CANTABRIA.-Aprobada la Memoria Ambiental del Plan de Puertos de Cantabria 2014-2021

Publicado 01/04/2015 10:04:52CET
Puerto de Colindres
PUERTOS DE CANTABRIA

SANTANDER, 1 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Dirección General de Medio Ambiente ha aprobado la Memoria Ambiental del Plan de Puertos e Instalaciones Portuarias (PPIP) de Cantabria 2014-2021, según recoge este miércoles el Boletín Oficial de Cantabria.

El informe de Sostenibilidad Ambiental del PPIP se decanta por la alternativa estratégica 1 porque es la opción que mejor cumple con los objetivos para los que se diseña el Plan de Puertos y la que menor impacto ambiental genera, según dice la resolución, consultada por Europa Press.

Dicha alternativa propone una estrategia continuista, ajustada a disponibilidad presupuestaria. Consiste en dar continuidad a las actuaciones previstas en el Plan 2006-2013 orientadas a la mejora, conservación y modernización de las instalaciones portuarias actuales, estableciendo como nuevas infraestructuras solo aquellas que resultan del análisis de la demanda y encaminadas a potenciar la actividad portuaria "en cualquiera de sus facetas".

Todo ello, ajustando su planificación a la disponibilidad presupuestaria, sin comprometer el conjunto del Plan ni la funcionalidad actual y futura de los elementos existentes, indica.

La Memoria Ambiental señala que el Plan de Puertos tiene por finalidad la consecución de unos objetivos generales que se consideran "adecuados" y plantea unas actuaciones concretas, definidas a nivel de planificación. No obstante, apunta que cuando en el futuro se vayan llevando a cabo los estudios necesarios para redactar los proyectos, se irá realizando la evaluación ambiental de cada una de ellas, en su caso.

Por tanto, estas actuaciones se plantean como propuestas y deberán ser analizadas "en profundidad para garantizar su viabilidad ambiental", tanto en relación a la capacidad de acogida de la zona afectada en cada caso como al alcance de cada actuación, subraya.

En este sentido, se considera necesario que el propio plan establezca que, en fases posteriores de su desarrollo, se valorarán las actuaciones propuestas y todas aquellas que requieran evaluación ambiental deberán tramitar el correspondiente procedimiento al amparo de la Ley de Control Ambiental Integrado, que garantice de manera detallada la capacidad de ese territorio para soportarlas, con el condicionado ambiental oportuno en cada caso.

Respecto al control operacional establecido para las obras que no están sujetas a evaluación ambiental o trámite de comprobación ambiental, será el contratista el que realice el control en base a los puntos recogidos en el Informe de Sostenibilidad Ambiental.

En este sentido, se considera necesario que en el proyecto o documento equivalente se incorpore un documento de análisis ambiental en el que se estudie la situación ambiental del lugar, los posibles impactos generados por las obras a realizar, las medidas preventivas y correctoras para evitarlos o minimizarlos, los controles a llevar a cabo, así como las zonas o puntos donde se deberá efectuar el control. De manera que se definan, específicamente para cada una de las actuaciones, los controles a llevar a cabo teniendo en cuenta lo establecido en el Informe de Sostenibilidad Ambiental.