Actualizado 12/01/2012 17:59

'El camino de las ardillas' discurre por quince municipios de Cantabria

Juan Valero, Camino De Las Ardillas
Foto: CEDIDA

SANTANDER, 12 Ene. (EUROPA PRESS) -

   El Camino de las Ardillas, propuesta de establecer un corredor ambiental por la Península Ibérica, discurre por quince municipios de Cantabria, en donde actualmente se está trabajando.

   Se trata de Valle de Soba; San Roque de Riomiera; Vega de Pas;   San Pedro del Romeral; Valle de Luena; Campoo de Yuso; San Miguel de Aguayo; Santiurde de Reinosa; Campoo de Enmedio; Reinosa; Hermandad de Campoo de Suso; Polaciones; Valdeolea; Valdeprado del Rio, y Valderredible, según la información facilitada a Europa Press por la Fundación + árboles, impulsora de este proyecto.

   Desde que Juan Valero, cofundador y vicepresidente segundo responsable de proyectos de la Fundación + árboles, echó a andar el día 1 de agosto pasado en Auritz-Burguete (Pamplona), ha recorrido ya algo más de 600 kilómetros a pie. En la actualidad se encuentra en demarcaciones de Cantabria y Castilla y León.

   La propuesta de realizar el 'Camino de las Ardillas' surgió por la idea de que antiguamente la Península Ibérica estaba tan densamente poblada de árboles que una ardilla podía atravesarla de un extremo a otro sin necesidad de bajar al suelo. Así, el programa pretende establecer un corredor ambiental por la espina dorsal de la Península que vaya desde Tarifa (Cádiz) hasta el Parque Nacional de Cevennes (Francia).

   Para crear este corredor se localizará una extensa red de senderos, aprovechando antiguas vías pecuarias, pistas forestales o simples caminos vecinales, que permitirán el tránsito de aficionados al senderismo y "voluntarios planta-árboles" que recuperen su cubierta vegetal. Esta red de senderos se verá complementada por una detallada guía, junto a la correspondiente cartografía y demás documentación.

   El corredor tiene vocación europeísta, atravesando en esta primera fase en torno a 400 municipios españoles y cerca de 100 en territorio galo, actuando en las zonas de cabecera de los principales ríos de la Península.

   Junto a Valero, colaboran en el proyecto Iñaki Alejo, que conduce el vehículo de apoyo logístico que ha facilitado Volkswagen, y un grupo de voluntarios y profesionales, que elaboran una base de datos y un sistema de información geográfica (SIG) para informar sobre los usos del suelo, vegetación o puntos críticos.

   Con los resultados obtenidos se pretende redactar un informe destinado a la sociedad y que se presentará en la Organización de Naciones Unidas ya que la institución supranacional reconoce 'El Camino de las Ardillas' dentro del Año Internacional de los Bosques y el programa para el Medio Ambiente 'Plantemos para el Planeta'.