A información pública el anteproyecto de Ley de Cantabria de Control Ambiental

Hombre camina junto a cartel contra el fracking
EUROPA PRESS
Publicado 02/03/2018 10:47:48CET

Se trata de una nueva normativa con la que el Gobierno pretende mejorar la protección del entorno natural de la Comunidad Autónoma

SANTANDER, 2 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Boletín Oficial de Cantabria (BOC) publica hoy el anteproyecto de Ley de Cantabria de Control Ambiental, una nueva normativa autonómica que sustituirá a la vigente, la Ley de Cantabria 17/2006, de 11 de diciembre, de Control Ambiental Integrado, y con la que el Ejecutivo pretende mejorar la protección del entorno natural de la Comunidad Autónoma.

Con la publicación en el BOC, el anteproyecto se somete a información pública para que los interesados presenten las oportunas alegaciones hasta el próximo 30 de marzo.

Asimismo, el Portal de Participación del Gobierno de Cantabria publica hoy el documento con el fin de abrir un plazo de 10 días para recoger las opiniones y sugerencias referidas al texto que se registren hasta el próximo 16 de febrero.

Tanto las alegaciones como las opiniones y las sugerencias serán tenidas en cuenta por la Consejería de Universidades e Investigación, Medio Ambiente y Política Social a la hora de poner en marcha un texto autonómico que, a pesar de mantener idéntica estructura y técnicas de control ambiental que la legislación hasta ahora vigente, incorpora sustanciales modificaciones que la convierten en plenamente operativa.

La trasposición al ordenamiento español de las nuevas directivas europeas que iban adoptándose paulatinamente al progreso técnico a lo largo de los últimos diez años ha llevado al Gobierno de Cantabria a iniciar el proceso de sustitución de la Ley de Cantabria 17/2006, de Control Ambiental Integrado, por ir quedándose ésta última vacía de contenido sustantivo.

Además de evitar el extendido defecto de técnica normativa consistente en reiterar de manera innecesaria preceptos ya descritos en la legislación básica, la nueva normativa supone un avance "sustancial" en todos sus contenidos, no sólo por su actualización, sino por el carácter "decididamente tutelar" de la conservación del entorno natural, así como de la salud y la seguridad de los seres que en él viven y se desarrollan, ha indicado el Gobierno en un comunicado.

Para ello, adopta fórmulas innovadoras, tendentes al reforzamiento de poderes de la administración ambiental con la exclusiva finalidad de garantizar el cumplimiento más completo posible de sus acuerdos e informes vinculantes.

Entre las novedades del nuevo texto, destaca su cambio de nombre (de Control Ambiental Integrado a Control Ambiental), con el que se pretende abarcar con plenitud el sentido de protección que se quiere transmitir, siendo la actividad administrativa de policía en materia de medio ambiente el motivo esencial y punto neurálgico de la presente ordenación.

Compuesta por cinco títulos, cuatro disposiciones adicionales, cuatro transitorias y dos finales, la nueva Ley de Control Ambiental contempla las disposiciones generales del sistema de control ambiental, así como las técnicas de autorización ambiental integrada, la evaluación ambiental y las destinadas a que los ayuntamientos incorporen a las correspondientes licencias de apertura una comprobación que valore la incidencia en el medio de las actividades que se pretenden autorizar y que no deben someterse a autorización ambiental integrada o a evaluación ambiental.

La nueva Ley incluye también el régimen de control y disciplinas ambientales que son objeto de protección ambiental, con la correspondiente tipificación de infracciones y sanciones, además de los planes y programas de inspección ambiental integrada, obligatorios por ley desde el año 2014.

Dada su candente actualidad en la región, el nuevo texto añade un plus de seguridad jurídica al aprovechamiento de la energía eólica y al empleo de la técnica de fracturación hidráulica de alto volumen para la exploración y producción de hidrocarburos, popularmente conocido como 'fracking'.