Actualizado 29/04/2007 21:55 CET

Tribunales.- Absuelto el hincha del Sporting que fue acusado de fracturar la nariz a una hostelera de Valladolid

GIJÓN/VALLADOLID, 29 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Juzgado de lo Penal número 2 de Valladolid decidió absolver al hincha del Sporting Isaac G.L. que fue acusado de romper de un puñetazo la nariz a una hostelera de Valladolid, María Reyes R.L, con motivo de un incidente registrado en abril de 2006 cuando un grupo de aficionados del referido club asturiano la emprendió, presuntamente, a golpes con la víctima y su marido en el momento en que ambos transitaban con su vehículo a la altura del Instituto Núñez de Arce, en las inmediaciones de la Plaza de Poniente.

Aunque el Ministerio Fiscal y la acusación particular habían solicitado un año y seis meses de cárcel para el acusado, la juez optó finalmente por la absolución basada en el testimonio de varios testigos que aseguraron que la hostelera fue agredida por un grupo de jóvenes. En ese contexto de agresión en grupo, la juez entiende no acreditado que el puñetazo se lo propinara el acusado, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

Durante el juicio, el joven negó haber agredido a la mujer y relató que ese día, en el que se encontraba en la capital con un grupo de hinchas del Sporting para presenciar el duelo con el Real Valladolid, transitaba a la altura del referido centro educativo en compañía de unos amigos cuando el vehículo ocupado por la víctima y su marido se detuvo a pocos metros de ellos después de que alguien propinara una patada al turismo.

El ahora absuelto aseguró que para evitar problemas aconsejó al automovilista que volviera a introducirse en el vehículo, momento en el que vio a la esposa de éste con las manos en la cara y sangrando por la nariz. "Me acerqué a ella para atenderla e incluso me dio las gracias", alegó el joven asturiano, quien instantes después salió corriendo ya que, según dijo, comenzó a llegar mucha gente que centró sus iras sobre él y sus amigos.

SANGRE DELATORA EN LA ROPA

Fue detenido poco después, cerca de la Feria Internacional de Muestras, gracias a la descripción del presunto agresor facilitada por la mujer agredida y otros testigos, ya que el supuesto autor lucía una gorra roja y vestía una camiseta blanca y una bandera enrollada a la cintura.

Parte de sus prendas e incluso sus manos presentaban manchas de sangre, si bien el acusado declaró en el juicio que se había manchado al asistir antes del incidente a un hombre mayor al que había encontrado embriagado y con lesiones en la nariz y la boca fruto de una caída.

Por contra, la víctima, María Reyes R.L, propietaria de un bar-marisquería sito en la calle Perú, se mostró categórica al afirmar que el joven que se sentaba en el banquillo no la asistió como un buen samaritano sino que fue el autor material del puñetazo.

"Cuando vi que varios del grupo estaban pegando a mi marido salí del coche, cogí el móvil para llamar a la policía y fue entonces cuando este joven de ahí me agredió", insistió la lesionada, quien añadió que nada más ser agredida otro joven del grupo se acercó al acusado y le espetó la siguiente frase: "¡Ya te he dicho que a las chorbas no se las pega!", tras lo cual ambos y otros hinchas del Sporting se dieron a la fuga.

Ante ello, el Ministerio Fiscal pidió para el aficionado del club asturiano una pena de un año de cárcel y el pago de indemnizaciones por importe de 2.010 euros por delito de lesiones, mientras que el letrado de la acusación particular redujo la petición de pena a seis meses y elevó la cuantía de las indemnizaciones a más de 2.630 euros.

El defensor, por su parte, pidió la libre absolución, como así estimó la juzgadora, al entender que no había quedado acreditado que el joven gijonés fuera el autor material de la agresión.