comunidades, e incluso tiene mejores cifras si se analiza 'per cápita'. Ha aprovechado, asimismo, para reivindicar la revisión de la regla de gasto, que "está mal diseñada".

Javier Fernández, para quien este es el último Debate de Orientación dado que no se presentará a la reelección, ha defendido también, frente al rechazo del PP, la importancia de los impuestos propios (actos jurídicos documentados, patrimonio y sucesiones) para las cuentas autonómicas y las políticas sociales del Ejecutivo.

Sobre infraestructuras, el presidente ha reiterado su exigencia al Gobierno central para que se cumplan plazos y compromisos, al tiempo que ha recomendado al PP que no trate de abanderar la supresión del peaje del Huerna, haciendo referencia al origen de la vigente situación en la prórroga autorizada por el Ministerio de Fomento en la época de Francisco Álvarez-Cascos.

En materia educativa, Javier Fernández ha defendido la calidad de la enseñanza asturiana y el bajo nivel de abandono escolar, asegurando que los asturianos están satisfechos con la educación pese a las críticas de los 'populares'.

Punto y aparte ha dedicado el presidente a la cooficialidad del asturiano para referirse al vídeo difundido por el PP en contra de la oficialidad de la llingua. En concreto, animó irónicamente al diputado del PP Matías Rodríguez Feito a que "se dedique a la actuación".