Publicado 26/08/2014 11:00CET

CANTABRIA.-El Ciclo de Prehistoria de Puente Viesgo analiza este miércoles la vertiente sexual del arte rupestre

Pinturas en la cueva del Chufín
GOBIERNO DE CANTABRIA

SANTANDER, 26 Ago. (EUROPA PRESS) - El Ciclo de Conferencias sobre Prehistoria de Puente Viesgo analizará este miércoles el componente sexual del arte rupestre en una ponencia que será impartida por Javier Angulo, médico cirujano y conocido experto en arte paleolítico y en sus elementos vinculados con el sexo, con el título 'Decoración genital: una moda prehistórica'.

Angulo, noveno conferenciante del ciclo organizado este año por la Sociedad de Amigos de las Cuevas del Castillo en su vigésimo cuarta edición, es coautor del estudio 'Sexo en piedra' y del libro 'Sexualidad, reproducción y erotismo en la época paleolítica'.

La conferencia de Angulo, que se iniciará a las 19.30 horas en el Gran Hotel Balneario, sucede en el Ciclo de Puente Viesgo de este año a la impartida por el director de la cueva prehistórica asturiana Tito Bustillo, Alfonso Millara, que analizó los 100 años de historia de las excavaciones y estudios arqueológicos realizados en las distintas cavidades descubiertas en la zona de Ribadesella con arte rupestre.

Como destacó el propio Millara, la zona riosellana cuenta con un rico patrimonio cultural prehistórico que incluye 11 cuevas, dos de ellas, Tito Bustillo y El Pindal, declaradas Patrimonio de la Humanidad en el año 2008.

El ponente recordó que la primera cueva prehistórica descubierta en la localidad asturiana fue precisamente la de El Pindal en 1908, consistente en una larga galería a pocos metros de un acantilado, que cuenta con representaciones artísticas simbólicas (puntuaciones, claviformes, bastoncillos, triángulos y un laciforme) y de animales, entre los que destaca por ser inusuales en la Cornisa Cantábrica, un pez y un mamut.

Millara repasó las principales características del arte rupestre hallado en las 11 cuevas prehistóricas de Ribadesella: las mencionadas Tito Bustillo y El Pindal, además de la Cueva de San Antonio, la Cuevona, Cueva Rosa, Cueva de Pando, Cueva de la Cantera, Cueva de San Miguel de Ucio, Cueva de Les Pedroses, Cueva del Cierro y La Lloseta.

Alfonso Millara destacó en su conferencia la importancia de la cueva de Tito Bustillo, la más relevante de todas las descubiertas en la zona riosellana y considerada uno de los yacimientos prehistóricos más completos de la Cornisa Cantábrica.

Como recordó el ponente, la cavidad fue descubierta por miembros del grupo de espeleología Torreblanca en 1968, cuando accedieron a una sima que fue bautizada con el nombre asturiano Pozu*l Ramu, aunque posteriormente pasó a denominarse Tito Bustillo en honor de uno de sus descubridores, Celestino Fernández Bustillo, que falleció semanas después en un accidente de montaña.

Tito Bustillo cuenta con 12 conjuntos de arte rupestre que incluyen pinturas y grabados de signos, animales y representaciones antropomorfas, todos ellos datados entre 22.000 y 10.000 años antes de Cristo y correspondientes a dos fases claramente diferenciadas, una premagdaleniense y otra magdaleniense.