Actualizado 12/02/2015 13:00:11 +00:00 CET

El presidente del Montepío cree que la adjudicación de Felechosa fue "a la carta"

Acusa al Instituto del Carbón de ampararse en el 'Caso Villa' para no pagar los últimos 3,3 millones de la construcción del geriátrico

   OVIEDO, 11 Feb. (EUROPA PRESS) -

   El presidente del Montepío de la Minería Asturiana, Juan José González Pulgar, considera que la obra de la residencia geriátrica que esta mutualidad gestiona en Felechosa se adjudicó con un baremo "a la carta" a la constructora Alcedo de Los Caballeros, aunque ha recalcado que aún siendo así la adjudicación fue "legal", al tratarse de  una entidad privada.

   En su comparecencia en la Comisión que investiga la supuesta fortuna oculta del sindicalista José Ángel Fernández Villa, y del anterior presidente del Montepío, José Antonio Postigo, Pulgar ha criticado la situación de falta de control y deudas que se encontró cuando llegó al cargo, en junio de 2014. En lo que se refiere a la obra del geriátrico, se ha mostrado convencido de el barema fue "hecho a la carta".

   Ha contradicho así a los dos anteriores comparecientes, el exinterventor del Montepío, Celestino García Baranda, y el exvicepresidente, Florentino Álvarez Iglesias, quien han considerado que la oferta de la empresa Alcedo de Los Caballeros, cuyo gerente es amigo personal de Postigo, era la mejor de las presentadas.

   Pulgar ha cuestionado dos hechos concretos: que se diese la mayor puntuación al concurso de ideas (la creación de un spa dentro del geriátrico) y el hecho de que la ajudicación fuese a la oferta más cara, con una diferencia de 14 puntos (sobre un máximo 100) sobre la segunda, que ofrecía un  presupuesto sensiblemente inferior. No obstante, ha exculpado al resto de gestores del ente porque entiende que acataron las recomendaciones de los técnicos.

   Antes de responder a las preguntas de los diputados, Pulgar ha leído un texto en el que ha criticado "el interés manifiesto de ciertos sectores en convertir el 'caso villa', en un 'Caso Montepío', sin prueba alguna, demonizando de forma injusta a esta entidad". Ha atacado duramente al interventor delegado del Instituto del Carbón, Antonio Merino Díaz, quien en su comparecencia mencionó la posibilidad de que el Montepío tuviese que devolver los 28 millones ya pagados por la obra de Felechosa.

   Además de negar rotundamente esta posibilidad, Pulgar ha considerado "ruin e inaceptable" esta afirmación, y ha acusado al Gobierno del Estado de utilizar el 'Caso Villa' como excusa para no abonar los 3,3 millones pendientes de la última fase de la obra.

   Pulgar ha lamentado que se utilice al Montepío como "chivo expiatorio" y que sea el "apestado" de este caso. En su opinión "deberían de ser otros quienes aclarasen y demostrasen sus cuentes", en referencia a Villa y a Postigo, a los que ha acusado de "esconderse: uno tras su abogado y el otro tras un informe médico".

   En la misma línea se había manifestado Florentizo Álvarez, que tachó la Comisión de "esperpento", entendiendo que tras la no declaración de los dos investigados por la Fiscalía Anticorrupción, el resto de declaraciones no tienen mucho sentido.

CONTRATOS BLINDADOS

   Pulgar ha destacado numerosas cuestiones que en tiempos de Postigo (que fue presidente entre 2006 y junio de 2014) "no pasaban por la Comisión ejecutiva", entre ellos muchas adjudicaciones y "contratos blindados", concretamente los de la hija del expresidente, su compañera sentimental y el hijo de Villa, que fue gerente del centro de Felechosa.

   Al respecto, ha explicado se ha encargado una auditoría sobre este asunto. En lo referente al despido de estos tres trabajadores, el exvicepresidente ha explicado que la compañera sentimental de Postigo, la rumana Dorina Bicher, fue despedida como gerente del centro residencial de Murcia, porque "aún aumentando los ingresos el centro presentaba pérdidas, cuando históricamente siempre había presentado beneficios". Sobre el hijo de Villa, Rolando Fernández, ha explicado que la situación del geriátrico de Felechosa no "acababa de repuntar" bajo su gestión, y en el caso de la hija de Postigo fue por un ajuste de personal, al ser la última contratada.

   Ambos comparecientes han asegurado no tener la menor idea del origen de las supuestas fortunas de Villa y Postigo y han defendido el papel de la mutua minera, además del servicio prestado por el geriátrico de Felechosa.

Para leer más