Publicado 05/03/2021 15:35CET

Oviedo transmite al Principado su preocupación por el proceso de transición entre el SSB al IMV

OVIEDO, 5 Mar. (EUROPA PRESS) -

La concejalía de Políticas Sociales del Ayuntamiento de Oviedo ha remitido una carta a la consejera de Bienestar Social del Gobierno de Asturias, Melania Álvarez, en la que demanda que la consejería arbitre las medidas oportunas para implantar dispositivos de información y gestión suficientemente dotados para resolver las cuestiones que está generando el proceso de transición entre el Salario Social Básico (SSB) y el Ingreso Mínimo Vital (IMV).

En el escrito se explica que un gran número de personas perceptoras del salario social básico están recibiendo cartas en las que les dan un plazo de diez días para solicitar el Ingreso Mínimo Vital bajo la advertencia de que, de no hacerlo, podrá dejar de percibir el salario social básico.

Según explican desde el Ayuntamiento, esas misivas están generando alarma en las personas usuarias que se manifiestan desconcertadas y cansadas por la situación.

Desde el Ayuntamiento se entiende que el Ingreso Mínimo Vital es una prestación de la Seguridad Social, por lo que es responsabilidad de ese organismo el articular los medios necesarios para gestionarla y que esa responsabilidad se extiende a que los medios sean suficientes para atender una demanda que está siendo muy elevada. Al no haberse articulado así las trabajadoras ya han tenido que hacer frente a un elevado número de consultas.

Asimismo se traslada que, siendo el Salario Social Básico una prestación de la Comunidad Autónoma, las incidencias que puedan surgir con la misma, particularmente la transición hacia el Ingreso Mínimo Vital, debe afrontarlas la Consejería.

"No puede ser que ese esfuerzo de gestión se quiera trasladar a los ayuntamientos, como se quiso hacer el pasado verano", recalcan en la carta.

Desde el área de Políticas Sociales ovetense se expone ,que la precepción que se tiene desde el Ayuntamiento es que solo se les tiene como agentes ejecutores de programas diseñados en otras esferas y que, ni se les consulta, ni se tiene en cuenta sus dificultades y limitaciones para abordar esa iniciativas.

Piden que desde la Consejería se arbitren las medidas oportunas para implantar dispositivos de información y gestión suficientemente dotados para resolver las cuestiones que está generando el proceso de transición entre el Salario Social Básico y el Ingreso Mínimo Vital.