Actualizado 17/07/2014 14:20

"No hay que dejarse llevar por momentos fulgurantes de las palabras"

Rueda Escuela Gramática
EUROPA PRESS

La XXIII edición del DRAE que se publicará el próximo 21 de octubre contendrá unas 93.000 palabras, 5.000 más que en la última del 2001

SANTANDER, 17 Jul. (EUROPA PRESS) -

El académico de la Real Academia Española de la Lengua (RAE) y director de la publicación de la vigesimotercera edición del Diccionario de la RAE (DRAE), Pedro Álvarez de Miranda, ha afirmado que "no hay que dejarse llevar por los momentos fulgurantes de algunas palabras" a la hora de pensar en incluirlas en las nuevas ediciones de este diccionario porque "no todas las palabras se pueden medir por el mismo rasero".

En una rueda de prensa con motivo de la celebración de la nueva edición de la Escuela de Gramática Española 'Emilio Alarcos' en los Cursos Avanzados de Verano 2014 de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) de Santander, Álvarez de Miranda ha recordado que existen Comisiones que estudian la introducción de nuevas palabras en DRAE y que en algunas ocasiones "se producen discusiones acaloradas en el pleno".

Así se ha manifestado al comentar la publicación el próximo 21 de octubre --fecha del tercer centenario de la RAE-- de la vigesimotercera edición del DRAE, que está actualmente en la última fase de revisión y de la que es director. Este nueva publicación contendrá 93.000 palabras, 5.000 más que la última publicación, correspondiente al año 2001. "Se han incorporado 6.000 nuevas palabras y se han retirado 1.000", ha concretado.

No obstante, ha destacado que el dato "más relevante" es que se han modificado "100.000 acepciones, desde una coma a una reformulación completa, lo que es tremendo". Al mismo tiempo, ha incidido en que, la introducción de nuevas palabras en esta nueva edición --como 'tuit' o 'tuitear'--, se basa en la acogida de "neologismos, que los ha habido a lo largo de toda la Historia, pero también olvidos, como la palabra 'parón'", así como americanismos.

SUPRESIONES DE "PALABRAS RARÍSIMIAS Y 'PALABRAS FANTASMA'"

Y en cuanto a las supresiones, ha detallado que "suelen ser palabras rarísimas, como las de finales del siglo XV que consideramos que ya no deben estar en el diccionario porque llevan cinco siglos sin usarse". "Las palabras de El Quijote deben estar en el DRAE y si no se usan se utiliza la marca 'Desusada'", ha manifestado.

"También se quitan 'palabras fantasma', incluidas por error. Es un lastre que ha ido pesando y aún se pueden admitir más depuraciones, tanto de palabras como de acepciones", ha comentado Pérez de Miranda, quien también ha dejado claro que el DRAE "también es una herramienta para poder leer a los clásicos" de la Literatura Española.

Por otro lado, en cuanto al uso del diccionario en papel o en versión digital, ha reconocido que la digital "está más extendida", por lo que se plantea "una incertidumbre" con respecto a la edición impresa. "Creemos que todavía queda mucha gente a la que le gusta tenerla a mano", ha afirmado, aunque ha añadido que "muchos alumnos no conocen cómo es un diccionario".

Con respecto a futuras ediciones en papel, ha afirmado que "nadie sabe" si habrá una decimocuarta edición de este diccionario porque "la muerte del libro en papel se ha profetizado muchas veces, aunque afortunadamente aún no ha llegado". Asimismo, ha comentado que la actualización del DRAE es "permanente" porque la nueva edición se empieza "al día siguiente de publicar la última".

"ABUSO" DE LA ENSEÑANZA TEÓRICA DE LA GRAMÁTICA

En la rueda de prensa ha intervenido igualmente el también académico de la RAE y director de la Escuela de Gramática Española 'Emilio Alarcos', Salvador Gutiérrez Ordóñez, que ha puesto énfasis en la enseñanza de la lexicografía, es decir, el arte de hacer diccionarios, y su relación con la semántica.

Preguntado acerca de la comprensión lectora y conocimientos de los alumnos españoles, ha defendido que la RAE es una institución "que hace todo lo que puede para alentar el bueno uso del diccionario, pero el proceso de la enseñanza es difícil".

"Se ha abusado de la enseñanza teórica de la gramática y creemos que es ahí donde se debe insistir, en enseñar más cómo se deben expresar los alumnos. La lengua está en el centro de la vida, la cultura, el pensamiento y la ciencia", ha asegurado.

Al mismo tiempo, ha reivindicado que "muchos alumnos fracasan no porque no sean inteligentes, sino porque no saben leer viendo lo que hay más allá de la escritura. Hay alumnos de 14 ó 15 años muy inteligentes pero no puede leer una página en menos de un cuarto de hora", ha lamentado.